Categorías
Artículos

La muerte pública de Maradona

Iba a escribir un largo artículo sobre Maradona pero al final no lo voy a hacer porque ya lo han hecho otras antes que yo. Llegaría tarde, así que dejo por aquí un pequeño apunte. Pero, efectivamente, Maradona viene a recordarnos dónde estamos, por si alguna nos confundimos.

Al escribir esto tengo la ventaja, además, de que a mí me encanta el fútbol y puedo entender que se llegue a endiosar a un futbolista. Y puedo entender que se lea y se admire a un escritor violador o que se adore a una cantante que defrauda a hacienda. Sí, es verdad, hay cuestiones que entran en “el corazón”, en las entrañas, hay cuestiones que nos ganan por la emoción, porque conectan con lo inconsciente, con sentimientos que no controlamos, que nos inundan la memoria, que nos devuelven a la infancia o que, simplemente, no podemos evitar que nos hagan felices, o que incluso buscamos, precisamente porque nos hacen felices. El juego de Maradona hizo feliz a mucha gente, igual que los poemas del poeta violador o que la luz que refleja los cuadros del pintor maltratador.

Yo he gozado tanto como cualquiera con el juego de Maradona, no tanto como si fuera argentina, pero casi. Lo que no creo que es que se deba, desde una posición pública, reaccionar a su muerte como si esa cuestión, la del maltrato no existiera, como si no tuviera importancia. No se puede no hacer referencia a esa cuestión si es que se pretende que nos creamos que de verdad importa la violencia machista. Incluso puedo aceptar que se dijera “un gran futbolista y un maltratador” y, desde aquí, se hablara de su faceta de futbolista…o de la de maltratador. Pero no puedo aceptar que -desde una posición pública- se pretenda que no tiene importancia el tipo de hombre que era Maradona porque lo que eso demuestra es que la mayoría de los hombres critican la violencia machista porque es lo que toca el 25N (y que conste que eso ya es mucho y es producto de una larga lucha del feminismo) pero no asumen en lo íntimo lo que dicha violencia significa para nosotras; lo que sentimos cuando vemos elevar a los altares a una persona que pegaba mujeres y se entretenía con menores. No lo entendéis: todas somos esas mujeres golpeadas, todas somos esas menores.

Más allá de si los hombres están dispuestos a unirse de verdad a la lucha contra la violencia, lo que hemos visto aquí es el despliegue de un privilegio masculino típico, hemos visto cómo nos arrolla. A veces, la noción de privilegio masculino parece muy manoseada y casi ya sin valor. Pues si se nos había olvidado, aquí está. Ese privilegio es tener la capacidad para fijar como mito a un maltratador y que no pase nada; es la capacidad para borrar de un plumazo a las víctimas del 25N y que todos los medios se pasen horas hablando de este tipo como de un modelo admirable; es la capacidad de clausurar la discusión cuando protestamos con un “tú no lo entiendes” porque lo que es inteligible y lo que no, lo fijan ellos; o “eres una estrecha/histérica/rígida”… porque lo que es moral/ético/admirable…lo fijan ellos. Es, en definitiva, la potestad de construir el mundo a su conveniencia, a su apetencia; de construir valores que les representan a ellos, aunque nos hagan daño a nosotras o, quizá precisamente por eso.  Es la capacidad para configurar el discurso público y expulsarnos a los márgenes del mismo, para ocupar la centralidad de la palabra y de lo que puede o no decirse. Es, sobre todo, la reafirmación en el error, el no cuestionarse, el no aceptar que a lo mejor no tienen razón, que a lo mejor tienen que cambiar si verdaderamente les importa la igualdad. Porque, ya basta, la igualdad supone, por su parte, renunciar.  Y ya sabemos que renunciar a ser el centro del universo es algo que la inmensa mayoría de los hombres no van a hacer con facilidad. La muerte pública de Maradona nos recuerda dónde estamos.

