Categorías
Personal

It’s a Sin y las gafas moradas


Esto me ha ocurrido recientemente con la miniserie británica It,s a Sin, que me ha hecho incluso discutir con algunos buenos amigos. La serie está magníficamente hecha y es muy emotiva, además. Narra la historia de un grupo de jóvenes gays que viven en Londres en 1981 y que llegan a la ciudad desde localidades distintas, de familias muy diferentes y con diferentes historias a sus espaldas; pero todos llegan a la ciudad huyendo de la homofobia. Todos comparten la juventud y la alegría de vivir en un mundo en el que ya se podía, en determinados ambientes, vivir la homosexualidad positivamente. Además, estamos en Londres y en los 80, los jóvenes gays se comían la vida a mordiscos. Eso a pesar de que aquella fue la década en la que Margaret Thatcher impuso la llamada “Sección 28” una ley que impedía (en la práctica) hablar de homosexualidad en la escuela y que fue una de las últimas legislaciones antihomosexualidad aprobadas en una democracia europea (antes de que los países excomunistas entraran en Europa).  Sólo decir que aunque parece que fue hace mil años, la famosa sección 28, de la que hoy pocos han oído hablar, fue objeto de una dura lucha política en aquel país y que no fue revocada formalmente nunca, en realidad. De ahí venimos y no hace tanto.

En todo caso, la serie narra cómo el VIH cortó en seco aquella vida en las comunidades gays de aquella década. Para mí, que empezaba a militar entonces en el Movimiento LGTBI, recordar aquellos años y lo que sucedió, me resulta doloroso y tierno a la vez. La serie explica muy bien el comienzo de la enfermedad, el desconocimiento, el miedo, la negativa de muchos a querer saber, pero también la solidaridad de tantos y tantas otras y el comienzo del activismo contra el sida; que más bien podríamos nombrar como el activismo contra la homofobia, el silencio y la discriminación que se trató de imponer sobre el sida y sobre los gays. Aquellos años son mi juventud, vi morir a mucha gente, conocí casos sangrantes de discriminación y también muchos casos de solidaridad y lucha en común. Era mi juventud, me veo en esas imágenes.

Pero también veo una mirada masculina que verdaderamente no ve a las mujeres sino como parte del decorado y hoy la reconozco claramente. Porque por entonces a las mujeres que estaban muy cercanas a los gays las llamaban “mariliendres”, un término asqueroso que ya nadie se atrevería a pronunciar. Porque las mujeres estuvimos también en aquella lucha, porque repartimos condones, porque fuimos a las manifestaciones, porque se enfrentaron a la policía, porque cuidaron, acompañaron, lloraron y militaron contra el sida y a favor de los derechos de las personas seropostivas, codo con codo con ellos. Y eso aparece también en la serie donde uno de los papeles principales es una mujer, amiga íntima de los protagonistas reconvertida en activista. Un personaje descrito con la mejor de las intenciones pero que resulta finalmente un estereotipo machista que también reconozco perfectamente, porque ya entonces me lo parecía.

Desde una mirada feminista este personaje femenino no tiene un pase. Es un personaje que no es que no tenga ninguna profundidad, sino que prácticamente no posee ningún rasgo propio. No se sabe por qué dicha joven vive en una casa con otros 4 gays, qué le gusta de eso; no se sabe por qué no tiene ninguna amiga: sino tan sólo amigos gays. No se sabe por qué se lo pasa tan bien en locales gays donde todos ligan menos ella, claro, que parece divertirse de una manera completamente vicaria, a través de ellos. No sé sabe por qué no tiene vida más allá de la que vive a través de ellos, con ellos y para ellos. No sé sabe si tiene novio o novia, ni cuales son sus aspiraciones en la vida si es que tiene alguna más allá de vivir con gays. Su papel parece ser el de la “mariliendre” de la época, un personaje que parece que sigue incrustado en el imaginario de, al menos, Russell T Davies, el guionista y director, que asegura que la escribió basada en su experiencia en aquellos años.

La chica protagonista, por si fuera poco, pasa de vivir esa vida plana pegada a los gays a convertirse en la  maravillosa cuidadora, enfermera y terapeuta, además de activista, de una generosidad sin límites, cuando ellos van contrayendo el virus, enfermando y finalmente muriendo. Pero ella sigue sin tener vida, ni proyecto de vida, ni amigas, ni novias o novios y en una serie repleta de sexo y alegría, ella es la única que no tiene nada de eso. Su única característica visible es que se pone a disposición de las vidas de ellos, de todos ellos, hasta más allá casi de sus propias fuerzas.  Hubo mujeres activistas contra el sida que lo dieron todo por aquella causa más que justa, pero si el guionista hubiese sido capaz de mirar y ver a las mujeres hubiera debido ver que todas ellas tenían vidas, además de solidaridad. Un estereotipo andante no es un buen personaje femenino. Y mis amigos no acaban de verlo. A todos ellos les ha caído bien dicho personaje y dicen que está muy bien descrita. Me apena que no vean lo que yo. La causa son esas gafas que yo llevo y ellos no; además, por supuesto, del androcentrismo, que les  ciega. Esto me ha recordado cuando veíamos Sexo en Nueva York y a ellos les parecía feminista.

Por Beatriz Gimeno

Nací en Madrid y dedico lo más importante de mi tiempo al activismo feminista y social. Hoy, sin embargo, soy un cargo público. Estoy en Podemos desde el principio y he ocupado diversos cargos en el partido. He sido Consejera Ciudadana Autonómica y Estatal. Del 2015 al 2020 fui diputada en la Asamblea de Madrid y ahora soy Directora del Instituto de la Mujer. Sigo prefiriendo Facebook a cualquier otra red. Será la edad.
Tuve la inmensa suerte de ser la presidenta de la FELGTB en el periodo en que se aprobó el matrimonio igualitario y la ley de identidad de género. He dado lo mejor de mí al activismo, pero el activismo me lo ha devuelto con creces.
Estudié algo muy práctico, filología bíblica, así que me mido bien con la Iglesia Católica en su propio terreno, cosa que me ocurre muy a menudo porque soy atea y milito en la causa del laicismo.
El tiempo que no milito en nada lo dedico a escribir. He publicado libros de relatos, novelas, ensayos y poemarios. Colaboro habitualmente con diarios como www.eldiario.es o www.publico.es entre otros. Además colaboro en la revista feminista www.pikaramagazine.com, así como en otros medios. Doy algunas clases de género, conferencias por aquí y por allá, cursos…El útimo que he publicado ha resultado polémico pero, sin embargo es el que más satisfacciones me ha dado. Este es “Lactancia materna: Política e Identidad” en la editorial Cátedra.

Una respuesta a “It’s a Sin y las gafas moradas”

Estimada Beatriz. He leído con expectación tu artículo de -Las gafas moradas- con las que me identifico plenamente. Del artículo me ha gustado la descripción que haces de la chica silenciosa que aparece en la serie (que aún no he visto), y me ha llamado la atención su actitud asexual, un concepto que, desconozco si en aquella época se conocía. Después de todo, lamentablemente, una vez más, en una serie de hombres se invisibiliza la parte femenina dándole un papel irrelevante y vació de contenido por lo que has contado. He observado que utilizas erróneamente el plural de gay, y algún sé (puedo estar equivocado), donde debería ir se. Te sigo desde hace tiempo y comparto prácticamente todo cuanto defiendes y denuncias.
Sin más, esperando no haberte molestado con mi reflexión te mando un cordial saludo.
Luismiguel Molina Merino

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .