Antisistema


Digámoslo claramente, lo cierto es que nuestra constitución y nuestro sistema democrático están sufriendo un ataque sin precedentes por parte de este gobierno, que a su vez es correa de transmisión entusiasta de un ataque de quien gobierna realmente la Unión Europea y que no son personas ni partidos elegidos por nadie, sino élites financieras y económicas que se han apropiado de la democracia. La verdad es que nuestra constitución, que define nuestro estado como social y de derecho y que en principio fijaba un suelo de derechos básicos, no cabe en esta Europa neoliberal. Las leyes que se están aprobando entran claramente en contradicción con el espíritu de la Constitución, pero en muchas ocasiones también con su letra, como han denunciado algunos constitucionalistas. El golpe de timón se fraguó con el inicuo acuerdo entre PP y PSOE para constitucionalizar el techo de déficit. Un artículo que en su cumplimiento viene a certificar la vulneración del carácter social de la constitución; es decir, con la introducción de ese artículo se produjo un cambio completo en nuestro sistema social, y al aprobarse sin referéndum y sin debate político serio supuso también la certificación de la entrega de la democracia al poder económico y financiero. Esto se hace claramente visible en la entrada de personas procedentes de las élites financieras en todos los gobiernos y, en algunos casos, incluso, en la sustitución de gobiernos elegidos democráticamente por gobiernos de tecnócratas que no han pasado siquiera por las urnas.

Así pues, los que han propiciado esta situación son los que han provocado una ruptura del orden constitucional. Ni cumplen la constitución ni tienen intención de cumplirla, sino por el contrario van a vaciarla de contenido absolutamente, y lo van a hacer sin una sola consulta democrática.  Naturalmente que la ciudadanía, atónita y paralizada en un principio, poco a poco va despertando y protestando. Como las medidas económicas que adopta este gobierno (y todos los gobiernos de la Unión Europea) están empobreciendo a la gente y están precarizando y vulnerando nuestras vidas, las protestas son cada vez más numerosas y más exigentes. Estas protestas no atacan la forma de estado, sino que quieren recuperar el estado social anterior al golpe financiero que hemos sufrido. En todo caso, ante la cada vez mayor desesperación de la gente, es obvio que la represión es, y va a ser, cada vez más violenta. La respuesta del PP es defender la censura, como en el franquismo, para que las noticias de las protestas no lleguen a la gente, como ha declarado sin rubor Mayor Oreja. Después, se organizan campañas amenazantes contra cualquier intento de protesta, y cuando éstas se producen se emplea la fuerza de manera desproporcionada con la intención de atemorizar a la ciudadanía, buscando que ésta se convierta en esa mayoría silenciosa que le gustaría a Rajoy. El derecho de manifestación, uno de los derechos fundamentales de la democracia, está sufriendo ya  un ataque antidemocrático y autoritario que sólo busca desnaturalizarlo, dificultarlo y criminalizarlo.

Veremos como pronto se restringe. Han dicho que no tienen intención de hacerlo, luego lo van a hacer.  Intentan imputar a los manifestantes detenidos por delitos gravísimos que pueden acarrear años de cárcel sin ningún tipo de escrúpulo y con un comportamiento corriente en las dictaduras, ¿qué hubiera pasado con las vidas de los detenidos, acusados nada menos que de atentar contra las instituciones, si llegan a dar con un juez afecto al Partido Popular e hincha de esta derecha autoritaria? La pretensión es clara: convertir a los que protestamos en delincuentes, en violentos antisistema. Finalmente, cuando sus intentos por convertir en criminales a simples manifestantes chocan con algún juez que, en el ejercicio de su independencia, toma una decisión contraria a sus intereses, dicho juez es deslegitimado de una manera brutal demostrando, de nuevo, que no se paran en detalles como el respeto a las decisiones judiciales y que cuando no les gustan lo que hacen es no respetarlas, simplemente. Que tenga cuidado el juez Pedraz que puede convertirse en el nuevo Garzón. Aquí no hay independencia judicial que valga, van a  por todo porque lo necesitan para su asalto al sistema y para poder sustituirlo por otro autoritario y antisocial. Aun cuando ser contrario a determinado sistema que se piensa injusto es completamente legítimo en democracia, lo cierto es que las personas que querían rodear simbólicamente el Parlamento sólo querían defender la democracia que nos están robando y volver a un sistema consensuado de libertades y derechos básicos. ¿Cómo se atreven a llamarnos antisistema los que lo están dinamitando todo.

4 comentarios

  1. Que digan que el poder político no puede con el poder financiero, que lo admitan. Si no pueden hacer nada contra esos intereses financieros que salgan y lo digan.

  2. Es muy lamentable la situación cierto, la economía se desmorona pero lo peor pienso está por llegar. Recortan todos los servicios sociales, osea le dan duro a los que menos tienen y me parece un pez que se muerde la cola. Los que realmente gobiernan el mundo lo planearon a la perfección, aunque también es cierto que les puede escupir en toda la cara, la tristeza es que antes iremos todos por delante.

  3. Yes, muy yes….es muy difícil el tema. Yo aquí ni te comento, no me atrevo…
    Un abrazo
    Nieves

  4. Desde esta página, puesto en pie, sin tapujos ni disimulos, YO ME DECLARO ANTI-ESTE-SISTEMA.
    Porque este no es el “sistema” que nos dimos con la Constitución de 1978 y que los politicastros de turno, desde Felipe González en adelante, han ido corrompiendo hasta convertirla en la Prostitución Española.
    No soy un “anti-sistema” en general, sino contrario al sistema que nos ha impuesto el Capitalismo Salvaje Internacional para globalizar a un mundo que tiene sus diferencias que merecen ser respetadas y que cuentan con el respaldo de unos politicastros que llegan al poder mintiendo con promesas que jamás van a cumplir.
    No quiero que me califiquen como un “anti-sistema de marca blanca”, yo son un anti-ESTE-sistema porque quiero el que voté en 1978.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: