El problema de los Mossos


Los catalanes y catalanas partidarios de la protesta, de salir a la calle y protestar, tienen un problema añadido al de la situación actual que tantos motivos nos da para salir a la calle: los Mossos. No es que haya ninguna policía en el mundo que no vaya a utilizarse para reprimir a los disidentes, ya lo sé, pero las hay que matan más y que matan menos. Parece ser una cosa de profesionalidad. Cuando me veo ante un tipo (o tipa) vestido de Mazinger y con una porra en las manos, (que seguramente es mucho más que una porra, es una porra eléctrica que te deja frito o bien una porra extensible que hace más daño); cuando estoy en esa situación,  sólo pido que el que me da porrazos sea muy profesional y no me mate.

Pero si hablamos de los Mossos d’esquadra la cosa se pone muy cruda. Porque basta echar un vistazo al archivo de cualquier periódico para ver que el historial de esta policía es aterrador. Es aterrador su historial de palizas, torturas y uso desmedido de la fuerza en cualquier situación. Es aterrador haberlos visto torturando a detenidos en comisaría; es aterrador ver cómo cargan en las manifestaciones o ante concentraciones pacíficas. Sus cargas en las manifestaciones han dejado un rastro de heridos que aún colea, como el caso de Esther Quintana, la manifestante a quien una pelota de goma le arrancó un ojo. Sus cargas desmedidas no se producen solo en las manifestaciones y la semana pasada sin ir más lejos la carga que realizaron contra los trabajadores y trabajadoras en huelga de Panrico dejó también un rastro de heridos. A uno de ellos estuvieron dándole patadas un buen rato, cuando ya estaba inconsciente en el suelo; por lo que se ve debe ser una práctica ésta habitual. Lo de liarse a patadas y puñetazos contra personas indefensas lo hemos visto en las comisarias, en la carga de Panrico y en su última actuación la semana pasada contra un hombre que gritaba de dolor en el suelo y al que finalmente, presuntamente, mataron. ¿Eligen a los Mossos haciéndoles un test de sadismo?

Parece que no es eso. Según un dirigente del sindicato de Mossos al que escuché el otro día por la radio, todo esto se debe a que no reciben apenas formación. No hay dinero, no hay formación. Les dan la porra, el uniforme y les lanzan a reprimir manifestaciones, huelgas o lo que sea. Nadie les informa de cómo hacerlo sin torturar, sin matar o sin dejar tuerto al personal. Nadie les dice que si dejan salir a la bestia que llevan dentro pueden encontrarse ellos mismos en la cárcel. O quizá les dicen que no se preocupen, que se las arreglen como puedan que ya les indultarán luego. No lo sabemos. Sabemos, eso sí, que la complicidad de las instituciones es manifiesta y siguiendo el método que tan buen resultado le da al Partido Popular, el plan es negarlo siempre todo; negar que haya pruebas aunque haya decenas de ellas. Negarlo incluso aunque haya videos que lo demuestran, aunque los peritos y expertos certifiquen que sí, que hubo pelotas de goma. ¿Qué usted está viendo a un Mosso dar patadas a un detenido inmovilizado? Pues no vamos a tomar ninguna medida porque, en realidad, no está viendo eso y no hay ninguna prueba.

Todo esto es aterrador pero resulta igualmente aterrador ver cómo esta violación de los más elementales derechos humanos, – una democracia no puede tener la policía de una dictadura-, se transforma en algo a defender cuando los que antes lo criticaban ahora, como están en el gobierno, lo defienden. Cuando ERC estaba en la oposición, clamaba contra la brutalidad policial pero ahora que está en el gobierno apoya al responsable de esta violencia. Es triste ver a un partido que aun lleva el nombre “Esquerra” en su denominación sostener al responsable de toda esta injustificable brutalidad policial. Todas estas maniobras políticas inexplicables sólo sirven para que la gente siga pensando que todos son iguales y que lo único que les importa es llegar al poder, pero que los cuerpos apaleados siempre los ponen los mismos.  Visto lo visto no les falta razón.

Publicado en: El Plural

Una respuesta

  1. Impunes ante la ley el algüacilillo quiere
    Seguir dando con la porra al inocente y al debil
    Perros de estado canalla
    criminales callejeros de verga vil, mamporreros
    se niegan a dar el “inri”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: