Categorías
Artículos

Artículo navideño. Se avecina Pedroche

Cristina Pedroche, en el programa de TV 'El Hormiguero', con algunos de los vestidos que ha llevado en la retransmisión de las campanadas de Nochevieja.
Cristina Pedroche, en el programa de TV ‘El Hormiguero’, con algunos de los vestidos que ha llevado en la retransmisión de las campanadas de Nochevieja.

1-Estamos a poco tiempo de que en las redes se desate el anual debate sobre si el vestido de Cristina Pedroche es (anti)feminista, si lo es ella o si merece la pena discutir sobre este asunto. De hecho, una amiga me preguntó ayer que qué opinaba. Le dije que sí, que es importante discutir sobre el asunto porque la cuestión de la apariencia femenina, del significado que tiene en nuestras vidas, no es otra cosa que una discusión sobre los mandatos de género, su vigencia, su importancia. Así pues, sí, uno de los temas feministas por excelencia. Pero es injusto que sea Cristina Pedroche la que se convierta en protagonista de este encendido debate cuando en realidad, el mismo podría tenerse casi todo el tiempo, cada vez que una actriz/presentadora/mujer pública va semidesnuda en pleno invierno o va enfundada en un vestido (o semivestido) cuyo sentido, sin discusión, es presentarla como un objeto sexual y como un modelo, inalcanzable de cómo deben ser las mujeres de verdad. Y podríamos tenerlo cada vez que todas nos depilamos, nos maquillamos, nos ponemos tacones y vestidos sexys y nos gustan, y nos sentimos bien, y nos suben la autoestima. Porque no podemos evitar tener interiorizado el sentirnos mejor cuanto más deseables (para los hombres) resultemos, cuánto más guapas nos sintamos según un canon estético que, desde luego no hemos construido nosotras mismas. Y si, además, ese aspecto va ligado a tu trabajo, la cosa se entiende aún mejor.

Saldrán feministas diciendo que sí, que encarnar voluntariamente el prototipo sexual es feminista por empoderante (lo del capital erótico, ya saben) y otras que la criticaran negando que ella haya elegido libremente enfundarse en ese vestido y en esa situación; y es que, como dice Nancy Fraser, en los debates feministas o bien delimitamos las constricciones de las estructuras de género tan bien que la posibilidad de actuación de las mujeres desaparece por completo, o hacemos un retrato tal de las capacidades de las mujeres para ejercer control sobre sus vidas, que el poder de la subordinación se evapora. Todo lo que sea someterse a las dinámicas de poder y asumir un lugar prefijado por otros, que detentan el verdadero poder, puede que empodere a unas pocas (ya sabemos que siempre hay unas cuantas a las que se permite entrar en el Olimpo) Se trata de una coartada para poder dejar a la mayoría fuera o, para impedir que la entrada de todas, obligue a repartir capitales de todo tipo: materiales y simbólicos.  La fetichización de la elección individual borra el contexto y el hecho de que el patriarcado es un sistema de poder. Así que el vestido de Pedroche no es feminista y nadie se empodera desde la subordinación, pero ella bien podría serlo porque ella no es diferente de la mayoría de nosotras.

2-Bel Olid, en su libro A contrapelo habla de todo eso de una manera muy contundente y yo diría que inapelable. Nos sentimos mejor si nos depilamos porque, sí, nuestra autoestima en este sistema depende de ser calificadas como deseables por los hombres. El inconveniente es que es una lucha perdida porque el éxito total no existe. Nunca somos lo bastante femeninas, nunca lo bastante delgadas, nunca lo bastante jóvenes ni lo bastante guapas  y porque si no construimos un espacio para aceptar y querer el cuerpo que cada una tiene, la autoestima no será duradera ni será fuerte. Depender de la mirada ajena todo el tiempo imposibilita la creencia en el propio valor. Las mujeres tenemos que aprender a construir nuestra autoestima con otros mimbres.

