Categorías
Artículos

Envejecer

Envejecer es difícil, lo puedo asegurar. Y para las mujeres lo es mucho más. No es difícil sólo por lo que la vejez significa en términos de acortamiento del tiempo vital y los miedos que esto trae consigo; ni por lo que significa en términos meramente físicos, de salud, de energía, de capacidad. Es difícil porque para las mujeres no hay un espacio social que podamos habitar en estos años excepto aquel que se construye como lucha contra la edad. Y ese es un espacio de negación, y no se puede estar bien en un espacio de negación de nosotras mismas.

Categorías
Artículos

Artículo navideño. Se avecina Pedroche

Cristina Pedroche, en el programa de TV 'El Hormiguero', con algunos de los vestidos que ha llevado en la retransmisión de las campanadas de Nochevieja.
Cristina Pedroche, en el programa de TV ‘El Hormiguero’, con algunos de los vestidos que ha llevado en la retransmisión de las campanadas de Nochevieja.

1-Estamos a poco tiempo de que en las redes se desate el anual debate sobre si el vestido de Cristina Pedroche es (anti)feminista, si lo es ella o si merece la pena discutir sobre este asunto. De hecho, una amiga me preguntó ayer que qué opinaba. Le dije que sí, que es importante discutir sobre el asunto porque la cuestión de la apariencia femenina, del significado que tiene en nuestras vidas, no es otra cosa que una discusión sobre los mandatos de género, su vigencia, su importancia. Así pues, sí, uno de los temas feministas por excelencia. Pero es injusto que sea Cristina Pedroche la que se convierta en protagonista de este encendido debate cuando en realidad, el mismo podría tenerse casi todo el tiempo, cada vez que una actriz/presentadora/mujer pública va semidesnuda en pleno invierno o va enfundada en un vestido (o semivestido) cuyo sentido, sin discusión, es presentarla como un objeto sexual y como un modelo, inalcanzable de cómo deben ser las mujeres de verdad. Y podríamos tenerlo cada vez que todas nos depilamos, nos maquillamos, nos ponemos tacones y vestidos sexys y nos gustan, y nos sentimos bien, y nos suben la autoestima. Porque no podemos evitar tener interiorizado el sentirnos mejor cuanto más deseables (para los hombres) resultemos, cuánto más guapas nos sintamos según un canon estético que, desde luego no hemos construido nosotras mismas. Y si, además, ese aspecto va ligado a tu trabajo, la cosa se entiende aún mejor.

Saldrán feministas diciendo que sí, que encarnar voluntariamente el prototipo sexual es feminista por empoderante (lo del capital erótico, ya saben) y otras que la criticaran negando que ella haya elegido libremente enfundarse en ese vestido y en esa situación; y es que, como dice Nancy Fraser, en los debates feministas o bien delimitamos las constricciones de las estructuras de género tan bien que la posibilidad de actuación de las mujeres desaparece por completo, o hacemos un retrato tal de las capacidades de las mujeres para ejercer control sobre sus vidas, que el poder de la subordinación se evapora. Todo lo que sea someterse a las dinámicas de poder y asumir un lugar prefijado por otros, que detentan el verdadero poder, puede que empodere a unas pocas (ya sabemos que siempre hay unas cuantas a las que se permite entrar en el Olimpo) Se trata de una coartada para poder dejar a la mayoría fuera o, para impedir que la entrada de todas, obligue a repartir capitales de todo tipo: materiales y simbólicos.  La fetichización de la elección individual borra el contexto y el hecho de que el patriarcado es un sistema de poder. Así que el vestido de Pedroche no es feminista y nadie se empodera desde la subordinación, pero ella bien podría serlo porque ella no es diferente de la mayoría de nosotras.

