Archivos de etiquetas: Medios de comunicación

Patriarcado y medios de comunicación de masas

Vivimos en un mundo indiscutiblemente organizado alrededor de, fundamentalmente, dos sistemas de dominación material que son, además, dos dispostivos ideológicos que se retroalimentan y se fortalecen mutuamente: el patriarcado y el capitalismo.

Leer más →

Repita conmigo señora Aguirre: ustedes violan derechos humanos

No me gustó nada el supuesto debate entre Pablo Iglesias y Esperanza Aguirre el pasado sábado en La Sexta Noche. Afortunadamente, unos días después fue el propio Pablo Iglesias el que dijo en la misma cadena que a él tampoco le gustó. Creo que se enredó y que, aun así, salió vivo del envite. Aguirre también salió viva, eso es lo malo. Aunque no creo que ni Aguirre ni Pablo Iglesias atrajeran a su bando a nadie que no estuviera previamente convencido, lo cierto es que hay que romper ya, como sea, con estos debates en los que el PP consigue no debatir de nada de lo que interesa pero, en cambio, impone sus marcos morales e ideológicos. Por más sorprendente que nos parezca a estas alturas, sus marcos morales se reducen a ETA y Venezuela. Lo de ETA es más o menos esperable (al fin y al cabo, la hemos sufrido de manera dolorosa), pero lo de Venezuela espero que alguien en alguna universidad haga un estudio. Si George Lakoff conociera los argumentos del PP en lugar de su famoso libro No pienses en un elefante, escribiría “No cites a Venezuela”, o algo así. Por mi parte, tengo un amigo venezolano que no da crédito. Leer más →

Esperanza Aguirre, mediocre alumna de Goebbels

Esperanza Aguirre lo ha puesto demasiado fácil al acusar a Podemos de usar las tácticas propagandísticas de Goebbel. No hacía falta remontarse al franquismo ideológico, padrino de los populares. En realidad, Goebbels es ella y es el partido popular, o lo intentan con suerte desigual. La campaña de Podemos para las elecciones europeas ha sido la mejor valorada porque ha conseguido centrar la política en la vida de las personas, en lo que debería ser siempre la política. Queremos que se nos explique por qué no se puede pagar la sanidad y sí rescatar bancos. Y esto no es hacer populismo ni demagogia. Queremos que se nos explique por qué no podemos ser la ciudadanía la que elija si prefiere una cosa o la otra. Porque, además, la política es eso, por eso votamos, para poder elegir las opciones que mejoren nuestras vidas y no a unos gestores de no se sabe qué políticas impuestas por instituciones o personas no elegidas por nadie. Esto tan simple, la razón de la política, había desaparecido del horizonte de la democracia y Podemos lo ha puesto en el centro. Por eso ha sacado más de un millón doscientos mil votos; porque ha puesto el foco en donde debe estar. Y ha conseguido, además, que otros partidos intenten hacer lo mismo: bienvenido sea. Leer más →

¡Qué vergüenza!

Dos días después de que aquí el rey se viera obligado a abdicar si quería tener una mínima posibilidad de que la institución perdurase, Isabel II de Inglaterra pronunciaba su discurso de apertura del Parlamento. Con ocasión del acto el periódico The Guardian publicaba un artículo en el que criticaba duramente la monarquía británica. Eso en el mismo país en el que todo el mundo se ha enterado por los medios de que el príncipe Andrés se aprovecha de su cargo para hacer dinero o que el heredero desearía ser un tampax. Normal. A pesar de todo, Gran Bretaña conserva usos y libertades de democracia. Leer más →

Operación Araña y libertad de expresión

21 personas han sido detenidas la semana pasada acusadas de “enaltecimiento del terrorismo” por haber escrito algunos tuits bastante infames acerca de víctimas del terrorismo de ETA como Miguel Ángel Blanco e Irene Villa. En mi opinión, escribir tuits infames y ruines no debe ser delito. Burlarse de Miguel Angel Blanco o de Irene Villa es repugnante y deberíamos, como sociedad, ser capaces de establecer un cordón sanitario en torno a las personas que son capaces de escribir cosas semejantes. Sin embargo, la reacción de mucha gente, de mi gente  (y ya escribí sobre ello en este mismo medio) sigue siendo comparar los tuits infames de unos y los de otros y pedir que se detenga por igual. Siempre he tenido la impresión de que en este país no se entiende la libertad de expresión, que es siempre la libertad de los otros y, casi siempre, para  decir barbaridades; hasta ahora nadie propone (o casi nadie) detener a los que expresan opiniones razonables. Leer más →

Entre Todos. A lo que hemos llegado

El programa Entre todos de TVE es un programa de entretenimiento. Es un programa que busca entretener (hacer disfrutar) a los espectadores con el sufrimiento ajeno, con vidas truncadas a causa de la injusticia, aunque esto, naturalmente, no sólo no se cuenta sino que se invisibiliza concienzudamente.  Entre Todos es un programa político no de denuncia, sino de aprendizaje. Lo que hace  Entre Todos es enseñar al espectador  a mirar hacia donde quieren que miremos, que no es hacia donde deberíamos hacerlo. Para que el espectador o la espectadora alcance ese punto en el que puede disfrutar con lo que el programa propone en lugar de dolerse del sufrimiento ajeno, como parecería lo normal, tiene que ser enseñado, entrenado, acompañado en la tarea (política) de borrado de los sentimiento de verdadera empatía o de solidaridad. Y,  sobre todo, tiene que “olvidar” que las desgracias que el programa muestra no son sino injusticias y que, como tales, tienen solución; una solución política, claro. Leer más →

La imparcialidad de “El Objetivo” y el aborto

Me cuento entre las muchas personas a las que no les gustó el nuevo programa El objetivo, dirigido y presentado por Ana Pastor el domingo por la noche en La Sexta. Según la propia web del programa: “El Objetivo de Ana Pastor quiere explicar lo que ocurre sin partidismos, sin ideología. Con afán de divulgación, quiere conocer los hechos más allá de las opiniones, busca aportar luz sobre las polémicas y saber qué es cierto y qué es falso de lo que nos cuentan. Llega para ofrecer los datos y será el espectador quien saque las conclusiones”. En realidad, toda esta premisa es falsa. No hay información sin ideología, es decir sin posición, sin un sistema de ideas que la sustente. Precisamente, esa pretensión de los discursos que manejan cifras y datos de constituirse en discurso verdadero, sostenido a base de esos datos supuestamente objetivos, ya es parte de ese sistema de ideas. Leer más →

Sexo para esposas en El País

No conozco a Javier Moreno salvo porque es el director de El País…o de la decadencia terrible y sin freno de El País. Javier Moreno es el director al que muchos de sus mejores periodistas definen como un mal periodista, un tipo que se pliega sin problemas al poder, un trepa. Es el director de los EREs, de los despidos de grandes periodistas,  y de algunos de los episodios de censura política más vergonzosos que se conocen en un periódico de esa categoría. También es el que ha consolidado una línea editorial e informativa sonrojante con respecto a América Latina que le ha hecho perder todo el prestigio que este diario tenía en ese continente. Leer más →

Imágenes de homofobia en la televisión

Mi experiencia con los medios de comunicación comenzó cuando comencé a ser portavoz de COGAM y ahora como presidenta de la FELGT que mi relación con los medios es constante. Desde que comencé a tratar con los medios en COGAM lo primero que me di cuenta es que todo lo que había leído sobre medios de comunicación o sobre cómo funcionaba un gabinete de prensa no me iba a servir de nada porque una asociación de gay y lesbianas es diferente a cualquier otra asociación.

Leer más →

Un crimen machista y la información

Una de las cosas que jamás agradeceremos las feministas bastante a Zapatero (y a todas las feministas que lucharon dentro del PSOE) es que pusiera el debate sobre la igualdad entre mujeres y hombres, es decir, el feminismo, y especialmente la cuestión de la violencia machista, en el centro del debate político. Una parte de la sociedad, la que fue incapaz de asumir el cambio, encabezada por eso que se ha llamado el neomachismo se revolvió y sometió a las políticas igualitarias a una presión insoportable. En poco tiempo toda la sociedad conservadora -con sus medios de comunicación a la cabeza- se dio cuenta de que la igualdad entre hombres y mujeres es un objetivo político indudablemente progresista y se dedicó a socavarlo con saña. Las cosas que se dijeron entonces de las ministras por el hecho de ser mujeres son dignas de pasar a una antología del machismo más cutre y reaccionario. Aun así, se avanzó mucho, especialmente en la cuestión más grave, la de la violencia machista. Tristemente, en unos meses no sólo hemos retrocedido décadas en derechos y libertades sino también, evidentemente, en igualdad.

Entrada completa: El Plural