Archivos de etiquetas: Protesta social

El gobierno odia a las ONG

Al Gobierno no le gustan las ONG y las ha convertido en otro de sus objetivos a batir. Eso es lo que trasluce en el borrador de la nueva Ley de Subvenciones que prepara. En lo que se conoce del borrador, ya sabemos que, si la ley entra en vigor, las ONG tendrán que cofinanciar obligatoriamente sus proyectos con entidades privadas, así como adelantar el dinero de las subvenciones, lo que muy pocas están en disposición de hacer si no es… exacto, pidiendo créditos, esa zanahoria perversa del capitalismo. Leer más →

La dignidad de un país

“Nosotros no hacemos política, sólo difundimos el español en el mundo”, ha dicho al parecer un portavoz del Instituto Cervantes de Bruselas respecto de una conferencia a la que han invitado al presidente-dictador de Guinea Teodoro Obiang. A Obiang le recibe como si se tratara de una persona respetable el Instituto Cervantes de Bruselas y la UNED de la misma ciudad en dos actos separados. A ambos actos tiene intención de asistir un grupo de representantes españoles, incluido el embajador. Al portavoz del instituto Cervantes yo le diría que no nos tome por idiotas, que claro que hacen política. Hacen política de la peor; de esa que apoya las dictaduras, hacen política al poner a un dictador sangriento al nivel de un invitado respetable. Ustedes no sólo hacen política, sino que se dedican a demoler el prestigio que el Instituto Cervantes haya podido acumular en años pasados. Y como país nos hunden un poco más en la indignidad en la que el Partido Popular se ha empeñado en hundirnos, siguiendo la senda que comenzó Aznar y que paramos a tiempo, echándole.

Leer más →

Que ardan todas las hogueras

Estoy en casa viendo las noticias y en las mismas sale un tal Renzi que es el futuro primer ministro italiano. Luego le escucho hablar y no puedo evitar acordarme de una película de Nani Moretti, Aprile. En ella hay una escena antológica en la que el protagonista, el mismo Nani Moretti, está viendo por televisión un debate político en el que participa Berlusconi y el entonces líder de la izquierda (es un decir) D’Alema. Moretti se desespera viendo cómo un mentiroso crónico, un demagogo y un populista, como Berlusconi, es capaz de hilar un discurso político sin que el por entonces líder de la izquierda sea capaz de oponerle otra cosa que banalidades y lugares comunes más o menos bienintencionados. Moretti  grita a la televisión, se mesa los cabellos, se tapa los ojos e increpa a un D’Alema incapaz de oponer nada a la verborrea demagógica y embustera de Berlusconi: “¡Di algo” le grita Moretti. Pero D’Alema está paralizado porque no quiere decir nada que asuste a nadie. Leer más →

La burla

Esta semana estaba viendo las imágenes del Pleno del Ayuntamiento de Alicante reventado por un grupo de funcionarios indignados. La alcaldesa de esta ciudad, Sonia Castedo, pretende subir el sueldo a varios asesores de los que cobran una pasta, y pretende hacerlo a costa de los funcionarios. Es decir, pretende pagar más a sus amigos, familiares, compañeros del partido, gente a la que le debe favores o gente a la que luego querrá cobrarles los favores. Y todo esto pretende hacerlo a costa del salario del personal del Ayuntamiento que lleva ya años de recortes muy duros.

Entrada completa: el plural

Hagamos ruido

Pues yo, al contrario que Jesús Posada, que está “profundamente preocupado” por el escrache, opino que entre la barbarie (su barbarie) y la gente corriente se interpone la protesta social no violenta en cualquiera de sus formas. Porque están construyendo –sobre nuestras espaldas- una sociedad en la que una minoría se enriquece a costa de las vidas de la mayoría, que bastante tiene con luchar para sobrevivir. Familias con niños pequeños son expulsadas de su casa violentamente y dejadas, sin más, en la calle con sus enseres; personas con discapacidades graves son privadas de sus pensiones, lo único que tienen para poder llevar una vida que merezca tal nombre; hay niños que van a clase sin desayunar, hay jubilados que tienen que elegir entre medicinas o comida. El nivel de vida de la gente ha descendido dramáticamente y en muchas ocasiones se sitúa al nivel de la pura supervivencia y, mientras, cada día asistimos entre atónitos y furiosos al espectáculo de ver cómo ellos parecen únicamente dedicados a repartirse impúdicamente el botín: la sanidad, la educación, la dependencia, las pensiones… Todo eso y nuestros sueldos son sus fortunas. Leer más →