Aniversario de Chernobil: ¿Para cuándo el debate?

Cuando estamos conmemorando el 25 aniversario del accidente de la central de Chernóbil me doy cuenta de que poca gente sabe cuánta gente murió a consecuencia del mismo. Solemos saber que hubo que evacuar a miles de personas, que miles de niños vienen a España, todavía, a pasar los veranos porque aun sufren de todo tipo de enfermedades a causa de la radiación, pero ignoramos cuánta gente murió como consecuencia directa de la explosión. La realidad es que murieron aproximadamente 25.000 personas.  Tampoco sabemos que hasta 14 años después del accidente no se pudo clausurar la central y no sabemos, seguramente, que aun hoy el problema sigue ahí ya que las cargas radiactivas de la central no se han podido almacenar de forma segura. Leer más “Aniversario de Chernobil: ¿Para cuándo el debate?”

Por un futuro sin nucleares

Imaginemos que un día se nos dice que es mejor que nuestros hijos no beban agua del grifo porque es radioactiva; imaginemos que nos lanzamos a la calle a comprar agua mineral y que no hay para todos. Luego nos enteramos de que el gobierno ha dado instrucciones a las plantas depuradoras de agua para que se abstengan de recoger agua de lluvia porque contiene contaminación radioactiva y después sabemos que tampoco se puede pescar porque el pescado está contaminado. Y no sabemos cuándo acabará esto, ni sabemos tampoco si es verdad o mentira lo que nos dice un gobierno que ya ha mentido, ni cuál es el riesgo real, ni lo que nos pasará en el futuro. Y no tendrá fin, la exposición a la radiación puede perseguirnos toda la vida. No es una película de catástrofes, es lo que pasa en Japón aunque no sea tan visible como una explosión. Es lo que pasa en Japón ahora y lo que ha pasado antes en otros lugares y lo que puede pasar en cualquier otra central nuclear. Leer más “Por un futuro sin nucleares”

Multando la lucha por los derechos humanos

Con la que está cayendo se podrá pensar que no tiene importancia, pero según leo en Público, cuatro ciudadanos españoles que denunciaban públicamente trato discriminatorio a extranjeros por parte de la policía han sido multados con 301 euros cada uno. Los multados forman parte de las Brigadas Vecinales de Observación de los Derechos Humanos, un organización que desde hace un año y medio trata de “visibilizar y documentar de forma pacífica” los controles policiales de identificación y detención de inmigrantes sin papeles. Supongo que el objetivo de la multa es que dejen de denunciar algo que por mucho que Rubalcaba lo niegue, está documentado por dos circulares de la propia Policía que se filtraron a la opinión pública en 2009 y 2010. En una de ellas se establecía un cupo de 35 sin papeles detenidos por semana para una comisaría madrileña, además de promover la detención de “marroquíes”. El Ministerio lo niega y se acabó. Leer más “Multando la lucha por los derechos humanos”

También el agua

A propósito de la película También la lluvia de Itziar Bollaín, la Plataforma contra la privatización del Canal de Isabel II organizó un acto para seguir manifestando su rechazo a esta anunciada privatización, otra más, que se nos viene encima y que es de las más graves que vamos a padecer los sufridos madrileños. En contra de lo que afirman los privatizadores, no se ha podido demostrar que la privatización haga funcionar mejor ningún servicio, a la larga no baja tampoco el precio, sino que acaba subiéndolo, desciende la calidad del mismo y, sobre todo, el derecho de las personas a su uso igualitaria y equitativamente. Leer más “También el agua”