Categorías
Artículos

El feminismo es la casa común

Estaba leyendo por segunda o tercera vez uno de mis libros preferidos: “El mundo de ayer” de Stefan Zweig y me detuve en las páginas en las que describe cómo entró la guerra en la conciencia de los europeos; cómo de un día para otro, se desató el odio basado en bulos y en mentiras y cómo en el otoño de 1914 la mayoría de los escritores “se desgañitaban proclamando su odio, se escupían y ladraban unos a otros”. Y continúa explicando cómo, antes de que llegaran las bombas y las muertes, los antaño ricos debates intelectuales entre, muchas veces compañeros y amigos, se habían transformado en un griterío en el que únicamente se trataba de demostrar que “todas las injusticias, todos los males venían de la parte contraria y que el derecho a la verdad absoluta eran exclusivos de la nación propia”.

Categorías
Artículos

El algoritmo machista

Hace unas semanas programamos un seminario sobre género e Inteligencia artificial que, como suele ser habitual despertó las risotadas en las redes. Salió el asunto del algoritmo y el sexismo y ¡qué risa, un algoritmo sexista! Tampoco, más allá de las expertas solemos encontrarnos a muchas feministas preocupadas por esta cuestión que debería ser una preocupación importante por varias razones.

Seguir leyendo: Público

Categorías
Artículos

Una verdad común

En los últimos años estamos asistiendo a un ataque a la democracia que ya no se hace con tanques ni soldados, sino que se hace destruyendo la base de verdad común que todos compartíamos. Eso, en un momento, además en que la realidad factual parece que se ha trasladado a las redes, ha cambiado el marco político. Si desaparecen los códigos compartidos mediante los que nos relacionamos, si la realidad constatable desaparece y no hay manera de encontrar cómo llegar a ella e incluso, al contrario, “otra” verdad parece de fácil acceso, se mete en tu casa, el mundo se convertirá en un terreno salvaje en que gane el que tenga más capacidad para esparcir mentiras. No es que sea nuevo que los poderosos siempre han controlado la información y que siempre han mentido, pero nunca se han tenido medios técnicos tan sofisticados como para meter dicha información en cada casa, para amplificarla hasta el infinito por medio de cada persona con un ordenador. Eso ocurre al mismo tiempo que la ofensiva polarizante, que no es sino una ofensiva brutal por el poder, socaba las instituciones democráticas, la separación de poderes así como la independencia informativa.

Categorías
Artículos

En defensa de los estudios feministas

Hace unos días presentamos, desde el Instituto de la Mujer, un estudio sobre las campañas de publicidad de los juguetes. El estudio, de más de 200 páginas, analizaba catálogos, anuncios de televisión, los envoltorios de los juguetes…no tanto los juguetes en sí, sino como se presentan ante sus destinatarios. Es decir, lo que queríamos estudiar, aprovechando la campaña de Navidad, es hasta qué punto sigue estando vigente la idea de que hay que enseñar a niños y niñas a jugar con juguetes no sólo diferentes sino no intercambiables, y de qué manera el marketing publicitario se emplea en esa cuestión.

Seguir leyendo: Público

Categorías
Artículos

Un cuarto propio con una puerta que se pueda cerrar

El expolio máximo al que son sometidas la mayoría de las mujeres a lo largo de sus vidas es el del tiempo, un bien muy precioso que hombres y mujeres no poseemos ni en la misma cantidad ni de la misma calidad. El llamado altruismo de las mujeres, ese “ser para otros”, tan bien conceptualizado por las feministas, supone, resumiendo, la entrega del tiempo; ese bien limitado, irrecuperable, finito. En cierto sentido ser mujer supone vivir luchando para conquistar un tiempo propio. No hay habitación propia que valga si no se dispone del tiempo para ocuparla. El tiempo es siempre un campo de batalla para las mujeres que se pasan la vida buscando un equilibrio entre el tiempo que entregan y el tiempo que buscan o desearían para sí mismas.

Seguir leyendo: Público

Categorías
Artículos

Los cuidados, un vector de desarrollo social y democrático

La división sexual del trabajo es, seguramente, la principal causa de la desigualdad de las mujeres y a combatirla lleva el feminismo dedicado mucho tiempo. La división sexual del trabajo es tan profunda que es un pilar de toda cultura, construye el mundo y construye subjetividades. Es lo que hace que las mujeres nos dediquemos a cuidar de manera supuestamente desinteresada, que nos construyamos como seres para otros y que la idea de cuidarnos y querernos a nosotras mismas parezca egoísta. Esa división sexual del trabajo supone que las mujeres pongan el cuidado de otras personas por delante de todo, por supuesto, de su propio bienestar. Decía Rousseau que el altruismo femenino es un pilar socialmente necesario, así pues, según el filósofo, es obligatorio.

Seguir leyendo: eldiario.es

Categorías
Artículos

La pandemia y la post pandemia tienen sexo

Por lo general y por desgracia las crisis no arreglan las desigualdades sino que las hacen más visibles y, a menudo, las agrandan. Por eso, entre otras cosas, para el feminismo esta crisis sanitaria, social y económica es un aldabonazo que debe requerir mucha de nuestra energía, porque si no la afrontamos con perspectiva de género y si no peleamos porque cada una de las medidas que se tome tenga en cuenta el impacto en la desigualdad previa, nos vamos a encontrar con un aumento espectacular de la misma y una peligrosa erosión de nuestros derechos. También suele decirse que toda crisis conlleva una oportunidad pero, para que lo sea, creo sinceramente que las feministas debemos empeñarnos en ello y recuperar una cierta unidad de acción y un replanteamiento de la agenda inmediata. Si hablamos de derechos de las mujeres hablamos también de justicia social para toda la población y, para ello, para salir con más justicia social del periodo de la post pandemia el feminismo es una herramienta imprescindible que ofrece importantes aportaciones teóricas y políticas capaces de explicar el mundo que vivimos y también el que necesitamos. El feminismo tiene capacidad para explicar las crisis en las que nos vamos a ver inmersos quizá porque, en realidad las mujeres siempre hemos estado en crisis, aunque únicamente cuando éstas afectan a la mayoría de los hombres, se consideran como tales.

Seguir leyendo: Público

Categorías
Artículos

¿En qué momento vamos a cambiar de rumbo?

Nadie puede saber ahora lo que pasará cuando esto acabe, si seremos capaces de construir una sociedad mejor o no. Si no lo hacemos ahora tenemos que saber que las mismas cuestiones que se han planteado en esta crisis se volverán a plantear muy pronto, quizá en otoño, quizá el año que viene. Tendremos que cambiar ahora o más adelante y aun no está escrito hacía dónde vamos a cambiar. O salimos con más justicia social o con autoritarismo, recorte de derechos y directos al colapso global. Será ahora o luego, pero tendrá que ser.

Categorías
Artículos

Nos lo debemos

Durante muchos años, los debates que se venían sucediendo en la universidad sobre el feminismo no parecían tener mucha relación con los profundos cambios que estaban experimentando las vidas de las mujeres; cambios que iban a tener efectos incalculables en esas vidas que ya partían de una desigualdad muy acusada. Los cambios venían por la mal llamada crisis y la imposición del neoliberalismo y su recua de privatizaciones y desregulaciones; por las profundas transformaciones vividas en la familia (con la incorporación masiva de las mujeres en el mercado laboral) y el consiguiente agravamiento de la crisis de cuidados; por la extrema cosificación de las mujeres que fue la respuesta que dio el sistema a la revolución sexual protagonizada por aquellas…Mientras esto ocurría, la universidad se centraba en algunos debates de corte teórico y parecía despreciar otros que eran muy necesarios.