Y sí, se nos dice que todo eso, el vestido de Pedroche, y las depilaciones de cualquiera de nosotras, los tacones… todo eso lo hacemos porque queremos, y es verdad. Pero la pregunta, como dice Olid, no es por qué hacemos lo que hacemos, sino por qué queremos hacer lo que hacemos; por qué queremos hacer algo que nos cuesta dinero, tiempo, dolor y una permanente sensación de ser nunca bastante. Y la respuesta es obvia: porque hay un sistema social que exige que las mujeres se adecúen a una estética que las convierte en objetos de deseo masculino (una estética, además, históricamente cambiante). Dice Martha Nussbaum que las preferencias siempre responden a las condiciones sociales y que cuando la sociedad niega ciertas cosas a ciertas personas, estas aprenden a no desearlas. Por eso mismo cuando la sociedad premia ciertos comportamientos estos se hacen deseables. A las mujeres se nos premia cuando cumplimos con ciertos mandatos que nos llevan a intentar cambiar nuestros cuerpos y someterlos a tratamientos que, como poco, nos obligan a dedicar a ello interés, tiempo, dinero y mucho esfuerzo.  Se nos exige que nos dediquemos a construir nuestra feminidad tal como ha sido definida desde fuera de nosotras mismas. Para ser valoradas tenemos que ser como, en realidad, ninguna somos. En términos de construcción del yo, es desolador.

3-Y aunque en último lugar, todo esto apareció en mi cabeza mientras acababa de ver la serie Undoing. Mientras la veía pensaba que estaba contemplando exactamente lo que significa ser un hombre y una mujer (triunfadores ambos) en esta sociedad. Hugh Grant, se nos presenta aquí como un señor atractivo. Los primeros planos le muestran como es, con sus arrugas, una piel imperfecta, el pelo canoso…parece que tiene 60 años (que son los que tiene) y el papel que hace es el de un hombre sexualmente atractivo con el que se obsesiona una mujer muy joven. Y nada de esto chirría especialmente. En la serie está casado con Nicole Kidman, que muestra un rostro en el que no hay una sola marca, de nada. No tiene ni siquiera las pequeñas marcas de expresión que hacen atractivo y distinto un rostro. Su piel es incapaz de reflejar ninguna edad (54 años) y da la sensación de que cualquier edad sería posible. Resulta imposible mirarla y no pensar que está irreconocible, que tiene un gesto rarísimo. Produce extrañeza porque no parece joven, pero tampoco vieja y, en todo caso, no parece ella. Está claro que Nicole Kidman no se gusta tal como es, está claro que ha emprendido una lucha condenada al fracaso por parecer 30 años más joven. Está claro que se mira al espejo y siente angustia si se le señala la más ligera marca de expresión. Está claro que está ejemplificando que las mujeres tienen que dedicarse a esa lucha sin cuartel contra ellas mismas.

En esta cultura, afirma Olid, para que una mujer sea deseable tiene que parecer que tiene 20 años si tiene 40, quince si tiene veinte y nunca más de 30. Pero es que después de cumplir los 30 (y 40 y 50…) las mujeres seguimos fuertes y vivas; y queremos seguir sintiéndonos guapas sin odiar nuestro verdadero cuerpo, nuestro verdadero aspecto y sin tener que dedicarnos a cambiarlo.

Si, todas lo hacen porque quieren, todas lo hacemos porque queremos, ninguna es culpable y nadie es menos feminista o más por presentarse ante el mundo de una u otra manera. Cada una hacemos lo que podemos con nosotras mismas en un sistema social que nos deja poco margen no ya para elegir, sino para amarnos. Dejemos de discutir si las mujeres hacen lo que hacen porque quieren y pasemos a preguntarnos por qué quieren lo que quieren y, sobre todo,  si eso nos hacen más iguales o menos.

Y, al final, todo se reduce a quién tiene el poder de nombrar el mundo. Y por si no quedara claro veamos el caso de Losantos llamando fea a… cualquier ser humano. Así pues la pregunta es cómo arrebatamos el poder de ser como somos y gustarnos.

Publicado en: Público

Categorías
Artículos

Palabras necesarias

Alguien dijo en la pasada Asamblea de Vistalegre que no podemos acostumbrarnos a la moqueta o, que al menos, no puede gustarnos más la moqueta que el asfalto. Esa frase tiene un sentido evidente que comprende todo el mundo, pero tiene también una interpretación más simbólica que me preocupa. No podemos acostumbrarnos a la moqueta por la que nuestros pies caminan con comodidad, pero tampoco debemos acostumbrarnos a los discursos huecos que se usan en las instituciones y que en muchas ocasiones no tienen nada que ver con la realidad.