Podríamos empezar por los coches

La situación de contaminación que hemos vivido en algunas ciudades en los últimos días es un claro ejemplo de la necesidad de cambiar no sólo los discursos políticos (y a los políticos) sino mentalidades y formas de vida. Por mucho que se demuestre que la mortalidad aumenta un 5% o que los niños y los ancianos están en peligro, por mucho que sea imposible hacer deporte al aire libre y uno no pare de toser,  nadie se inmuta excepto los ecologistas. Los partidos que gobiernan lo niegan todo, con la seguridad de que la gente prefiere no hacer caso de lo que pasa, y la oposición tampoco dice mucho o lo dice con la boca pequeña. Lo que ocurre es que nadie se atreve todavía a hablar claramente de restringir el uso del coche particular: de desalentar sus ventas y su utilización, e incluso de prohibirlo en algunas circunstancias y en determinados espacios. Leer más “Podríamos empezar por los coches”

Contra la derecha, para cambiar la izquierda

“Estamos contra la derecha y para cambiar la izquierda” Esa fue la frase que pronunció el histórico lider ecologista Daniel Cohn-Bendit ayer en la presentación en sociedad de Equo, el partido verde que pretende convertirse en el referente  electoral de una nueva izquierda.

En un ambiente de esperanza  ante la aparición de un nuevo proyecto ilusionante, en una sala a rebosar, tomaron la palabra la presidenta de Equo, Reyes Montiel; el eurodiputado Daniel Cohn-Bendit; la copresidenta del Partido Verde Europeo, Mónica Frassoni, y el promotor de Equo, Juan López de Uralde. Leer más “Contra la derecha, para cambiar la izquierda”

Hay que cambiarlo todo

La crisis que estamos viviendo no es sólo una crisis económica producida por unos y cuyas consecuencias, de manera injusta, vamos a pagar la mayoría. Esta crisis es distinta a otras que ya ha vivido el capitalismo porque detrás de ella hay una profunda crisis de valores; de valores de vida. Si no cambiamos esos valores vendrán otras crisis que se agravarán cada vez más con crisis medioambientales, con crisis sanitarias, con crisis del agua, de la pobreza etc. Esta es una crisis producida, además de por la avaricia de los que manejan el poder financiero, porque la ciudadanía de los países desarrollados ha cambiado en cincuenta años todos sus valores y se ha convertido en la materia casi inerte sobre la que el capitalismo esculpe sus designios. Leer más “Hay que cambiarlo todo”

Yo también estoy en contra del AVE

Cuando antes de la crisis trataba de explicar este país a los amigos de fuera, les decía que era un país “alicatado hasta el techo”, vamos, un país de nuevos ricos. Eso es lo que éramos y, aunque lo estamos pagando caro, me parece que en esas seguimos. Mis amigos extranjeros no podían entender cómo era posible que sólo con cruzar la frontera el paisaje se llenara de coches último modelo y de marcas carísimas, cuando lo cierto es que viajas por Francia o  cualquier otro país europeo y  abundan  los coches de  hace diez años que la gente cuida y usa sin mayores problemas.  También me cuesta entender la razón de tanto cambio de los pavimentos urbanos que aquí renovamos permanentemente, poniendo cada poco un suelo más caro que el anterior, mientras que en las ciudades europeas ves como las baldosas de las calles llevan colocadas y sin removerse cientos de años, dando además a las ciudades una pátina de belleza allí donde nosotros lo llenamos todo de un granito carísimo y hortera. Aquí todo es nuevo y brillante. Leer más “Yo también estoy en contra del AVE”

Cristina Narbona y su noble intento

Cristina Narbona está entre los 35 “líderes y visionarios”, “héroes del medio ambiente” que “están cambiando el mundo” según la revista Time. Bueno, sería más correcto decir “que intentaron cambiar el mundo”, porque la dejaron cambiarlo poco. La revista destaca que Narbona “se enfrentó a poderosos, como el sector de “la construcción”. Lo más importante que hizo fue diseñar un plan para limitar la construcción en la costa en un intento para devolver las playas españolas a un estado más natural. El plan preveía derribos masivos y le costó, a la larga, la salida del gobierno.

Leer más: http://www.elplural.com/opinion/detail.php?id=25785