El hombre que mira

Siempre me pregunto qué ven los hombres cuándo nos miran. ¿Qué ven cuando miran a una mujer anciana, a una niña, a una joven? ¿Cuánto de diferente es lo que ven si miran a una mujer deseable que a una que no se lo parece? Lo que me pregunto es a si su mirada sexualizada sobre los cuerpos femeninos se extiende a todos los cuerpos o sólo a los deseables, si es todo el tiempo, si es siempre y si, en todo caso, hay resquicio para encontrar algo de humanidad en esa mujer que miran.
Continuar leyendo: Cuarto Poder

Cambiarlo todo

Hace un par de semanas el compañero Alba Rico publicó un artículo en CTXT en el cual exponía su visión del momento actual del feminismo y lo hacía planteando algunas dudas respecto a las reivindicaciones feministas que nos han conducido finalmente a vivir este 8 de marzo distinto a todos.

Leer más “Cambiarlo todo”

A por ellas oe

Si alguien cree que lo que está pasando en este país no tiene nada que ver con el machismo es que no comprende que, en época de retroceso de derechos, retroceden todos y no sólo unos cuantos. He hablado en otros artículos de que el neoliberalismo tiene una agenda oculta para las mujeres y la familia patriarcal. Es necesario que las mujeres vuelvan a hacerse cargo de todo ese trabajo que la retirada de lo público está dejando abandonado: el cuidado de niños y niñas, mayores y dependientes. No es el tema de este artículo pero desde los años ochenta hay una ofensiva que busca que las mujeres vuelvan a ocupar roles de género que estábamos combatiendo.

Leer más “A por ellas oe”

7 de noviembre. Súmate

Hace pocos días se cumplían 40 años de un suceso que, como casi todo lo que hace referencia a la historia de la lucha de las mujeres, ha pasado desapercibido. Se trata de uno de esos días que jalonan nuestra historia de victorias y derrotas. El 24 de octubre de 1975 las mujeres islandesas se pusieron en huelga y más de 25.000 de ellas salieron a la calle en Reikiavik (en una ciudad que tendría entonces 100.000 habitantes). Ese día el país se paralizó por completo porque las mujeres se pararon, cerraron los bancos, los colegios, las fábricas y las guarderías, lo que hizo que muchos padres tuvieran que llevarse a sus hijos e hijas al trabajo, lo nunca visto. Aunque las mujeres islandesas habían alcanzado el derecho a voto en 1915, y había sido uno de los primeros países en conseguirlo, para 1975 sólo había 9 mujeres en el Parlamento. Después de aquella huelga muchas cosas cambiaron en la política islandesa y cambiaron para siempre; todo se debió a que las mujeres se organizaron y fueron capaces de pactar para luchar poniendo sus intereses por delante de los intereses de sus partidos, que seguramente tenían planes distintos para ellas. Leer más “7 de noviembre. Súmate”