Categorías
Artículos

La feminización de la pobreza es el mayor desafío que tenemos

En su libro El feminismo es para todo el mundo dice bell hooks que la traición más profunda de las mujeres privilegiadas que se autodenominan feministas es que se han retirado de la lucha contra la feminización de la pobreza. Puñetazo en el estómago. Es verdad, como dicen muchos analistas políticos que la igualdad material ha sido desplazada a un lugar periférico del debate político y que cuesta mucho poner la desigualdad económica en el centro de los programas políticos y, sobre todo, en el centro de las preocupaciones de la ciudadanía, aunque la mayoría de estas preocupaciones estén directamente relacionadas con dicha desigualdad. Cuesta que se vea así, y no es extraño, porque hay un inmenso aparato propagandístico dedicado a crear esa disociación. Y sin embargo, las cifras de la desigualdad son terribles y crecientes y lo cierto es que las sucesivas políticas que hacen crecer la desigualdad son poco contestadas mientras que sabemos que la gente puede echarse a la calle por cuestiones que parecen mucho menos importantes para la vida.  El triunfo del capitalismo es haber conseguido que las personas no responsabilicen a la desigualdad económica de sus malas vidas o que esta aparezca, de una manera extraña, desconectada de la política.

Seguir leyendo: Publico

Categorías
Artículos

Este no es país para niños/as

Normalmente se asume que los niños y las niñas no son culpables de nada, no son culpables de nacer en familias pobres y, por tanto, en general, incluso desde las más neoliberales, se intenta paliar la desigualdad en la que nacen para, al menos, darles alguna oportunidad. Todos los países europeos, incluso aquellos que han privatizado los derechos y desmontado el sector público, suelen concentrar su ya escasa sensibilidad social en los niños y las niñas; en tratar de ofrecerles alguna opción que les permita no perpetuarse en la pobreza de sus familias o, más específicamente, de sus madres; porque pobreza femenina e infantil van por lo general de la mano y es imposible combatir la pobreza infantil sin combatir la pobreza femenina;  ambas son la misma. Por eso, aunque no todos los países combaten con la misma intensidad la desigualdad de género, una de cuyas peores expresiones es esa pobreza generizada, sí que parece que hay acuerdo en combatir la pobreza infantil; un cierto acuerdo en el que, desde luego, no está el Partido Popular, uno de los partidos de gobierno europeos que menos hace por mejorar la vida de la infancia o, mejor aún, que más hace para que niños y niñas vivan sus vidas sin más horizonte que el de la pobreza severa. Los presupuestos recientemente presentados lo demuestran.

Categorías
Artículos

Ya basta

Ya basta. No podemos llegar a convivir con normalidad con los desahucios ni con la pobreza extrema; no podemos llegar a considerar que son algo inevitable, una desgracia que les cae encima a esas personas como si les cayera un rayo. Pero, además de eso, a lo que tampoco podemos acostumbrarnos, lo que tenemos que combatir como si a todos nos fuera la vida en ello,  es a convivir sin rebelarnos con las humillaciones a las que el Partido Popular pretende someter a las víctimas de esas situaciones terribles. Ya basta de las políticas despiadadas del PP, ya basta de su crueldad, ya basta de sus intentos por criminalizar a quienes más sufren sus políticas injustas, sus rapiñas, sus negocietes. Ya basta de buscar humillar a estas personas.

Categorías
Artículos

Comida de segunda para ciudadanxs de segunda

La venta de alimentos pasados de fecha en Grecia supone un paso cualitativo importante en el descenso de Grecia a los infiernos del saqueo neoliberal. Un descenso que es el de todos los países del sur pero que se clava especialmente en todas las personas en situación de pobreza de los países de la unión Europea. El aumento del número de pobres ha venido acompañado, como no podía ser de otra manera, de una operación ideológica que convierte a los pobres en personas de otra clase, en peligrosos sociales, en apestados.

Categorías
Posts

Los pobres y la culpa

Criminalizar a los pobres por ser pobres y por supuestamente amenazar el modo de vida de aquellos que son sólo un poco menos pobres que ellos es una vieja estratagema del poder para enfrentar a unos pobres con otros, para encontrar un chivo expiatorio a las miserias de muchos, para bloquear la solidaridad básica que la mayoría de las personas sentiría por otras personas en situaciones desesperadas o producto de la injusticia, para que el miedo y la ignorancia sustituyan a los requerimientos de justicia, en definitiva.