Categorías
Posts

Hagamos ruido

Pues yo, al contrario que Jesús Posada, que está “profundamente preocupado” por el escrache, opino que entre la barbarie (su barbarie) y la gente corriente se interpone la protesta social no violenta en cualquiera de sus formas. Porque están construyendo –sobre nuestras espaldas- una sociedad en la que una minoría se enriquece a costa de las vidas de la mayoría, que bastante tiene con luchar para sobrevivir. Familias con niños pequeños son expulsadas de su casa violentamente y dejadas, sin más, en la calle con sus enseres; personas con discapacidades graves son privadas de sus pensiones, lo único que tienen para poder llevar una vida que merezca tal nombre; hay niños que van a clase sin desayunar, hay jubilados que tienen que elegir entre medicinas o comida. El nivel de vida de la gente ha descendido dramáticamente y en muchas ocasiones se sitúa al nivel de la pura supervivencia y, mientras, cada día asistimos entre atónitos y furiosos al espectáculo de ver cómo ellos parecen únicamente dedicados a repartirse impúdicamente el botín: la sanidad, la educación, la dependencia, las pensiones… Todo eso y nuestros sueldos son sus fortunas.

Categorías
Posts

La realidad se coló en el Congreso

El martes compareció en el Congreso Ada Colau, acompañada de más de un millón de firmas, para defender lo que los afectados por las hipotecas consideran justo, imprescindible, lo que la mayoría de la ciudadanía consideraría de justicia elemental. Esa comparecencia sirvió para hacer completamente evidente, si no lo era ya, la brecha que separa a la ciudadanía de aquellos que deberían representarnos pero que han dejado de hacerlo hace tiempo en la medida en que la mayoría no se siente representada por ellos. Ocurrió lo mismo que cuando compareció Pilar Manjón.

Categorías
Posts

Que sea feliz el 2013

Ahora que se acaba el año y es momento de hacer recuento me gustaría dar las gracias a quienes en este año han luchado contra el rodillo implacable e injusto del Partido Popular por la dignidad y los derechos de todos. Dar las gracias a los profesionales sanitarios que han luchado ejemplarmente por el derecho a la salud de todos los madrileños y que han arriesgado mucho para defender la calidad de un sistema sanitario que era un ejemplo antes de que el Partido Popular lo desmantelase para regalarlo a sus amigos y familiares. Doy las gracias también a los maestros, profesores y profesoras de la escuela pública por defender también el derecho a la educación de los chicos y chicas que tienen menos y por esforzarse cada día en ofrecerles una oportunidad de futuro que este gobierno quiere arrebatarles; por creer en el derecho a la educación y defenderlo contra quienes quieren que los que no tienen recursos no se eduquen. Quiero dar las gracias a los trabajadores y trabajadoras de las cadenas autonómicas de televisión porque, no sólo ahora sino mucho tiempo antes de la amenaza de despido, han venido denunciando y exigiendo una televisión pública al servicio de la ciudadanía y no del Partido Popular.

Categorías
Posts

Antisistema

Digámoslo claramente, lo cierto es que nuestra constitución y nuestro sistema democrático están sufriendo un ataque sin precedentes por parte de este gobierno, que a su vez es correa de transmisión entusiasta de un ataque de quien gobierna realmente la Unión Europea y que no son personas ni partidos elegidos por nadie, sino élites financieras y económicas que se han apropiado de la democracia. La verdad es que nuestra constitución, que define nuestro estado como social y de derecho y que en principio fijaba un suelo de derechos básicos, no cabe en esta Europa neoliberal. Las leyes que se están aprobando entran claramente en contradicción con el espíritu de la Constitución, pero en muchas ocasiones también con su letra, como han denunciado algunos constitucionalistas. El golpe de timón se fraguó con el inicuo acuerdo entre PP y PSOE para constitucionalizar el techo de déficit. Un artículo que en su cumplimiento viene a certificar la vulneración del carácter social de la constitución; es decir, con la introducción de ese artículo se produjo un cambio completo en nuestro sistema social, y al aprobarse sin referéndum y sin debate político serio supuso también la certificación de la entrega de la democracia al poder económico y financiero. Esto se hace claramente visible en la entrada de personas procedentes de las élites financieras en todos los gobiernos y, en algunos casos, incluso, en la sustitución de gobiernos elegidos democráticamente por gobiernos de tecnócratas que no han pasado siquiera por las urnas.

Categorías
Posts

Ejerciendo la democracia

Llevo un tiempo discutiendo con amigas y amigos sobre las manifestaciones y protestas que están teniendo lugar y especialmente las que se han producido esta misma semana. Discutimos no sólo por las manifestaciones que se han producido en la calle, sino también las protestas que se suceden en forma de manifiestos de todo tipo y que circulan por las redes sociales. Tanto en unas como en otros, es obvio el hartazgo y la crítica a la clase política en general a la que parece culparse de la situación que estamos viviendo. Algunos de mis amigos se indignan con lo que consideran una generalización injusta y abusiva, además de peligrosa. Suelen decir que atacar a los políticos despejará el campo para que manden los mercados. La respuesta que surge sin pensar es: “¿más?”