2-Bel Olid, en su libro A contrapelo habla de todo eso de una manera muy contundente y yo diría que inapelable. Nos sentimos mejor si nos depilamos porque, sí, nuestra autoestima en este sistema depende de ser calificadas como deseables por los hombres. El inconveniente es que es una lucha perdida porque el éxito total no existe. Nunca somos lo bastante femeninas, nunca lo bastante delgadas, nunca lo bastante jóvenes ni lo bastante guapas  y porque si no construimos un espacio para aceptar y querer el cuerpo que cada una tiene, la autoestima no será duradera ni será fuerte. Depender de la mirada ajena todo el tiempo imposibilita la creencia en el propio valor. Las mujeres tenemos que aprender a construir nuestra autoestima con otros mimbres.

Y sí, se nos dice que todo eso, el vestido de Pedroche, y las depilaciones de cualquiera de nosotras, los tacones… todo eso lo hacemos porque queremos, y es verdad. Pero la pregunta, como dice Olid, no es por qué hacemos lo que hacemos, sino por qué queremos hacer lo que hacemos; por qué queremos hacer algo que nos cuesta dinero, tiempo, dolor y una permanente sensación de ser nunca bastante. Y la respuesta es obvia: porque hay un sistema social que exige que las mujeres se adecúen a una estética que las convierte en objetos de deseo masculino (una estética, además, históricamente cambiante). Dice Martha Nussbaum que las preferencias siempre responden a las condiciones sociales y que cuando la sociedad niega ciertas cosas a ciertas personas, estas aprenden a no desearlas. Por eso mismo cuando la sociedad premia ciertos comportamientos estos se hacen deseables. A las mujeres se nos premia cuando cumplimos con ciertos mandatos que nos llevan a intentar cambiar nuestros cuerpos y someterlos a tratamientos que, como poco, nos obligan a dedicar a ello interés, tiempo, dinero y mucho esfuerzo.  Se nos exige que nos dediquemos a construir nuestra feminidad tal como ha sido definida desde fuera de nosotras mismas. Para ser valoradas tenemos que ser como, en realidad, ninguna somos. En términos de construcción del yo, es desolador.

3-Y aunque en último lugar, todo esto apareció en mi cabeza mientras acababa de ver la serie Undoing. Mientras la veía pensaba que estaba contemplando exactamente lo que significa ser un hombre y una mujer (triunfadores ambos) en esta sociedad. Hugh Grant, se nos presenta aquí como un señor atractivo. Los primeros planos le muestran como es, con sus arrugas, una piel imperfecta, el pelo canoso…parece que tiene 60 años (que son los que tiene) y el papel que hace es el de un hombre sexualmente atractivo con el que se obsesiona una mujer muy joven. Y nada de esto chirría especialmente. En la serie está casado con Nicole Kidman, que muestra un rostro en el que no hay una sola marca, de nada. No tiene ni siquiera las pequeñas marcas de expresión que hacen atractivo y distinto un rostro. Su piel es incapaz de reflejar ninguna edad (54 años) y da la sensación de que cualquier edad sería posible. Resulta imposible mirarla y no pensar que está irreconocible, que tiene un gesto rarísimo. Produce extrañeza porque no parece joven, pero tampoco vieja y, en todo caso, no parece ella. Está claro que Nicole Kidman no se gusta tal como es, está claro que ha emprendido una lucha condenada al fracaso por parecer 30 años más joven. Está claro que se mira al espejo y siente angustia si se le señala la más ligera marca de expresión. Está claro que está ejemplificando que las mujeres tienen que dedicarse a esa lucha sin cuartel contra ellas mismas.

En esta cultura, afirma Olid, para que una mujer sea deseable tiene que parecer que tiene 20 años si tiene 40, quince si tiene veinte y nunca más de 30. Pero es que después de cumplir los 30 (y 40 y 50…) las mujeres seguimos fuertes y vivas; y queremos seguir sintiéndonos guapas sin odiar nuestro verdadero cuerpo, nuestro verdadero aspecto y sin tener que dedicarnos a cambiarlo.