Categorías
Videos

Cuerpo de las mujeres en la nueva racionalidad neoliberal

Publicado el 26 sept. 2015

Ponencia de Beatriz Gimeno en el II Encuentro Estatal de Círculos Feministas de PODEMOS.

https://www.youtube.com/watch?v=BSclO8t7pF8

Categorías
Posts

Cuestión de pezones

Hombres y mujeres tenemos pezones.

El pezón humano es una protuberancia pequeña que se encuentra sobre las mamas o pectorales rodeada de un área de piel más oscura conocida como areola. La mayoría de las personas, tanto hombres como mujeres, tenemos dos pezones situados en el centro de la mama. Algunas personas poseen más de dos, pero no es lo habitual. No obstante, si miramos lo que ocurre en la naturaleza, podemos decir que somos una especie con pocos pezones; de hecho, somos los mamíferos que tiene menos, la mayoría tiene 3 o 4 pares.

Entrada completa: Pikara Magazine

Categorías
Posts

Cuerpos ¿de quién?

Los modistos, esos gurús contemporáneos con el poder de diseñar el cuerpo de las mujeres, lo tienen claro. Primero diseñan un traje que imaginan puesto encima de un alfiler;  es posible que les parezca que ahí encima -sin cuerpo- “su obra”  luce mucho mejor. Basta con poner, por ejemplo, “bocetos moda” en google para ver sobre qué supuestos cuerpos diseñan la ropa que luego se van a tener que encajar las mujeres.

boceto modaEste es sólo un pequeño ejemplo, pero cualquiera puede hacer la prueba.

Categorías
Posts

Cunnilingus en ‘prime time’

Hace unas semanas el actor Michael Douglas concedió una entrevista al periódico inglés The Guardian. En ella aseguraba que su cáncer de garganta se originó debido al virus del papiloma humano (VPH) contraído por practicar sexo oral. Esta declaración por parte de una persona con una enorme proyección pública no podía pasar desapercibida y, efectivamente, no lo hizo. A mí me sorprendió que la mayoría de las reacciones suscitadas en las redes sociales fueran negativas, no leí nada positivo acerca de una cuestión que, a mi parecer, tiene más aristas de lo que parece.

Entrada completa: Pikara Magazine

Categorías
Posts

Femen, ¿por qué nadie está con ellas?

El grupo ucraniano Femen parece haber desconcertado a todo el mundo y ha generado las opiniones más variopintas. Desde feministas de siempre que las odian a personas que están convencidas de que se trata de un grupo financiado por la CIA para desestabilizar al mundo árabe. Un rápido vistazo a las redes me ha convencido de que, en general, no despiertan mucha simpatía dentro del feminismo y fuera de él casi nadie se las toma en serio. El desconcierto feminista, a mi entender, tiene que ver con varios aspectos que al mezclarse, dan como resultado una amalgama compleja a la que voy a intentar acercarme. El principal problema, a mi entender, es que miramos a Femen desde nuestra propia historia y cultura política, y no desde la suya.

Categorías
Personal

Carta de una lectora sobre la lactancia

Como sabéis que el asunto de la lactancia materna es importante para mí, publico aquí un comentario de una lectora que ha hecho incluso una tesina sobre el asunto; una tesina que espero leer pronto. Yo también estoy escribiendo sobre el tema. 

Categorías
Posts

Cuestión de desnudo

La verdad es que me hubiera gustado mayor solidaridad feminista (y política general) con el grupo punk ruso Pussy Riot. No hubiera sido tan difícil pedir firmas por su libertad o que los partidos políticos dijeran algo, por no hablar de las asociaciones de la sociedad civil. Pero parece que un grupo de chicas jóvenes y feministas que hace música y que realizan performances no merecen mucha atención ni que se las tome en serio por más que con sus acciones estas mujeres se enfrenten pacifica pero valientemente a un estado autoritario, machista y homófobo como pocos. No han usado las armas, sino el valor y la imaginación. Hace falta mucho coraje para desafiar a las represivas leyes y a la brutal policía rusa.

Categorías
Posts

Comentario sobre la lactancia materna.

Nuria Navarro ha enviado este comentario a mi post sobre la lactancia. Me parece que resume perfectamente la situación, que es conciso y muy clarificador, así que lo resalto aquí: