Aprendiendo con Nenuco


Lo reconozco estoy perdiendo los nervios y la cabeza. Me pongo tan nerviosa con estas cosas que  me dan ganas de escribir algún post titulado “abajo los hijos”, “acabemos con la maternidad” o algo así, pero mi hijo me ha convencido de que no lo haga, dice que sus amigos le van a mirar con lástima. Y aquí lo dejo dicho:  Por él no lo hago, porque le quiero; y es que se les coge cariño. Pero después de los horrores recién descubiertos con los locos y locas prolactancia, los insultos que he tenido que aguantar, la gente que no me habla etc. tengo que leer ahora una noticia como la siguiente que copio entera dada su trascendencia. No copio el link no vaya a ser que alguien, despistada, le de por visitar la página y le pase algo. Ahí va (los subrayados no son míos) :

“Pensando en estas Navidades y sumándose también a esta corriente que recomienda que el bebé esté cerca de su madre, Nenuco presenta la Cuna Duerme Conmigo, que tiene menos alcance para los profesionales que la guía del Ministerio de Sanidad y Consumo, pero que probablemente provocará más cambios en la gente de a pie, por promover el colecho desde la infancia. Si las niñas de hoy en día duermen con sus “bebés” al ladito, con una cuna que se acopla a tu cama, es más que probable que el día que sean madres vean perfectamente normal hacer lo mismo. De hecho, si tu hija duerme con un bebé acoplado a la cama, hasta tú vas a normalizar algo que quizás hace unos años veías como síntoma de “blandeza” (ya sabéis, “duermes con tus hijos porque eres blanda”).

En la misma web de Nenuco (sección “Muñecos”), donde muestran una imagen de la cuna, vemos como eslogan la frase “No quiere dormir solito”, que demuestra cuánto han cambiado las cosas.

Sólo una pega, con la cuna y el bebé viene un biberón como accesorio, que yo no habría añadido para hacer del pack un juguete normalizador muy recomendable, pensado para divertirse y para educar en la salud de los bebés. Digamos que el biberón lo vendería como accesorio independiente. Pero bueno, el año que viene, quizás… no queramos que el mundo cambie de un día para otro.  La Cuna duerme conmigo de Nenuco puede comprarse a en las tiendas por un precio cercano a los 35 euros”.

De la noticia destacaría algunas cosillas. No se trata de una página publicitaria, sino de una web dedicada a la maternidad y la lactancia. La noticia, además,  la firma Armando, un señor que no se sabe por qué no duerme él mismo con su bebé pegadito ni se preocupa de que su hijo Armandito vaya aprendiendo también. El artefacto tiene la ventaja, se nos informa,  que si tu hija duerme con una cuna adosada, tú misma, madre desnaturalizada, que seguramente soñó con liberarse,  te llegarás a dar cuenta de lo mal que lo hiciste y llegarás a “naturalizar” (palabra clave) que la cosa tiene remedio. Tu no lo hiciste, pero tu hija aun está a tiempo.

El artefacto infecto, no obstante, tiene una pega:  EL MUÑECO TRAE UN BIBERÓN COMO ACCESORIO. Horror, horror, ese arma de destrucción masiva. Pues que se vaya enterando Armando de que el capitalismo no repara en nada y que como crea que el muñeco se vende mejor con biberón que sin él, pues ahí que lo ponen, sin pensar en el daño que hacen. También cabe la posibilidad de que las marcas jugueteras todavía no hayan descubierto la manera de sacar en los anuncios de Navidad  a niñas de siete años dando de mamar a un muñeco gordo; todavía queda un poco raro, pero vamos a darles un par de años y ya encontrarán la manera.

De todo lo que dice Armando en esta noticia  lo más cierto es que esto nos demuestra, sí,cuánto han cambiado las cosas, según Armando para bien.  Eso no se puede negar, las cosas  están cambiando para bien de Armando y de todos los Armandos de este mundo. Y ahora vamos, barra libre para insultarme.

65 comentarios

  1. Muajua,jua,jua,jua, jua,jua…. No comparto muchas de las cosas que dices sobre lactancia y entiendo otras. En cualquier caso me he reído mucho con esta entrada. Buen día de elecciones aunque llueva y discutas sobre el funcionamiento de los ascensores.

    1. Bueno, gracias, este sí que lo publico. Aunque no compartas cosas sobre lactancia, lo importante es poder hablar. El día ha comenzado lluvioso y nos tememos un tsunami para el final, ojala que no.

  2. Qué espanto, por favor, el muñecajo, el biberón, el que a las pobres niñas se las quiera adoctrinar ya desde la cuna (nunca mejor dicho), el tal Armando y toda industria (mainstream) juguetera. Pa’llorar.

  3. ¿Y a quién le importa con quién duermen los hijos de los demás????

    1. Por supuesto no voy a insultar tan Claro argumento ,como siempre tienes razón,gracias

    1. Dios mío!

  4. Sé de qué web hablas y creo incluso que comenté en esa entrada porque me pareció lamentable el planteamiento. Aunque creo que fui la única a la que no le gustó… Esa web que tiene algunas cosas interesantes, pero entre todos sus articulistas hay un par que a veces son para salir corriendo.

  5. Creo que hay que avanzar, aquel feminismo homogeneo y compacto en donde solo se piensa en la lucha por la Igualdad debe incluir las luchas propias de las mujeres, de aquellas que damos valor a las tetas, los úteros, a estar en casa con los hijos no para perpetuar el “machismo” sino pensando en nuestros deseos libres y naturales, como el bien estar de nuestros hijos ” mamiferos”. El feminismo no debe homogenizar los sentimientos hacia la maternidad. Cada mujer es libre de elegir su manera bien informada y conectada de si misma. Y cada mujer debe respetar la decisión de otra. Mujeres y hombres son responsables del cuidado de los hijos/as. Pero indiscutiblemente gestar , parir y amamantar es una decisión femenina que debe estar guiada por el placer y la consciencia .

    1. Inclu yo tu comentario porque en realidad podría estar de acuerdo en una parte o en el argumento general, pero no en la manera en que se expresa. Nadie puede tener nada en contra de la lactancia materna elegida y disfrutada. Hasta ahí podemos estar de acuerdo. el problema es cuando me doy cuenta que no, que la inmensa mayoría de estas (y sobre todo estos) opinan que la que elige por las razones que sea no dar de mamar es peor madre, no está informada, está guiada por la falsa consciencia. Es una elección no posible, es una elección peor así que, en realidad no admiten la elección. Elección se refiere también a la posibilidad de elegir no dar de mamar ¿no?. Ser proelección se referiría a lo primero pero desde el momento en que se incluyen consideraciones del tipo natural ya no, porque todas esas consideraciones parten siempre de una superioridad que se cree que otorga la naturalez como instancia final de decisión. Lo cual, además, incluye siempre, en todos estos argumentos la idea de que es mejor ser madre que no serlo. Se supone que si das importancia a tus tetas y a tu útero es porque eres madre con lo que yo se produce una identificación que late en todos los argumentos prolactancia de que la mujer es madre, de que mujer y madre son equivalentes. Las mujeres pueden gozosa y libremente elegir no ser madres, o serlo, dar de mamar o no dar. Y todas esas elecciones son válidas, legítimas y de igual valor.

      1. Claro que se puede elegir no dar de mamar, pero siempre teniendo toda la información por delante, es decir, sabiendo todos los inconvenientes que tiene dar el biberón. No vale que te bombardeen en la tele con las virtudes de la leches preparadas, que muchos de los pediatras no estén ni siquiera informados y que te digan “con la boca chica” que la lactancia materna es lo mejor, pero que no pasa nada si le das biberón…Hombre, nadie se muere en el primer mundo por tomar biberón en principio (que si en el tercero), pero la normal desde la medicina, sería contemplar como norma biológica la lactancia natural. Lo importante más que si es una buena o mala elección es que sea una elección consciente, smplemente, y por supuesto no creo que la lactancia se deba llevar a cabo por obligación, no sería beneficioso para ninguna de las dos partes

      2. También es una elección llevar al bebé sin silla de seguridad en el coche y nadie dudaría en pensar qué eres una mala madre o un mal padre si lo haces. Creo que cuando conoces todos los beneficios de los que le privas si no le das el pecho, ya no se trata sólo de poder elegir como mujer lo que quieres hacer con tú vida (y con tú teta), sino también de elegir lo mejor para tu hijo. El hecho de tomar libremente la decisión de traer un hijo al mundo, debe implicar el reconocimiento de que desde ese momento no tienes que pensar sólo en ti.

      3. Beatriz Gimeno

        Igualito sí no dar de mamar que llevarlo sin silla. Esa comparación sólo demuestra que sí, que estáis locas.

