Chulos, miserables e inmorales

Tuvimos un ministro del interior, Ángel Acebes, que calificó de “miserables” a quienes se atrevieran a poner en duda la idea de que la autoría de los autores de la masacre del 11M era cosa de ETA. Bien, pues no fue ETA como sabe todo el mundo. La mayoría de la gente pensábamos (sabíamos) que los autores de la masacre no fueron los de ETA; y no porque tuviéramos ningún interés en que los asesinos fueran de uno u otro grupo; no porque estuviéramos haciendo ningún cálculo electoral ni de ningún otro tipo. Pensábamos que no había sido ETA simplemente porque no fue ETA, porque esa era la verdad. Así que Acebes fue un miserable y miserables fueron también todos los que mintieron, los que sí hicieron cálculos electorales sobre todas aquellas muertes; fueron ellos los que aun hoy siguen jugando, miserables, con la memoria de las víctimas, con el dolor de sus familias

Entrada completa: El Plural

Entre excomuniones y querellas

El obispo ha amenazado con excomulgarnos “ipso facto”. Teniendo en cuenta que en España hay unos 100.000 abortos al año y que en cada uno puede estar involucrado un mínimo de cinco personas, pero seguramente más…tenemos muchísima gente excomulgada ipso facto. No sé yo si esta amenaza ha frenado nunca a nadie teniendo en cuenta que  no te dan un papel de excomulgado/a, y puedes seguir haciendo como que no. Leer más “Entre excomuniones y querellas”

Por un puñado de votos

Por un puñado de votos un ministro socialista francés vende su alma y el alma laica (si es que quedaba algo digno de tal nombre) del socialismo francés. El alma, es decir, el conjunto de valores morales y éticos que diferencia(ban) a la derecha de la izquierda. Ya hace tiempo que la socialdemocracia europea rindió sus valores al mercado pero, aunque parezca mentira, aún puede caerse más bajo. Por un puñado de votos fascistas, xenófobos, racistas, Manuel Valls lleva tiempo empeñado en demostrar que su implacable persecución contra los gitanos es capaz de competir en crueldad e inhumanidad con cualquier política que pusiera en marcha la extrema derecha. Su objetivo suponemos que es la búsqueda de los votos del Frente Nacional. Pero si los votos del Frente Nacional se trasladan al PSF porque éste se comporta como aquel, ¿qué más nos da quién gobierne o cómo se llamen? Leer más “Por un puñado de votos”