Categorías
Personal

It’s a Sin y las gafas moradas

Las tan manidas gafas moradas que permiten desvelar aquello que se oculta a la mirada no entrenada en feminismo son una realidad pero también llegan a ser un martirio. Todas las que las llevamos puestas lo sabemos. Porque no te las puedes quitar. Y ver siempre más allá de lo que la mayoría de la gente ve, ver una realidad -que es dolorosa casi siempre- tener esa especie de “mirada rayos X”, no es siempre agradable ni cómodo. Todas quisiéramos a veces poder ver el mundo sin tanta complejidad y, sobre todo, sin tener que estar obligadas a ver, siempre, los materiales de los que está hecho cuando de mujeres y hombres se trata. Porque estos materiales tienen que ver siempre con la desigualdad. Una desigualdad que se esconde, que se naturaliza, que mucha gente no percibe. Así es la cosa: una vez que entrenas la mirada, ya no puedes dejar de verla.

Esto me ha ocurrido recientemente con la miniserie británica It,s a Sin, que me ha hecho incluso discutir con algunos buenos amigos. La serie está magníficamente hecha y es muy emotiva, además. Narra la historia de un grupo de jóvenes gays que viven en Londres en 1981 y que llegan a la ciudad desde localidades distintas, de familias muy diferentes y con diferentes historias a sus espaldas; pero todos llegan a la ciudad huyendo de la homofobia. Todos comparten la juventud y la alegría de vivir en un mundo en el que ya se podía, en determinados ambientes, vivir la homosexualidad positivamente. Además, estamos en Londres y en los 80, los jóvenes gays se comían la vida a mordiscos. Eso a pesar de que aquella fue la década en la que Margaret Thatcher impuso la llamada “Sección 28” una ley que impedía (en la práctica) hablar de homosexualidad en la escuela y que fue una de las últimas legislaciones antihomosexualidad aprobadas en una democracia europea (antes de que los países excomunistas entraran en Europa).  Sólo decir que aunque parece que fue hace mil años, la famosa sección 28, de la que hoy pocos han oído hablar, fue objeto de una dura lucha política en aquel país y que no fue revocada formalmente nunca, en realidad. De ahí venimos y no hace tanto.

En todo caso, la serie narra cómo el VIH cortó en seco aquella vida en las comunidades gays de aquella década. Para mí, que empezaba a militar entonces en el Movimiento LGTBI, recordar aquellos años y lo que sucedió, me resulta doloroso y tierno a la vez. La serie explica muy bien el comienzo de la enfermedad, el desconocimiento, el miedo, la negativa de muchos a querer saber, pero también la solidaridad de tantos y tantas otras y el comienzo del activismo contra el sida; que más bien podríamos nombrar como el activismo contra la homofobia, el silencio y la discriminación que se trató de imponer sobre el sida y sobre los gays. Aquellos años son mi juventud, vi morir a mucha gente, conocí casos sangrantes de discriminación y también muchos casos de solidaridad y lucha en común. Era mi juventud, me veo en esas imágenes.

Pero también veo una mirada masculina que verdaderamente no ve a las mujeres sino como parte del decorado y hoy la reconozco claramente. Porque por entonces a las mujeres que estaban muy cercanas a los gays las llamaban “mariliendres”, un término asqueroso que ya nadie se atrevería a pronunciar. Porque las mujeres estuvimos también en aquella lucha, porque repartimos condones, porque fuimos a las manifestaciones, porque se enfrentaron a la policía, porque cuidaron, acompañaron, lloraron y militaron contra el sida y a favor de los derechos de las personas seropostivas, codo con codo con ellos. Y eso aparece también en la serie donde uno de los papeles principales es una mujer, amiga íntima de los protagonistas reconvertida en activista. Un personaje descrito con la mejor de las intenciones pero que resulta finalmente un estereotipo machista que también reconozco perfectamente, porque ya entonces me lo parecía.

Desde una mirada feminista este personaje femenino no tiene un pase. Es un personaje que no es que no tenga ninguna profundidad, sino que prácticamente no posee ningún rasgo propio. No se sabe por qué dicha joven vive en una casa con otros 4 gays, qué le gusta de eso; no se sabe por qué no tiene ninguna amiga: sino tan sólo amigos gays. No se sabe por qué se lo pasa tan bien en locales gays donde todos ligan menos ella, claro, que parece divertirse de una manera completamente vicaria, a través de ellos. No sé sabe por qué no tiene vida más allá de la que vive a través de ellos, con ellos y para ellos. No sé sabe si tiene novio o novia, ni cuales son sus aspiraciones en la vida si es que tiene alguna más allá de vivir con gays. Su papel parece ser el de la “mariliendre” de la época, un personaje que parece que sigue incrustado en el imaginario de, al menos, Russell T Davies, el guionista y director, que asegura que la escribió basada en su experiencia en aquellos años.

La chica protagonista, por si fuera poco, pasa de vivir esa vida plana pegada a los gays a convertirse en la  maravillosa cuidadora, enfermera y terapeuta, además de activista, de una generosidad sin límites, cuando ellos van contrayendo el virus, enfermando y finalmente muriendo. Pero ella sigue sin tener vida, ni proyecto de vida, ni amigas, ni novias o novios y en una serie repleta de sexo y alegría, ella es la única que no tiene nada de eso. Su única característica visible es que se pone a disposición de las vidas de ellos, de todos ellos, hasta más allá casi de sus propias fuerzas.  Hubo mujeres activistas contra el sida que lo dieron todo por aquella causa más que justa, pero si el guionista hubiese sido capaz de mirar y ver a las mujeres hubiera debido ver que todas ellas tenían vidas, además de solidaridad. Un estereotipo andante no es un buen personaje femenino. Y mis amigos no acaban de verlo. A todos ellos les ha caído bien dicho personaje y dicen que está muy bien descrita. Me apena que no vean lo que yo. La causa son esas gafas que yo llevo y ellos no; además, por supuesto, del androcentrismo, que les  ciega. Esto me ha recordado cuando veíamos Sexo en Nueva York y a ellos les parecía feminista.

Categorías
Posts

Los recortes matan de verdad

Decimos que los recortes matan, pero normalmente no nos damos cuenta de hasta qué punto es cierta esa frase. Los recortes en sanidad que ha adoptado el PP matan de verdad a personas que están aquí, entre nosotros; dichos recortes son, para algunas personas, una condena de muerte lenta. Los recortes que dejan sin acceso a la sanidad a las personas que están en situación irregular son, además, recortes que no tienen otro objetivo que el de distraer la atención con argumentos demagógicos, populistas y xenófobos; son completamente inútiles y no sólo no ahorran nada, sino que resultarán en más gasto en poco tiempo.

Categorías
Posts

El condón

Expertos, afectados y organizaciones sociales se han reunido la semana pasada en México, en la XVII Conferencia Internacional sobre Sida, para tratar de la situación internacional de esta enfermedad. Para poder entender la magnitud de la cita basta con decir que allí se han dado cita más de 25.000 personas y más de 7.500 trabajos científicos.

Leer más: http://www.elplural.com/opinion/detail.php?id=23952