      4. Evidentemente no es lo mismo, sólo pretendía hacer ver que puede que las decisiones nos hagan sentir más libres pero tengan consecuencias. Con tu falta de respeto has perdido toda la credibilidad.

  6. Hola Beatriz, permiso…
    te copio un texto de mi compañera de la Colectiva Maternidad Libertaria ( Vero Diz)…a ver si aclara y profundiza un poco el debate… abro nomás… y que ruede nomás…
    abrazos
    sol

    Revolución social y maternidad?
    ¿feminismo y maternidad?

    Habitamos, felices, nuestros cuerpos de mujeres convencidas de que ser madres no es un destino inevitable y obligatorio. Muy por el contrario, la maternidad debería ser consecuencia de nuestro deseo más profundo. Y decimos “debería” porque cuando la educación sexual y el acceso a anticonceptivos no pasa de ser una mera declaración de principios que el Estado no termina de decidirse a implementar ¿cómo encontrarse con una misma? ¿cómo atreverse a desoír milenios de mandatos?

    Frente a un nuevo Encuentro Nacional de Mujeres pensamos que deberíamos trascender la vieja antinomia que viene dándose dentro del movimiento de mujeres, esto es: el derecho a decidir, a favor del aborto libre, legal y gratuito versus la maternidad patriarcal, la madre sufriente que pare con dolor, una mujer que siente a sus hijos/as como un pesado yunque que la hunden en las profundidades de la mediocridad y del hogar.

    Esa antinomia es falsa, entre otras cosas, porque nadie quiere abortar, si existe la necesidad de hacerlo y los índices de mujeres que interrumpen su embarazo es enorme es porque vivimos en un sistema que nos impide vivir nuestra sexualidad en libertad. Es la opresión patriarcal la que nos niega el derecho a decidir sobre nuestros cuerpos y la que organizó un modelo de mujer que equivale a una madre que es guardiana de los privilegios de los varones, una madre alejada de sus deseos y de las otras mujeres.

    Por eso pensamos ¿por qué el viejo slogan feminista Nosotras parimos, nosotras decidimos está pensado en términos de: o decido abortar o decido parir pero cómo, en qué condiciones de violencia e indefensión parece no importarle a nadie? Pero luego resulta que si las que tuvimos hijas/os hablamos de cómo fuimos tratadas en el parto sobran las historias de terror. Pero cómo ¿no era que lo personal es político?

    No hay nada más político que mantener en la clandestinidad el aborto y el maltrato a las mujeres durante nuestra gestación y el parto. Nos infantilizan, nos pesan y nos miden como a vacas y al momento de parir –si es que nos dejan- toman decisiones por nosotras, nos atan las piernas, nos anestesian, nos mandan a callar, nos acuestan, nos cortan, nos separan de nuestras bebes y todo es muy normal, ¿todo es muy normal?. Y decimos que es político porque parir es una experiencia de poder enorme ¿será por eso que el patriarcado nos sentenció a parir con dolor y a obedecer al varón hace ya más de 5 mil años? ¿será por eso que nos separa de nuestros hijos/as y se los apropia como una mercancía imponiendo el nombre del padre como quien marca al ganado o a un producto? ¿será que el capitalismo nos desdibuja como personas? ¿será que el capitalismo necesitaba de nuestra mano de obra que hace unas décadas atrás los médicos –esclavos de los laboratorios- nos mandaban a alimentar con mamadera? ¿será que hay evidencia científica en contrario que ahora la “moda” es amamantar pero el mercado de trabajo nos manda a que volvamos a nuestro puesto de trabajo a los 45 días de nacidas nuestras crías?

    Mientras nosotras nos preguntamos, nos contestamos, caminamos y nos encontramos. Y nos organizamos en esta colectiva para que nuestras experiencias de partos felices dejen de ser un lindo testimonio que se cuenta a los amigos/s o se cuelga en internet y que nuestras experiencias de maltrato dejen de llorar y sean grito que denuncia para que al fin pueda cicatrizar tanto corte en nuestros úteros, en nuestras vaginas y en nuestras almas.

    Porque sí, somos madres, madres orgullosas de nuestra elección, madres rebeldes, madres gozosas, madres antipatriarcales, madres anticapitalistas, madres luchadoras, madres que parimos con placer, madres que lamemos a nuestros/as bebés cuando nacen, criamos con amor, dormimos con nuestros/as niños, madres repletas de fluidos. Madres que nos proponemos nada más ni nada menos que cuestionarnos todo, poner al mundo de cabeza para parirlo de nuevo con placer y con poder, por supuesto.

    Habitamos, felices, nuestros cuerpos de mujeres convencidas de que ser madres no es un destino inevitable y obligatorio. Muy por el contrario, la maternidad debería ser consecuencia de nuestro deseo más profundo. Y decimos “debería” porque cuando la educación sexual y el acceso a anticonceptivos no pasa de ser una mera declaración de principios que el Estado no termina de decidirse a implementar ¿cómo encontrarse con una misma? ¿cómo atreverse a desoír milenios de mandatos?

    Frente a un nuevo Encuentro Nacional de Mujeres pensamos que deberíamos trascender la vieja antinomia que viene dándose dentro del movimiento de mujeres, esto es: el derecho a decidir, a favor del aborto libre, legal y gratuito versus la maternidad patriarcal, la madre sufriente que pare con dolor, una mujer que siente a sus hijos/as como un pesado yunque que la hunden en las profundidades de la mediocridad y del hogar.

    Esa antinomia es falsa, entre otras cosas, porque nadie quiere abortar, si existe la necesidad de hacerlo y los índices de mujeres que interrumpen su embarazo es enorme es porque vivimos en un sistema que nos impide vivir nuestra sexualidad en libertad. Es la opresión patriarcal la que nos niega el derecho a decidir sobre nuestros cuerpos y la que organizó un modelo de mujer que equivale a una madre que es guardiana de los privilegios de los varones, una madre alejada de sus deseos y de las otras mujeres.

    Por eso pensamos ¿por qué el viejo slogan feminista Nosotras parimos, nosotras decidimos está pensado en términos de: o decido abortar o decido parir pero cómo, en qué condiciones de violencia e indefensión parece no importarle a nadie? Pero luego resulta que si las que tuvimos hijas/os hablamos de cómo fuimos tratadas en el parto sobran las historias de terror. Pero cómo ¿no era que lo personal es político?

    No hay nada más político que mantener en la clandestinidad el aborto y el maltrato a las mujeres durante nuestra gestación y el parto. Nos infantilizan, nos pesan y nos miden como a vacas y al momento de parir –si es que nos dejan- toman decisiones por nosotras, nos atan las piernas, nos anestesian, nos mandan a callar, nos acuestan, nos cortan, nos separan de nuestras bebes y todo es muy normal, ¿todo es muy normal?. Y decimos que es político porque parir es una experiencia de poder enorme ¿será por eso que el patriarcado nos sentenció a parir con dolor y a obedecer al varón hace ya más de 5 mil años? ¿será por eso que nos separa de nuestros hijos/as y se los apropia como una mercancía imponiendo el nombre del padre como quien marca al ganado o a un producto? ¿será que el capitalismo nos desdibuja como personas? ¿será que el capitalismo necesitaba de nuestra mano de obra que hace unas décadas atrás los médicos –esclavos de los laboratorios- nos mandaban a alimentar con mamadera? ¿será que hay evidencia científica en contrario que ahora la “moda” es amamantar pero el mercado de trabajo nos manda a que volvamos a nuestro puesto de trabajo a los 45 días de nacidas nuestras crías?

    Mientras nosotras nos preguntamos, nos contestamos, caminamos y nos encontramos. Y nos organizamos en esta colectiva para que nuestras experiencias de partos felices dejen de ser un lindo testimonio que se cuenta a los amigos/s o se cuelga en internet y que nuestras experiencias de maltrato dejen de llorar y sean grito que denuncia para que al fin pueda cicatrizar tanto corte en nuestros úteros, en nuestras vaginas y en nuestras almas.

    Porque sí, somos madres, madres orgullosas de nuestra elección, madres rebeldes, madres gozosas, madres antipatriarcales, madres anticapitalistas, madres luchadoras, madres que parimos con placer, madres que lamemos a nuestros/as bebés cuando nacen, criamos con amor, dormimos con nuestros/as niños, madres repletas de fluidos. Madres que nos proponemos nada más ni nada menos que cuestionarnos todo, poner al mundo de cabeza para parirlo de nuevo con placer y con poder, por supuesto.

    http://maternidadlibertaria.webs.com/

    Amor y Lucha!!

    1. Cuelgo tu comentario porque me parece que enriquece el debate y porque yo también soy yna madre orgullosa, rebelde y gozosa. No obstante, sigo discrepando, respetuosamente, con toda esa mística del placer maternal cuando es obligatorio. soy madre orgullosa, que no quiso orgullosamente dar de mamar y madre a la que no le gustó el parto y se lo hubiera ahorrado. Y, además, hay muchas mujeres antipatriarcales, libres y orgullosas que ni son madres, ni quieren serlo, ni les gusta serlo. La mística de la maternidad es tan antigua que resignificarla es imposible porque todos esos significados, excepto el de antipatriarcal, ya los tiene. Pero gracias en todo caso por tu aportación.

  7. Dormir con un muñeco? la leche…
    Bueno muchas nacimos anti-patriarcales nos guste o apetezca o no ser madres, amamantar o el resto de asuntos, así es. Y nos gustaran o no las muñecas, los muñecos y toda clase de parafernalias.
    Por cierto creo recordar que existieron realmente esas mujeres que si parían un niño varón lo daban a alguna aldea, o .. lo mataban? No lo creo. Pero a eso igual si se le podía considerar anti-patriarcal.. no se si estoy saliendo del tema. No eran las amazonas? O igual era pura leyenda solamente recreada por el cine.
    Pero ahí está la clave de todo: poder elegir. Lamentablemente muchas mujeres en el mundo no pueden elegir, ni si ser madre o no, ni si llevar una ropa o unos aros en la nariz o no, si tráele el agua a su marido o su padre, si llevar las cabras o no, en fin.. todas esas cosas que las hace no ya buenas madres sino “responsables y amantes de su comunidad” o no… y tachadas desde “solteronas” a zorras pasando por mil lindezas en miles de lenguas.. Pero si.. no a todas les apetece reproducirse, ¿que tan malo es buscarse la vida pasando de lo que se consideraría esos rollos..? y ahí es donde deberíamos incidir: en que todas las mujeres puedan elegir cuanto más libremente, mejor. Que esas mujeres no sean tachadas de anti mujeres por ser independientes.
    Es la misma línea de la presión sexualista machista, tan interiorizada por las propias mujeres en el acervo “cultural” que hizo decir a una compañera mía esa frase tan absurda: (viendo a un chico que le gustaba) “Ven y hazme mujer”. Yo, escuchando aquello no pude menos que mirarla entre el cachondeo y el horror: pero que dices muchacha, será “ven y hazme madre”, si acaso, “pero acaso no eres bastante mujer sin el toque de un macho?” En serio.. es que es todo tan curioso.
    Pues lo mismo pasa con la maternidad.. algo así como si no hay hijos no hay “verdadera mujer” (¿y tampoco hay verdadero hombre si no se va de putas y mata un oso negro a media noche y se pega borracheras.. o de que va todo esto?)
    A mi me gusta mucho esa palabra: independencia, a veces se me antoja algo cercano a un individualismo egoísta pero que diablos! El “egoísmo” independiente es muy sano, si, muy justo y necesario.

  8. Me gustaría introducir una aclaración al debate madre-mujer-feminista… Parece que siempre se habla de que las madres “pro-teta”, o más genéricamente “pro- crianza con apego”, las que entendemos la maternidad como algo muy importante en nuestras vidas, creemos que la maternidad es la única forma posible de realización de una mujer. Nada más lejos de la realidad (o al menos, de mi forma de entender esto). Es la mejor forma de nuestra realización personal, sí. Pero no la de todas las mujeres. No ser madre no es ser menos mujer. ¡Faltaría más!.

    La maternidad sí debería se una de las decisión más conscientes que se toman en la vida (por eso de que “es para siempre” y por el hecho de implicar a “terceros” en una decisión propia). Y se puede decidir serlo o no. Y no creo que haya ninguna connotación negativa en las “no madres”. Lo que yo sí que veo es que hay muchas mujeres que resultan madres sin desearlo realmente. Porque toca, porque se lleva, o porque parece que es el destino “natural” de todas las mujeres a partir de cierta edad… y después, se pasan la vida renegando de sus hijos. Huyendo de ellos como de la peste. Hartándose y hartando a los demás. Viviendo eternamente atrapadas en una realidad no elegida conscientemente y, encima, trasladando sus frustraciones e insatisfacciones a los que menos culpa tienen -que son sus hijos-. Contra este tipo de madres es contra el que yo sí puedo cargar mis tintas. No entiendo a las madres a las que sus hijos parecen molestarles sistemáticamente. Para mi tiene mucho más mérito (y por supuesto, todos mis respetos y admiración) aquella mujer (u hombre) que decide que no quiere tener hijos que quien los tiene sin realmente quererlos… Porque sí, todos sabemos, que los niños son muy majos… para un rato.

    Y ahí es donde creo que hay un discurso poco acertado. No creo que nadie reproche a las mujeres no madres que hayan decidido no serlo… Al contrario. Habría que aplaudirlas. Eso sí es tener las ideas claras y ser independiente.

    Por eso, no confundamos. Elegir una maternidad consciente no hace de menos (ni de más) a nadie. Pero seamos madres porque queramos serlo (con todo lo que implica ser madre). No porque nos digan que toca o se lleve.

  9. Nadie dice lo contrario, pero lo que si esta claro, y no porque se lo haya inventado una madre o padre pro lactancia sino por estudios científicos demostrados es que la mejor opción para alimentar un bebé por todos los beneficios positivos que le produce (no solo a nivel alimentício sino tb psicológico, como por ejemplo el apego, la seguridad que se le transmite, su conciencia corporal formada a partir del contacto directo con el cuerpo de la madre…y un laaaaarrggiiissssiiimmmo etc. que podeis descubrir a tan solo un click en internet) es la lactancia materna.
    Evidentemente no pongo en duda que toda madre y espero que tb padre lo que quieren és lo mejor para su bebé, y si esta és la mejor opción porqué tiene que ser considerada machista? No tiene nada que ver con que la madre se tenga que quedar en casa amamantando, hay precisamente madres que amamantan, que salen a donde les da la gana y dan el pecho a sus hijos donde les da la gana tb. de la forma más natural del mundo, igual que las que dan biberón, entonces que problema hay, que os indigna tantísimo? porque realmente no veo el motivo para asociar lactancia a machismo, simplemente se defiende lo que es mejor para el bebé, y que la leche materna es mejor que la artificial o de substitución está clarísimo desde hace muchos años.
    No esconderá esto en el fondo un cierto sentimiento de culpa por haber priorizado(o por necesidad económica, cada uno tiene sus motivos) una vuelta al trabajo en lugar de estar con un hijo de 4 meses, o por no reconocer que la maternidad es más difícil de compaginar con la vida a la que estábamos acostumbrados anteriormente de lo que nos habíamos imaginado, o por sentirnos desbordadas con la nueva situación, o por no acostumbrarnos al cambio espectacular que da no solo nuestra vida, sinó tb nuestro cuerpo al tener un hijo??? No será que la situación nos desborda? Recomiendo una lectura a los libros de una autora que seguro conocéis, Laura Gutman, que aunque en algunos aspectos no estoy de acuerdo (el papel de “molestia” que según ella juega el padre en el nacimiento de un hijo), este tema lo trata y explica claramente y con mucho tacto.

    Ah! y que conste que no soy madre, pero tengo un contacto/vínculo muy estrecho con el mundo infantil y de la educación.

    Saludos.

    1. Hola, Cristina me ha parecido interesante lo que dices pero creo que no dejas claro que lo que decía y criticaba Beatriz era la IMPOSICIÓN y la presión a amamantar por obligación.
      Por esa mitificación de la maternidad misma y por mitificación del mayor bienestar del hijo, que decía existe esa presión abrumadora y hace sentir culpables a mujeres que igual no lo tienen por algo placentero (puedo concretar en familiares mios) y ni siquiera, me atrevo a decir, feministas ni por nada. Y simplemente no lo hicieron o lo hicieron menos que lo que pueda recomendarse saludable para el bebé. Tanta demostración de hechos saludables para los bebés estarán muy bien, mas que me alegro yo que se pueda criar a alguien con mejor salud, sin gastar pasta extra en leche maternizada de botes y encima natural, oiga, suena muy bien. Pero no pasando por encima de los derechos e independencia de la madre y sin presionar a las mujeres, si no se puede, no se lleva placenteramente, o no se quiere pues oiga.. “dale tu de mamar”, ya que “tanta ilusión te hace”, le diría al médico, la mami o a quien fuera. Lo explicó estupendamente la anfitriona en este sitio. Y mira que insisto, esto de pasar de dar de mamar lo hace gente hasta del Opus, no te digo mas.
      Es como decía Blanca tener los hijos si se quiere, conscientemente, y con toda la ayuda del mundo. Si, yo creo que si abruma,y tanta mitificación agobia y no me extraña que hasta los hijos más implicados en toda esa mitificación de la reproducción se vayan a vivir lejos de algunos padres y abuelos presionadores, lejos de médicos cargantes.. aunque luego a veces resulte que piden ayuda a los sufridos abuelos y a los médicos de los que se salió huyendo, debido a la presión de la propia responsabilidad, las enfermedades de los niños, los horarios escolares, las presiones laborales, la necesidad de ahorrar.. que lleva al uso y abuso de los abuelos. ..etc, etc… pero eso es otro cantar.

  10. ¿Por qué censura usted ciertos comentarios? Me gustaría una respuesta.

    1. Pues lo he dicho mil veces en varios post. Mi blog es como mi casa. No es un servicio público ni un lugar en el que yo quiera dar espacio a opiniones que no me parecen bien. El telediario es un servicio público, un blog institucional es un servicio público en el que deben darse cabida a todas las opiniones. Mi blog es personal. Es, si quiere, un lugar para dar a conocer mis opiniones y aquellas opiniones que comparto, por las que trabajo y que lucho por extender. Es curioso que sólo ustedes (los que buscan imponer sus opiniones) tengan esa confusión fundamental entre un blog personal y un lugar en el que todo tiene cabida, incluso lo que es contrario a mi manera de pensar y contra lo que lucho. Es decir, yo no entro en sus blogs pretendiendo que publiquen mis comentarios, de hecho no entro. Ustedes tienen derecho a tener sus blogs, a exponer sus opiniones, a luchar por imponerlas y extenderlas, pero no desde mi casa, mi espacio, mi blog. MI blog es como un libro que yo escribo, expongo lo que yo pienso, no lo que piensan los demás, y mucho menos si lo que los demás piensan es completamente contrario a lo que pienso yo. Y eso no tiene nada que ver con la censura. es como si me exigieran que desde el balcón de mi casa colgara una pancarta con un lema contrario al derecho al aborto, por ejemplo. Pues este es mi blog, es un espacio pagado por mí y para mí. Los fundamentalistas tienen esa confusión: lo que es suyo es suyo, y lo que es de los demás, también es suyo.

    2. Tranquila Cris, yo tb perdí mi tiempo creando una respuesta para Terebelive, intentando continuar con el comentario que ella hizo sobre un comentario mio, pero no lo colgó, si no opinas los mismo, parece que no interesa, ya lo ha explicado claramente Beatriz en una entrada posterior, la libertad que tanto se defiende, parece que no se aplica, y ya veremos si se cuelga este comentario….

  11. ¡Ay! Beatriz, cuánto siento que te hayas perdido algo tan maravilloso como es dormir junto a tu bebé, sentir su calor, su respiración, su olorcito… Es algo tan maravilloso que no vale la pena defender, ¡Solo vale la pena vivirlo! y a las que lo criticáis tan abiertamente y creéis que las que lo hacemos somos menos “libres” sólo me queda decir, que siento mucho que os lo hayais perdido. Saludos

    1. Mira, te diré algo porque estoy harta y es que no teneis ni idea de lo que significa la palabra y el concepto de libertad de elección. Dormí junto a mi niño todo el tiempo que pude, lo viví, me gustó, fui muy feliz. No critico a las que lo hacen, porque yo lo hice. Critico a las que no dejan elegir a aquellas que no quieren ese modelo de ser madres, porque tienen derecho, porque cada parto es distinto, porque la maternidad se puede vivir de muchas maneras, porque cada momento de la vida también es distinto, porque la libertad es lo más importante de ser madre, o de no serlo. Y sobre todo critico todo lo que desde la cultura (en este caso juguetes) quiere enseñar una sola manera de ser madre o incluso a ser madre en lugar de a ser ministra, por ejemplo. Sospecho cuando nos quieren enseñar a ser madres porque, no se si te has dado cuenta pero no hace falta que nos enseñen/empujen a ser madres, llevamos siéndolo millones de años y lo seremos hasta que se acabe la especie, Necesitamos que nos enseñen a ser fontaneras, ministras, obreras de la construcción o economistas. Y necesitamos también que nos enseñen y enseñemos nosotras a otras que se puede no ser madre, que un padre es igual que una madre, que una mujer que no es madre puede ser igual de feliz y que una madre obligada por este fundamentalismo absurdo a ser la madre que no quiere ser será una mala madre, una madre deprimida y a disguto. ¡Qué pesadez!

      1. No entiendo nada. Lo que trata de imponer la sociedad son los biberones, el pecho si es solo cada 3 horas y 10 minutos de cada teta, el que el bebe duerma solo desde los 6 meses más o menos, no coger al bebe mucho en brazos pq se malcría……Los juguetes que hasta ahora se han vendido, eran chupetes, biberones, cunas sin barandillla para adosar a la cama de los padres, y no veo que eso te haya molestado, ni que hayas creído que estaban tratando de imponernos nada con ese tipo de juguetes. Lo que me han dicho a mi siempre es que mi hijo está viciado con la teta, que he hecho fatal en dormir con él, que le pusiera un chupete, el pediatra me dijo que le destetara ya pq tenía ya 1 año, etc, etc.Todo esto está en la memoria colectiva de la gente, de forma que aunque se ha visto lo equivocadas que son algunas de estas creencias desde la neurociencia (que ha estudiado cómo es el cerebro de los bebés) , éstas han calado tanto, que la mayoría de la gente sigue pensando que eso es lo que debe hacerse y por supuesto no dejan de recordárnoslo a los que no lo queremos hacer así. La presión de la sociedad viene desde el lado contrario al que tú dices, Beatriz , de ahí que hayan surgido los grupos de apoyo a la lactancia, para ayudar a las madres que deciden amamantar, ya que a mayoría de los médicos no están actualizados sobre el tema y muchas lactancias se malogran, demasiadas, de madres que quiere amamantar y luchan por ello. Voy a uno en mi ciudad, en el que me han apoyado y ayudado con mi lactancia, y allí también abundan las madres que dan biberón por la razón que sea, pero que se sienten bien compartiendo experiencias, y convivimos todas pacíficamente. A mi todo lo que dices me parece el mundo al revés

      2. Beatriz Gimeno

        Bueno, estos grupos dicen eso que tu dices para parecer perseguidos, lo cual les genera simpatía. Es un viejo truco, así pueden beneficiarse encima de lo que significa en esta sociedad ir contra corriente. Mi experiencia nefasta es la que conté, la peor semana de mi vida en el hospital tratando de poder imponer mi vountad; mi cuñada ginecóloga me dice que en la actualidad es imposible que ella les diga a las madres que si no quieren dar de mamar no lo hagan porque en su hospital público ni siquiera ella puede dar biberones, que las enfermeras, la política del hospital y las prolactancia que van a dar clases imponen que cualquier médica que hable de biberones sea mal vista, y si lees los comentarios verás que hay las que desprecian e insultan a las que somos proelección, y luego hay muchos comentarios de madres explicando lo mal que lo pasaron porque, efectivamente, no nos dejaron elegir, no nos permitieron elegir, en realidad. La presión para que creas que si prefieres el biberon sin tener ninguna razón más que tu propia voluntad eres mala madre es inmensa.

      3. No es que los profesionales de la salud tengan que ser pro lactancia, es que tienen que ser pro SALUD PUBLICA, y eso implica que hagan todo lo posible para que a los niños se les alimente con el alimento, que mas va a promover la SALUD PUBLICA, el que esta adaptado a ellos, para que se enfermen menos, para que obtengan todas las defensas necesarias para crear un sistema inmunitario lo mejor posible, y de esta forma, tenga que acudir menos a los servicios medicos, y sus familiares tengan que faltar menos al trabajo, por esto parece que poco a poco y no en todos los hospitales, se esta promoviendo la lactancia materna, porque es lo mejor para sus “pacientes” del mismo modo que insistirian en que no se le ningun alimento solido hasta los 6 meses porque aunque no se vaya a morir por comer unas lentejas y un zumo de meloconto con 3 meses no es el mejor alimento para su edad y para su salud. Pero no solo se trata de la salud del niño, sino de la madre, porque amamantar hace que se segregue oxitociona, la hormona del amor, lo que influye en que la madre que amamanta tenga menos posibilidades de sufrir depresion porst parto, ademas que si la madre ha sufrido diabetes gestacional hace que los niveles de glucosa desciendan, se queman 500 calorias al dia y la recuperacion fisica del embarazo y el parto se produce antes. Pero yo añadiria a todo esto, los beneficios emocionales para la madre y para el bebe o niño, porque amamantar no es solo SALUD PUBLICA, vale! me estoy contradiciendo, pero necesitaba empezar con un argumento cuantificable por lo tanto irrebatible 🙂 No conozco a ninguna mujer que pasados los primeros y duros dias despues del parto amamantando a demanda a su pequeño no se sienta encantada con la experiencia del amamantamiento, es cierto, en muchas ocasiones, los primeros dias son malos, dificiles, por eso los profesionales que lo hacen, insisten mucho en que superado eso lo que viene despues es maravilloso para los dos, porque el apego que se establece entre madre e hijo es inigualable y dificilmente sustituible, ese coctel de hormonas segregadas por madre e hijo, son naturaleza pura.

