Categorías
Artículos

Juana y el derecho a la desobediencia

La situación a la que se enfrentan Juana y sus hijos no es un caso aislado. Hay muchas mujeres que se encuentran en una situación similar: en algunos casos sus ex parejas y padres de sus hijos son maltratadores, en otras son abusadores sexuales. Sabemos que la Justicia no responde protegiéndolas sino, en demasiadas ocasiones, priorizando los derechos de estos. Y no se trata únicamente de cuestionar la ley actual, que desde luego necesita ser cambiada. Es un avance que desde 2015 la ley contemple a los hijos de mujeres maltratadas como víctimas directas, pero no es suficiente: cinco niños han muerto en lo que va de año en manos de sus padres maltratadores. En algunos casos, como el de un niño en A Coruña de sólo once meses, la madre había interpuesto dos denuncias. En otros casos, como en el caso de Ángela González eran más de 30 las denuncias. No surtieron ningún efecto y el padre mató a la niña durante una de sus visitas.

Categorías
Artículos

Rosa Díez, UPyD y el populismo

Rosa Díez, líder de UPyD pronunció sobre Podemos la siguiente frase: “La alternativa a la democracia de baja calidad no es el POPULISMO. Es la democracia de alta calidad.” Esa frase, que ella dirigía a Podemos, sólo demuestra el impudor de una de las políticas más groseramente populistas del espectro político. Una política cuya suerte podría estar acabándose gracias al cambio regenerador –este sí- que viene gestándose en la política española. También demuestra (por si quedaba alguna duda) cómo la palabra “populismo” sólo es un arma dialéctica que se usa siempre desde el poder y siempre contra los que desafían ese poder, lo que no es el caso de Rosa Diez, firmemente establecida en el establishment por mucho que ella se presente como outsider.

Categorías
Posts

El Papel de las víctimas

No puedo ni imaginar lo que significa que te maten a un hijo. Por eso es muy delicado, o al menos a mí me cuesta mucho hacerlo, criticar la iniciativa de los padres de Marta del Castillo, como antes del padre de Mari Luz, de Sandra Palo y de tantos padres y madres que, ante la muerte injusta y terrible de sus hijos, pretenden modificar las leyes para aumentar las penas. Su afán de buscar justicia es legítimo y puede, además, que ayude a calmar su dolor; es posible que su movilización pública les distraiga por un tiempo y les ayude a pasar esos momentos terribles y a no pensar en su pérdida. A ellos les comprendo. Pero que les comprendamos no quiere decir que estemos de acuerdo. No lo estoy.