Si, todas lo hacen porque quieren, todas lo hacemos porque queremos, ninguna es culpable y nadie es menos feminista o más por presentarse ante el mundo de una u otra manera. Cada una hacemos lo que podemos con nosotras mismas en un sistema social que nos deja poco margen no ya para elegir, sino para amarnos. Dejemos de discutir si las mujeres hacen lo que hacen porque quieren y pasemos a preguntarnos por qué quieren lo que quieren y, sobre todo,  si eso nos hacen más iguales o menos.

Y, al final, todo se reduce a quién tiene el poder de nombrar el mundo. Y por si no quedara claro veamos el caso de Losantos llamando fea a… cualquier ser humano. Así pues la pregunta es cómo arrebatamos el poder de ser como somos y gustarnos.

Publicado en: Público

Categorías
Artículos

De la vejez y el dinero

Mariano Rajoy pagó un mes las facturas de los cuidados que necesita su padre y se debió quedar asustado de su montante, por lo que decidió cargar los gastos a Moncloa; es decir, que también pagamos nosotros y nosotras el cuidado del padre del Presidente. Entre 3600 y 5000 euros al mes cuesta dicho cuidado. Comprendo la angustia del Presidente al comprobar lo que cuesta mantener a un anciano enfermo con dignidad, y más aun si es tu padre, tu madre o un ser querido.

Categorías
Informes

Vejez y orientación sexual

 

I-Introducción: la vejez inexistente
Dentro de 50 años seremos 2000 millones de personas mayores en todo el
planeta y más o menos 200 millones de ellos serán gays o lesbianas. El 22% de
los habitantes del planeta tendrá entonces más de 65 años.
Hay pocos temas que hayan suscitado en los últimos años una bibliografía tan
amplia como el de la vejez. Basta echar un vistazo a cualquier biblioteca o
centro de documentación especializado en temas sociales o demográficos para
comprobar que los informes, estudios o libros sobre las personas mayores de
65 años ocupan una parte importantísima de las investigaciones en los últimos
años. Sin embargo, de manera inversamente proporcional a esta ingente
cantidad de estudios, la presencia real y la influencia de las personas mayores
en la cultura actual es prácticamente inexistente. Y su importancia política,
cultural o social disminuye rápidamente. La vejez no es considerada
socialmente como lo que verdaderamente es: un éxito; uno de los hechos más
positivos de los últimos tiempos ya que, en realidad, se ha conseguido
democratizar la esperanza de vida y que cualquier español al nacer tenga
ante sí una esperanza de vida semejante independientemente del medio
social en el que nazcai[2]. Y sin embargo, en lugar celebrar ese éxito que nos
iguala, y aunque cada vez se vive más tiempo, parece que las personas
mayores molestan y que nada está preparado para ellos. Es el de los viejos un
tema que interesa a los investigadores y a los políticos (que nunca se olviden
de hacer “guiños” electorales a los votantes de esa edad), pero no al resto de
los ciudadanos, o a la cultura, que ha instaurado una especie de “amnesia”
social que nos hace pensar que nunca vamos a llegar a viejos.

 

Lectura íntegra: informe-mayores-lgtb

Categorías
Artículos

Lesbianismo y vejez : una combinación no demasiado mala.

Vivimos en una época que ha convertido la vejez en una palabra sucia. La gente gasta mucho dinero, esfuerzo, tiempo, salud, en parecer más joven de lo que es realmente. Operaciones, cosméticos, tratamientos muy costosos y dolorosos… en una loca carrera para huir de algo que, indefectiblemente, nos terminará alcanzando. El mito de la juventud se ha instalado definitivamente entre los gays, quienes han creado y sostienen una subcultura en la que se rinde culto a la juventud y en la que se desprecia y se denosta, hasta límites increibles, a los ancianos.  He escrito recientemente un artículo referido a la discriminación que los gays ancianos padecen, tanto entre la propia comunidad gay como en la sociedad heterosexual en general; en este artículo hacía referencia a los estudios y a los artículos que se han escrito sobre el tema de la vejez entre los gays en los últimos años.