      4. Beatriz Gimeno

        Tu comentario indica más o menos lo que yo vengo sosteniendo. Mi cuerpo no está al servicio de la salud pública, los cuerpos de las mujeres nos pertenencen a cada una de nosotras y no a la colectividad y ni siquiera a nuestros hijos, a nosotras únicamente. Cuando yo decido tener un hijo no decido donar mi cuerpo, mi bienestar, mi apetencia, mi descanso, mi dolor, ni al parto, ni a mi hijo, ni a la salud pública. Tu comentario no es más que una variante (que demuestra lo poquísimo que ha cambiado la mentalidad) de los que en el siglo XIX sostenían que los cuerpos de las mujeres son para la nación en lo referente a la natalidad. No.
        Lo segundo, lee los comentarios de las mujeres que aquí mismo dicen haber sufrido una auténtica presión para que dieran de mamar. Si tu no conoces es porque no has querido conocer. Conozco a decenas de mujeres que se han puesto en contacto conmigo para decirme que dar de mamar fue la peor experiencia de sus vidas. Estoy convencida de que para muchas mujeres habrá sido la mejor, claro, y por supuesto que apoyo que la disfruten lo más que puedan. Por supuesto que tengo amigas cercanas y familiares que han dado de mamar y lo han disfrutado enormemente también. Lo he visto. He estado con ellas, me he alegrado, me ha encantado verlo. Volvemos al principio. Es una experiencia absolutamente personal que depende sólo de cada una, de sus condiciones físicas desde luego, pero también de la situación personal, laboral, vital etc. Y de los gustos personales. La sensación de dar de mamar a muchas no nos gusta absolutamente nada. A mí no me gustó, me resultaba profundamente desagradable. Cualquier sensación física es absolutamente personal, ninguna puede imponerse. Y repito, mi cuerpo no es de la salud pública, sino mío y no lo dono por cierto.

  12. Pues hija, de todo tu texto no he entendido nada de lo q acabas de explicar… Con tu ultimo comentario estoy 100×100 de acuerdo! El instinto lo llevamos dentro y no hace ninguna falta q nos lo enseñen con juguetes. A mi tampoco me gustan nada los juguetes sexistas.

  13. A Zul:
    No, mi blog es un medio de expresión con una línea editorial clara, como un periódico. Al principio no llamé nada a las prolactancia, creía que era un derecho nada más. Yo no creo estar en la verdad de nada, pero tengo mis convicciones, como tu las tuyas. A mi se me obligó a dar de mamar, se torturó a mi hijo, al que se obligó a pasar hambre y muchos hombres y mujeres me cuentan que eso es hoy día lo común, la presión, el no dejarte salir del hospital hasta que no dices que sí, que darás de mamar, el aparecer en tu habitación aunque no quieras, el que no te dan un biberon ni te retiran la leche aunque lo quieras, tratándote como una menor.Muchos médicos y comadronas me han trasnmitido esa sensación y esa queja, muchos me han dicho que creen que haceis un flaco favor a las mujeres. Otras muchas están encantadas con vosotras, Yo me pongo del lado de los primeros.
    Mi blog es un medio de expresión feminista, prolibertad en la lactancia, pro aborto, antilactancia obligatoria y lo demás no entra. El tuyo será otra cosa y me parece muy bien. Claro que tengo derecho a un medio de comunicación mío para intentar convencer de lo que a mí me parece bien, fataría más, eso es un blog. Es que ni siquiera veis la diferencia, estáis tan imbuidos de razón que pensais que esas razones tienen por narices que llegar a todo el mundo a través de cualquier medio. Usad los vuestros, vuestras razones a mi me parecen perniciosas para las mujeres y la igualdad.

    1. pues eso; más claro imposible, no? Tu crees que se habrán enterado?

  14. A ver, no quiero polemizar sobre el tema. Soy prolactancia y podría decirse que soy “lactivista”. Porque comparto el derecho de toda mujer a decidir. Y estoy segura de que nadie puede tomar una decisión por otra persona. Y para tomar una decisión de este calado: dar o no dar la teta, hay que estar muy informada. Eso, desde mi punto de vista personal. Es verdad que habrá mujeres que decidan presionadas por el miedo, las convicciones sociales o demás fantasmas. Y habrá mujeres que decidan con más libertad. En todo esto de la crianza, y todos los que tenemos hijos podemos afirmar, hemos vivido con multitud de expectativas sobre lo que hacemos con nuestros hijos, expectativas por parte de nuestras propias madres, compañeros, amigas, pediatras. Se nos ha seguido tratando como niñas incapaces de tomar decisiones adultas una vez que somos madres. Esto tanto para dar la teta como para no darla. Por eso, porque no es fácil situarse en esta sociedad de metomentodos, cualquier decisión es difícil de tomar. Y cualquier decisión es respetable. Nadie puede demostrar a ciencia cierta si la teta es mejor o no que el biberón (hay miles de estudios que demuestan lo primero, y desconozco si hay lo segundo, seguro que los hay también), o si es mejor que los niños duerman solos o acompañados. Al final son creencias que ponemos en marcha para justificar nuestras acciones. Yo me he creído que lo mejor es la teta, y como estoy firmemente convencida pues intento apoyar a quienes desean dar la teta contra viento y marea. No voy tratando de convencer a quien no desea darla, es una falta de respeto.

    Me ha parecido muy interesante lo de la industria juguetera. El objetivo de la misma es ganar dinero a costa de vender productos. Son muy listos: se lleva la teta, hagamos muñecas que tomen teta; hay un nicho de mercado para los que practican el colecho, pues toma cunas adosadas. Ni más ni menos. El caso es vender más, no dejar de vender. Y han de hacer un esfuerzo enorme por anunciar atractivamente sus productos porque no se venden solos. Los niños no necesitan esas muñecas (los niños ni las niñas), mi hijo da “la tetita” a su peluche gato y se queda tan pancho. Porque, siendo un niño (que también juegan a muñecas) lo que necesita es actuar un rol que necesita. Después le puede bañar, peinar, dormir con él, enseñarle a pintar, llevarle en coche de carreras o pelearse a muerte con el mismo gato. Un niño o una niña no necesita una muñeca con instrucciones, ellos van a hacer sus propias instrucciones. Y seguramente la pongan a descargar camiones, a hacer de cirujana, de arquitecta o de lo que en ese momento el mundo interno del niño precise.

  15. Beatriz, espero que no te moleste lo que te voy a decir porque no es mi intención, pero pides respeto para las madres que no dan de mamar y a la vez nos faltas al respeto a las que sí que amamantamos llamándonos “locas prolactancia”. De normal no suelo intervenir en esta clase de polémicas porque ya me cansan. Pienso que cada mujer debe de informase y tomar sus decisiones en cada asunto de su vida. El problema es que muchas veces somos manipuladas y no contamos con toda la información y ahí tomamos decisiones, a veces equivocadas.
    Lo que cuentas de que te obligaron a amamantar a tu hijo me parece una atrocidad que yo, sin dudarlo, habría denunciado. Es algo intolerante y si pasa es en casos aislados. Te lo digo porque presto apoyo a mamás que quieren dar el pecho y a la mínima les dicen que no sirven para amamantar y les plantan un biberón. En fin, hay de todo.
    Si escribo es para pedir que nos respetemos unas a otras. Que yo respeto tu forma de vivir la maternidad, pero yo me siento atacada cuando dices que mis razones te parecen perniciosas para las mujeres y la igualdad. Yo era madre trabajadora y decidí dejar mi trabajo para cuidar de mi hija y soy feliz y me siento muy realizada. Lucho por la igualdad de derechos entre hombres y mujeres, pero tengo muy claro que no soy igual que un hombre ni pretendo serlo. Porque soy mujer, porque puedo ser madre si quiero, porque puedo parir, porque puedo amamantar y nada de eso puede hacerlo un hombre. Por lo tanto, nunca seremos iguales. Pero eso no quita que no tengamos que luchar por medidas que la maternidad y nos permitan conciliar realmente. Pienso que esto no lo conseguiremos nunca si nosotras mismas no aprendemos a respetarnos y a respetar nuestras decisiones.
    Siento haber usado tu blog para expresar mis ideas, pero creo que no estamos tan alejadas en el fondo y que ambas luchamos por nuestra libertad, aunque el motivo sea distinto. Un saludo

    1. Como ves no tengo ningún inconveniente en publicar tu comentario. He recibido decenas de emails y de verdad que no hay comparación entre las que defendemos la libre opción y los (por cierto, muchos hombres) que se empeñan en que la única “libre opción” posible es dar de mamar e insultar a las que no quisimos hacerlo. Ningún email de las proelección insultaba a nadie, me parece que es obvio que somos nosotras las que estamos a la defensiva y también las que, al defender la libre elección somos más razonables. La defensa de la libertad es mejor moralmente que lo contrario. Pero bueno, supongo que no lo ves así. Realmente pienso que no es como lo cuentas o como lo vives. Yo no sabía dónde me metía cuando comencé con esto pero la historia que he contado de mi cuñada, ginecóloga, que no se atreve a entrgar un biberón ni siquiera a las madres que tienen problemas o que verdaderamente no quieren dar de mamar, es cierta. Es verdad que dice que tiene miedo a las místicas de la lactancia que, ségún ella, inundan los hospitales. Eso en mi época no había. Pero no creo que mi cuñada me mienta, no veo por qué iba a hacerlo. Dicho esto, lo dejo. No creo que pueda existir nadie que esté en contra del derecho a dar de mamar, eso sería tan absurdo como lo contrario. Y desde luego hay que luchar porque sea posible conciliar la maternidad (la maternidad que se quiera) con la vida laboral.

  16. Mira, la cosa es dejar que las mujeres decidan libremente si les da la gana ser madres o no. No se trata de oponer mujer libre /madre se trata de no decir que naturlamente las féminas debemos queres traer al mundo un bebé. Totalmente de acuerdo con la opinión de Beatriz sobre la lactancia me horroriza que se venda a niñas una cuna para incoprorar a su cama….Dios! Y yo vi un kit de limpieza -fregona, cubo, escoba- dónde salían dos niñas muy sonrientes, una de rodillas fregando el suelo, la otra con un pañuelo en la cabeza de pie barriendo. Creo que si nunca tengo una nña se lo compraré, porqué igual que las madres que no pudieron dormir con sus niños y niñas ahora, al verlo en sus hijas con nenuco, ractificarán, pues igual yo también empiezo a arrodillarme y a fregar el suelo y a barrer con un pañuelo en la cabeza y, fíjate, mi rol natural de mujer volverá en mí. Si es que soy una desnaturalizada!

  17. No entiendo bien, vamos no lo creo, que nadie te haya criticado por ser madre. Soy madre y la inmensa mayoría de las feministas con las que me muevo, incluso lesbianas lo son. Las lesbianas hemos luchado por poder serlo y ahora todas las feministas lesbianas que conzoco están gozosamente embarazadas. No puedo creerlo. En serio te digo que jamás en mi vida he visto a nadie criticar a nadie por ser madre o presionarla a abortar.
    En cuanto a lo demás, pues no estoy nada de acuerdo, pero defiendo tu derecho a hacerlo. Dejar de trabajar para cuidar a un hijo es una locura porque tu pareja puede no durar toda la vida y cuando eso ocurra te verás en una situación de mayor pobreza que si hubieras trabajado, lo cual, además, afectará a tu hijo. Tampoco estoy de acuerdo en esa obsesión por tener a los hijos pegados, los va a convertir en neúróticos. Uno de los temas del feminismo y de la psicología en general es el drama de la separación de los hijos/as con las madres. Es un tema complejo pero que influye decisivamente en nuestra salud mental. Lo que una madre tiene que hacer con sus hijos/as es ayudarles a ser lo más autonómonos e independientes posible desde muy pronto; es duro, porque la tendencia es a convertirlos en un adminículo de nosotras mismas, pero es lo mejor para ellos y ellas.
    Es lo que pienso, pero tienes derecho a hacer tus elecciones, aunque sean equivocadas.

    1. Te invito a que leas la teoria del apego de John Bowlby, y despues hablamos de psicologia, de hacer a los niños independientes cuanto antes … hablamos, pero con datos, no de opiniones, porque hay cosas, Beatriz, que no son opinables, son demostrables, y la teoria del apego es una de ellas.

      1. Pues yo te animo a que leas a Nancy Chodorow, por ejemplo, y su feminista versión de la teoría del apego y como es ahí donde se forma el género y la discriminación o a tantas expertas feministas. ¿O es que mis expertas no son tan buenas como tus expertos que por cierto que ni dan de mamar ni tienen que dejar de trabajar etc?

      2. Beatriz, hay un error de concepto en todo esto, y esta en el TIENEN, yo soy una de muchas mujes que han DECIDIDO, cuidar a sus hijos, porque CREO, que es lo mejor para ellos y por lo tanto para la familia, porque no me lo quiero perder, porque no quiero que me lo cuenten, poque quiero ser yo la que disfrute sus avances, porque ME ENCANTA, porque he disfrutado cada momento de los 6 años que llevo de lactancia, 5 de ellos en tandem, bueno, no, miento, cada segundo no, los primeros momentos de mis dos partos, fueron HORRIBLES, en el primero, porque me crei, que realmento yo NO, podia amamantar y me producia una terrible tristeza no ser capaz de alimentar a mi hijo (aunque realmente lo era, como el 98% de las mujeres, los 5 años siguientes lo demostraron) y en el segundo, por ver la terrible negligencia del personal del hospital, que sin ningun, fundamento intentaron “obligarme” a que diera a mi hijo leche artificial, y destetase a mi hijo mayor. Por suerto, yo SI estaba informada, muchisimo mas que ellas! y hoy disfrutamos de una maravillosa lactancia, DECIDIDA. Lastima que muchas mujeres tengan que sufrir lo que yo cada dia en los hospitales de nuestro pais, y que no puedan DECIDIR, como desean criar a sus hijos.
        Y, si, es cierto Jonh Bowlby no pario ni amamanto, pero yo he hecho las dos cosas, y ademas he adoptado, y defiendo la teoria del apego de Bowlby porque ahora empiezo a vislumbrar los resultados. Por cierto, que a mi hija adoptada, le tuvimos que “enseñar” a no ser independiente, en ella venia de serie el dormir sola, autoconsolarse … por suerte poco a poco, con mucho cariño, mucho apego, dormir juntos … le mostramos que SIEMPRE, tendra a alguien a su lado, incluso cuando no haga lo “mas adecuado”, que ya tendra tiempo de ser independiente. No creo que los niños se hagan independientes pasando 8 horas en una guarderia, y luego durmiendo solos en su cuna, no me parece el camino hacia la independiencia, mas bien hacia lo contrario …

  18. Es curioso todo esto. Me pregunto si estas personas que tienen tanto apego a sus hijos los quieren más que esas mujeres inmigrantes (alguien dijo ‘indocumentadas’) que tienen que dejar que sus hijos vayan solos al colegio porque ellas tienen que trabajar cuidando a otros niños. No creo que por estar más tiempo con ellos los quieras más.
    Más bien parece la corriente continuista de una época algo ya lejana que estaba muy interesada en que las mujeres no trabajaran y se quedaran al cuidado de sus hijos.
    Ahora eso se traduce en mujeres que cuidan a sus niños, con ‘libertad’, dejan de trabajar, dejan de conducir y dentro de unos años si quieren volver se encontrarán que no pueden trabajar. Serán mujeres de su familia, de su marido y de sus hijos.
    Pregunto a algunas mujeres y me dicen que dejaron de conducir cuando tuvieron el hijo, y con el tiempo lo abandonaron. Y puede parecer una tontería pero es indicativo.

    1. Es exactamente eso, Ariadna, esas mujeres están renunciando a su independencia económica por las promesas que el patriarcado ha depositado en la entrega a los hijos. Cuando los niños hayan crecido, la pareja se haya separado etc. esas mujeres pueden encontrarse con pensiones de 300 euros y sumidas en la pobreza como nuestras abuelas. Entonces las gratificaciones maternales no les van a librar de eso. Sí, además, la pareja se separa antes de que los niños sean mayores, esa pobreza alcanzará a los niños también.

      1. Cuando los niños hayan crecido, la pareja se haya separado etc. esas mujeres pueden encontrarse con pensiones de 300 euros y sumidas en la pobreza como nuestras abuelas. Entonces las gratificaciones maternales no les van a librar de eso. Sí, además, la pareja se separa antes de que los niños sean mayores, esa pobreza alcanzará a los niños también.

        Tienes toda la razon, Beatriz, por eso queremos ser Suecas!! jajaja, poque las suecas o los suecos pueden criar a sus hijos durante 2 o 3 años y luego regresar a su puesto de trabajo, sin que nadie haya puesto el culo en su silla … luchamos por esto!! tampoco es tan raro no??

      2. No, no es nada raro, es más, estoy a favor de eso. Estoy a favor de que una mujer pueda sin miedo cojerse una larga baja, pueda no tomar ninguna, pueda repartirla con el padre del niño/a, pueda dejar que la coja entera el padre, pueda dar de mamar o no. Estoy a favor de la libertad de las mujeres para hacer con sus vidas y cuerpos lo que consideren mejor para ellas y sus bebés.

      3. Porque entonces el colectivo feminista no apoya la baja maternal de 6 meses??¿¿

  19. Pues si estas a favor… porque tanta crítica? Vive y deja vivir. Como votante de equo orgullosa q soy me quedo flipada con estos ataques gratuito a cosas q son opciones muy personales de cada familia. Un poco de tolerancia y alegría hombre!
    Y por cierto, el tal armando es un profesional de la salud, padre, y en mi opinion estupendo blogger.

    1. soy votante de Equo y, sobre todo feminista. No estoy dispuesta a que este machismo reaccionario vuelva a ponernos a las mujeres en el sitio del que con tanto esfuerzo hemos logrado salir; no estoy dispuesta a que desde todas las instancias se enseñe a niños y niñas sexismo. Como el sexismo no nos deja vivir, no estoy dispuesta a vivir sin denunciarlo.

  20. Me considero feminista y veo que sigue habiendo muchas historias que van en contra de los derechos de la mujer.

    Creo que está bien seguir denunciando esas situaciones injustas porque sino es fácil volver para atrás.

  21. Hola Beatriz!
    llevo un rato leyendo tus artículos bajo el tag “maternidad” y te escribo para decirte que me lo estoy pasando divinamente.
    Me identifico como feminista y libertaria y mi embarazo esta suponiendo una gran prueba a mi paciencia y a mis nervios…
    Hace 6 meses hice mi primera y última incursión en google para buscar información sobre embarazo y cualquier tema relacionado; cual fue mi sorpresa cuando visitando páginas sobre maternidad alternativa descubrí un tufillo a rancio primitivismo, revestido de mística y de empoderamiento femenino a través de la maternidad. Vinieron a mi cabeza las palabras de Wollstonecraft que decían algo así como que las mujeres eramos educadas para entender que lo propio de nuestra naturaleza era darnos a los demás…pero todo ello con un lazo de modernismo y hippismo folclorico, con ese fantástico aliño que siempre hace incuestionable cualquier asunto: !!la ciencia!!
    Llevo 6 meses mandando a la mierda, a veces de palabra ya veces de pensamiento, a la mitad de las personas que por una razón u otra saben de mi embarazo. Desde la administrativa del polideportivo del pueblo en el que vivo, que me echó por preñada de las clases de spinning, hasta el camarero que me mira como si fuera la niña del exorcita cuando pido una coca cola sin azucar ( con su cafeina y su canesú). Increible!!nosotras preocupadas por el nivel educativo de este país, cuando en realidad, el 80% de las personas parecen tener varios títulos en obstetricia.
    Estoy harta de que el mundo en general y el comando madres-misticas en particular, me sacralicen la lactancia ( y por tanto demonicen la decisión de no practicarla), harta de que intenten hacerme sentir como una egoista por no saber si quiero usar epidural, harta de oir hablar del parto respetado, siempre con un alegato basado en el bienestar de bebé; estoy harta de que mi cuerpo haya dejado de pertenecerme, para pertener a la comunidad, que por lo visto, tiene la encomienda de velar por la perpetuación de la especie; harta del co-lecho y de cómo no practicarlo repercute en un aumento de las muertes súbitas de los bebés, ya que sus mamas no se pasan las noches en vela haciéndoles un chequeo medico cada 10 minutos; todo ello pintado de morado, que es muy feminista, y poniendo en un plano de superioridad a las mujeres, como dadoras de vida, como creadoras de lo sagrado. ¿Qué nueva cárcel es ésta que nos estamos dejando crear?¿¡que nos estamos creando nosotras mismas!? La libertad de poder elegir cuando y de quien me quedo embarazada se ha convertido en la paradoja represiva para las mujeres de mi generación!!JA!creemos que cuanto más podemos elegir más libres somos, pero es mentira; una sucia mentira de la socidad capitalista en la que vivimos;
    En fin…me alegro mucho de haberme tropezado con tu sección de maternidad de tu blog porque es lo primero sensato y liberador que he leido sobre el tema. ¿O será que soy una mala futura madre?;-)

    1. ¡Me he reído con tu comentario! ¡También me ha resultado liberador! Llevo una lucha…de meses contra las místicas. No te preocupes, mi hijo piensa que fui buena madre, ¡menos mal que está él para contarlo! ¡El tuyo o la tuya dirá lo mismo, estate contenta, procura que todo te duela poco o lo menos posible, haz lo mejor para estar cómoda, no te sacrifiques a lo tonto, disfruta de tí, de tu tiempo y de tu cuerpo…y él o ella te lo agradecerá.

    2. Leticia me encanta tu alegato y también me resulta liberador a mí aunque no estés preñada ni lo haya estado…Ánimo con eso!

      1. Las vacas se preñan, las mujeres nos embarazamos … pero claro, ya estamos acostumbradas a que nos comparen con las vacas …

      2. Madame Calvitie

        Voy a ser breve pues el debate no versa sobre esto, pero creo percibir detrás de este prejuicio lingüístico una influencia de la moralidad religiosa católica importante…pues los seres humanos no follamos, sino que hacemos el amor, ni cagamos, pues defecamos. Asimismo parece que nos quedamos embarazadas y no preñadas y damos a luz, no parimos. Eso sí, cuando no tiene que ver con el sexo ( genitales, ano y relacionados) no nos importa comer como comen ellas ni beber como ellas beben, etc. Lo siento, Sanderson, pero yo follo, yo cago, yo como, yo me preño, yo paro, yo amamanto -si me da la gana- y yo no me creo superior a los animales. No estamos en un eslabón superior ni debemos vestir con una áurea mágico/sacramental aquellos actos que nos han pintado como prohibidos o secretos.No entiendo por qué, por ser humana, no debo estar preñada sino embarazada, cuando estoy gestando un ser humano como la vaca gesta una vaca. Ni por qué debería estar ofendida porqué estoy preñada como las vacas pero no porqué como como ellas.

  22. ¡¡No te queda nada, Leticia!! Si me hubieran dicho hace 10 años que a día de hoy muchas personas que conozco están interesadísimas en aconsejarme en con quién debo dormir y sobre qué hacer con mis pechos me hubiera mudado a una isla desierta.

  23. Pues yo creo que dar de mamar a un hijo hasta cuando él quiera es una decisión personal y no algo que deba criticarse por parte de las personas que prefieren el biberón, y viceversa. Mis hijos dormirán en una camita como la que anuncia la empresa nenuco al menos mientras se amamante y no veo qué es lo que tiene de malo, si soy yo quien lo está decidiendo.

    Corrígeme si me equivoco, pero ¿este tal Armando no ha convertido (al menos es lo que intuyo por tu actitud algo… coloquial, hacia él) el post en algo más que de opinar, de criticarle? No sé quien es pero de todos modos si una madre quiere que su bebé duerma con ella o, en este caso, si una niña le pide el juguete a su madre, yo no veo el problema.

    Con respecto a lo del biberón… hombre, no vas a ponerle una teta de pega a la niña en la caja para que se la ponga, pero claro está que si ellas juegan con su muñeco simulando tener un bebé, algo tendrá que comer ese niño de plástico, ¿No?

    Dicho esto y terminando ya que me extiendo como los chicles boomer, yo soy de las que piensan que mi maternidad será la mejor etapa de mi vida, porque lo que más deseo en este mundo es tener a mis hijos y que se sientan queridos y protegidos. Y mi marido también, incluso piensa cogerse él también su baja de paternidad porque no quiere perdérselo.

    Espero no haberte ofendido en ningún momento y ojalá te parezca interesante mi punto de vista.

  24. Me hace gracia esta contínua guerra entre super-madres y super-liberadas. Las super-madres son contínuamente atacadas por las super-feministas/liberadas y las super-liberadas por las super-madres. A ver cuando en vez de tanta guerra y mirar la paja en el ojo ajeno, pero no la viga en el propio nos dejamos en paz y nos respetamos.