Categorías
Posts

Hablando de barbaridades

No siento simpatía política por Sánchez Gordillo. No me gusta su manera de ser de izquierdas por razones que no son el objeto de este post y que me llevarían a escribir largo y tendido acerca de la izquierda que queremos. Simplemente podría decir que Sánchez Gordillo reúne en su persona demasiadas cosas de entre aquellas de que menos me gustan de cierta izquierda que otras personas de izquierdas pretendemos dejar atrás. No es mi tipo político preferido. Cuando leí acerca de su supuesto robo consideré su acción demagógica y populista y no me gustó. Al día siguiente, en cambio, me encontré defendiéndola. Ignoro cual era la intención real del alcalde de Marinaleda y diputado al entrar con otros jornaleros en el supermercado pero, a estas alturas, lo que importa no es lo que él hiciera o lo que pensara que estaba haciendo, sino las reacciones que suscitó y que son las que han dotado de significado simbólico a lo que, de otra manera, no habría pasado de ser una protesta más de las muchas que se suceden por todas partes y que encuentran variado eco en los medios de comunicación.

Categorías
Posts

Es fascismo de baja intensidad

Personas concentradas pacíficamente en cualquier lugar de nuestras ciudades para exigir lo que quiera que sea: calefacción, derechos sociales, no más recortes en educación. En democracia no hace falta que te autoricen las manifestaciones, basta con avisar que van a convocarse,  y siempre que sean pacíficas, la policía tiene la obligación de no intervenir, de dejar que la manifestación transcurra en paz. Si en algún momento tiene que intervenir, tiene que hacerlo proporcionadamente y los policías tienen que llevar, según la ley, la identificación visible. No se trata de reprimir, sino de ordenar e impedir que la cosa se desmande. O así debería ser.

 

Categorías
Posts

Fascismo de baja intensidad

Ya sé que estamos en elecciones y que los políticos se desgañitan, que hay crisis y primas de riesgo, que el paro es estratosférico, que todos vivimos peor (y peor que vamos a vivir) y que todos y todas estamos muy preocupados con esa cuestión, que no hablamos de otra cosa, que estamos viendo como en Italia y Grecia ha ocurrido algo que si no son movimientos antidemocráticos se le parecen mucho: se ha quitado a presidentes elegidos democráticamente y se ha puesto en su lugar a banqueros que no ha elegido nadie. Los nuevos presidentes son banqueros, financieros, personas que nos llevaron a esta crisis y que no son técnicos por encima de las ideologías, como a veces parece que se nos explica, son especialistas en aplicar soluciones neoliberales, especialistas en ahondar en el neoliberalismo aun más. Con todo, no pasa nada, o muy poco. Estamos tan absolutamente machacados, asustados, aterradas por nuestro futuro, nuestras hipotecas y nuestro trabajo que sólo queremos que el tsunami pase y no se nos lleve por delante. Es cierto que hay un enorme movimiento global de protesta que aun está en gestación y que no sabemos cómo va a germinar. Todo eso está por ver.

Categorías
Posts

Todo sin nosotrxs

 Llevamos meses en la calle protestando por la salida neoliberal que se nos está imponiendo a la crisis y pidiendo una profundización en la democracia, de manera que esta sea más representativa de la voluntad de la ciudadanía. Uno de los problemas más evidentes que tenemos es que se ha roto la cuerda que unía a los partidos políticos y a los parlamentos con sus respectivas ciudadanías. Del PP no digo nada porque es la derecha y no tiene otro objetivo que recortar derechos sociales y laborales y hacer más ricos a los ricos. Es obvio que no puede apoyar nada que pida un reparto de la carga de la crisis más justo o una democracia más representativa y real.

Categorías
Posts

Criminalizando la protesta

En medio de una crisis económica en la que la injusticia y la desigualdad se nos están volviendo insoportables; una vez que el capitalismo muestra su verdadera cara de voracidad sin límite y una vez también que la democracia liberal está demostrando su incapacidad para controlar a los que nos controlan, a los poderes económicos, se están produciendo en todo el mundo estallidos sociales que ponen nombre a lo que pasa y que exigen justicia. La inmensa mayoría de estos estallidos están siendo pacíficos porque algo hemos aprendido de la historia reciente. Protestas en demanda de justicia social en todo el mundo. Protestas democráticas, pacíficas, legítimas, democráticas y, sin embargo,  duramente reprimidas. La libertad era el tótem de este sistema hasta que las élites han descubierto que puede usarse para protestar contra el mismo, para disentir radicalmente. Entonces no hay libertad que valga.