La pandemia y la post pandemia tienen sexo

Por lo general y por desgracia las crisis no arreglan las desigualdades sino que las hacen más visibles y, a menudo, las agrandan. Por eso, entre otras cosas, para el feminismo esta crisis sanitaria, social y económica es un aldabonazo que debe requerir mucha de nuestra energía, porque si no la afrontamos con perspectiva de género y si no peleamos porque cada una de las medidas que se tome tenga en cuenta el impacto en la desigualdad previa, nos vamos a encontrar con un aumento espectacular de la misma y una peligrosa erosión de nuestros derechos. También suele decirse que toda crisis conlleva una oportunidad pero, para que lo sea, creo sinceramente que las feministas debemos empeñarnos en ello y recuperar una cierta unidad de acción y un replanteamiento de la agenda inmediata. Si hablamos de derechos de las mujeres hablamos también de justicia social para toda la población y, para ello, para salir con más justicia social del periodo de la post pandemia el feminismo es una herramienta imprescindible que ofrece importantes aportaciones teóricas y políticas capaces de explicar el mundo que vivimos y también el que necesitamos. El feminismo tiene capacidad para explicar las crisis en las que nos vamos a ver inmersos quizá porque, en realidad las mujeres siempre hemos estado en crisis, aunque únicamente cuando éstas afectan a la mayoría de los hombres, se consideran como tales.

Seguir leyendo: Público

Que venga el desorden

Los datos de la EPA son los números de una pandemia con millones de víctimas pero cuyo virus sólo afecta a la gente corriente, no a los ricos. O la Virgen del Rocío es partidaria de los ricos, o no existe, como sabe mucha gente, o no sirve para crear empleo, como sabemos casi todos menos Fátima Báñez; pero la reforma laboral perpetrada por este gobierno tampoco sirve para eso, como también sabíamos casi todos incluidos ellos mismos, los que la hicieron.  El objetivo de la reforma no era crear empleo, como bien dijo la ministra, para lo que sí sirve es para destruirlo y abaratarlo. Hicieron una reforma a medida de los empresarios para poder despedir barato y han hundido el país y su gente, literalmente, en la miseria y la desesperanza. Y por si fuera poco Rajoy nos ha impuesto al frente de la cuestión más sensible y dramática de las que nos afectan a uno de los ministros/ministras más ineptas  de la democracia, a una persona incapaz de hilar una explicación política coherente de las cuestiones que afectan a su ministerio. Leer más “Que venga el desorden”