    1. Ya, pues sí, pero te diré que en teoría feminista tiene un nombre “Mommy wars” así que fijate si hay una guerra ¡y no la inventamos aquí”

  25. En mi caso mi familia es mas bien conservadora, desde que nació mi hija (e incluso en el hospital) había un planing para el bebé, que si coma cada tres horas y si no biberón, que si no lo coja sólo porque llore, que si a los 6 meses la cuna tenía que irse fuera de la habitación, que la iba a malcriar…
    Y resulta que nada de eso iba conmigo, no conocia el movimiento prolactancia (con el que en parte me siento identificada y en parte no)
    Pero, yo misma empecé a informarme de ciertas cosas y al final acabé con la cuna hasta el año y medio en la habitación y con la lactancia prolongada. Yo decidí no trabajar (mi marido santo bendito siempre me recuerda que él me apoyará en lo que yo decida hacer). Ya vamos por el segundo hijo, con el que por diferentes circunstancias hemos acabado haciendo colecho (ya tiene un año, asíq en un mes o así dejaremos el colecho), y aún sigue con la lactancia.
    Me gustan los chupetes, los biberones, la lactancia materna, las cunas y el colecho, he encontrado mi equilibrio en todo este lío.
    Pero para mi familia es todo nuevo, no me critican porque como mi madre me dijo un dia (tu eres su madre y lo que hagas estará bien), pero hay cosas que no ven muy bien, hay cosas que no acaban de entender, hay cosas que la gente de mi entorno ya sean amigos o familiares ven como raro.
    Como por ejemplo el colecho, la lactancia prolongada, el haber decidido ser ama de casa a pesar de mis estudios. Y siempre acabas teniendo que dar explicaciones de uno u otro lado.. Es… agotador… sobre todo al proncipio. Ahora ya me da bastante igual lo que me digan. Y ahí creo que es donde hay que llegar, que no te ofenda que te digan que eres mala madre por colechar, que no te ofenda que te digan que eres una fracasada por dedicarte a tus hijos, que sepas lo que quieres, sentirte realizada con lo que hagas.

    Es bastante curioso todo lo que he leido..
    Te pasas el día oyendo que feminista es ser esto y aquello que ser mujer es lo otro… Y realmente todos los comentarios que se han hecho aquí van a la misma conclusión: la mujer es quien debe decidir cómo quiere criar a su hijo, que hay que dar toda la información y luego que cada una decida. Y resulta que hay una verdadera guerra. Creo que lo que se necesita es apartarse de todo este ruido, como un pintor que se aleja para ver su obra desde una perspectiva mejor. Creo que si se hiciera eso, se acabaría la discusión.
    Mi madre siempre dice que según desde donde mires un reloj uno puede ver que son las doce menos cinco, o las doce y cinco. Y te puedes pasar la vida discutiendo sobre eso ¿y quien de los dos tiene razón? Pues igual si nos ponemos ambos frente al reloj veremos que en realidad son las doce en punto.

  26. hola beatriz y a todas las personas que han comentado sobre el tema…. yo tengo un punto sobre DECIDIR AMAMANTAR Y ESTAR LOS PRIMEROS AÑOS CON SUS HIJOS…..si es lo mas maravilloso xq soy madre de una una hermosa hija.. pero no fue nada facil esperar el sueldo minimo de mi esposo q casi ni alcanzaba para comer y los gastos del bebe.. ahi es donde uno piensa que debe de hacer… ola situacion te obliga, a tener que dejar a tu bebe al cuidado de otro para trabajar para cubrir los gastos.. y hablo por todas esas madres que tienen q salir a trabajar e irse a trabajar con la preocupacion de como trataran a tu bb…. el punto es que a veces no es decision es la situacion que te obliga… felices las madres que cuentan con recurzos y pueden durar años sin trabajar pero las que no podemos… me despido con este comentario…

  27. se trata de tener el derecho a decidir. Sin más. Y que con ello nadie se sienta atacado.
    Lo que yo espero de un representante político es que baje a pie de calle y de opciones.
    Opciones para unas y otras. Así como en Suecia, Finlandia, Dinamarca, … tienen la opción de estar con sus bebés X tiempo (de 6 meses a 2 años), me gustaría que aquí también tengan esa opción. Las que la quieran. Y las que no, pues que no usen ese tiempo. Y vuelvan cuánto antes a vivir su profesión y vida como el cuerpo les pide. Está bien, está perfecto. No pasa nada. Se trata de no imponer lo de unas a otras. Sin más

    Me gustaría también que se hiciera justicia con la lactancia. Si una madre no amamanta, pues no debe disfrutar de esos 15 dias de más. Y la que lo haga, que lo disfrute hasta el destete. En Portugal, sin ir más lejos, las madres que lactan se someten a unas analíticas. Si cuyas analíticas demuestran que están amamantanto, disfrutan de 1 hora de permiso diario hasta el destete. Tiene lógica.

    Pido Opciones, opciones reales de respaldar todo tipo de maternidades, sea cual sea.
    No pido acuerdos y café para todos. Ahora mismo es café para todos. Y eso, nunca funciona para nadie.

    1. De acuerdo excepto en lo del permiso de maternidad. ¿por qué? ¿Es que si no amamanta no tiene derecho a disfrutar de los primeros días de su bebé? Ya veo que lo de opciones para unas y otras no va en serio. No amamantar no quiere decir querer salir corriendo de casa o no desear (y necesitar) estar con el bebé. Lo de Portugal me parece completamente nazi. Tan nazi que no me lo acabo de creer.

      1. Lo de Portugal es tan cierto como te lo estoy contando. A no ser que con estos últimos recortes allí eso lo haya eliminado, hasta hace bien poco era así. Te parecerá nazi pero tiene la misma lógica que la justificación de cualquier subvención.

        Con lo que respecta al tiempo de maternidad; lo que he querido transmitir (quizá no lo he sabido expresarme), es que haya opciones para todas las madres. La que quiera estar más tiempo con su bebé que pueda estar y la que no que vuelva a trabajar. Sin más. Sin imposiciones ni verdades absolutas para nadie.

        Cada una lo hace lo mejor que puede y sabe. Habrá para las que volver al trabajo cuanto antes y recuperar su carrera sea súmamente importante. Y habrá quien no lo considere así. Así pues, que cada una haga lo que considere pero que no se imponga lo de unas a las otras. Eso es lo que quería decir.

      2. Beatriz Gimeno

        No me parece que sea así porque el permiso de maternidad no está para dar de mamar (unicamente) sino para ocuparsé del bebé en los primeros meses, en los que necesita mucha atención. Además, los primeros meses es muy posible que no duerma toda la noche, con lo que se supone que hay un adulto/a que tampoco duerme bien por las noches.
        En cuanto a lo de las opciones para las madres estoy de acuerdo en que cada una debe hacer lo que le parezca. Sin embargo los derechos no pueden depender de eso porque entonces desaparecen como tales. Es decir, si las madres pueden “optar” por volver al trabajo a la semana de parir, no te quepa duda que ninguna se tomaría el permiso de maternidad completo porque la presión de los empresarios impediría que lo hicieran. Los derechos no pueden ser opcionales en situaciones de enorme desigualdad en la negociación, como la que se da entre empresarios y trabajadores/as. Los derechos tienen que ser obligatorios para que los empresarios los respeten, de otra manera desaparecen. ¡Si ni siquiera nos cogemos bajas necesarias por miedo al despido!

  28. Esta vez estamos de acuerdo, Beatriz 🙂 totalmente nazi lo de Portugal, si es que es cierto …

  29. No pondré mi verdadero nombre sino un seudónimo.

    No solo en Europa pasa, yo provengo de una familia del campo chileno, tengo dos hermanas y mi padre es muy machista.
    Mi madre era continuamente golpeada por él y si eso no fuera poco, mi amada hermana menor a la que llamaré Artemisa fue violada a los doce años. Ella quedó embarazada y mi padre le dijo que era una puta, que siempre andaba provocando y trato de golpearla yo y mi otra hermana nos interpusimos.
    ¿ Resultado? Padre nos echo de casa, a las tres, mamá no movió un dedo por impedirlo.

    En ese entonces eramos unas crías y cuando Artemisa tuvo que dar a luz, la gente nos señalaba con el dedo, cuchicheba, llegó el bebé y de la nada nos impusieron que artemisa debía dar pecho.
    Nos negamos y lo más increíble fue que la enfermera puso una denuncia por negligencia afortunadamente la denuncia fue declarada como ilogica y no paso a mayores

    ¿Que tiene que ver esto?
    Simple nos están criando en una sociedad machista, que podemos esperar si las propias mujeres son retrógradas
    Las niñas están siendo criadas para ser dulces, lindas y madres.
    Nunca en mi vida he visto una muñeca obesa o que no ocupe tacones y me decepciona realmente me decepciona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: