El PP y los medios


En la reciente entrevista que Ana Pastor le hizo a la María Dolores de Cospedal ésta nos dejó bien claro lo que entiende el PP por derecho a la información. Claro que todo el mundo lo sabía, que las televisiones del PP son propaganda tan poco disimulada que hasta sus propios votantes lo reconocen. Sus televisiones no las ve nadie y todo el mundo hace chistes, pero por si cupiera alguna duda, entre Telemadrid, Tele Camps en Valencia y la antigua TVE de Aznar acumulan varias sentencias judiciales por manipular y por faltar al derecho de información veraz. Lo han dicho los tribunales, lo ha dicho la audiencia y lo saben ellos. Así que cuando Cospedal dijo que el PP propone una televisión “objetiva, neutral”, parecía un programa cómico haciendo una imitación de Cospedal. El PP es tan extremo en sus comportamientos y declaraciones que es difícil hacerle imitaciones cómicas porque Aznar, Cospedal, Rajoy, Aguirre parecen los guiñoles de sí mismos.

Pero la entrevista también nos deja clara otra cosa. Cospedal se descompuso cuando por primera vez en mucho tiempo, muchísimo, se encontró con una periodista que le preguntaba cosas no pactadas; las que a la periodista le parecían bien y adecuadas para informar, las preguntas que la gente normal les preguntaríamos si les tuviéramos delante y quisiéramos saber algo, y no las preguntas que la política quería que le preguntasen para lucirse y dar un mitin. Se encontró en una entrevista real, como la que se hacen constantemente a los políticos en otros países del mundo y que aquí, en general, han desaparecido (con la connivencia callada, todo hay que decirlo, de los medios, que han aceptado la situación) Y no pudo soportarlo. Desde ahí ahora pretenden denunciar como un ataque intolerable que una periodista haga su trabajo.¡Vamos (y sin ánimo de comparar) que Ahmayinedad se enfadó menos! Ahora con el griterío intolerable que piensan montar pretenden que se olvide el fondo del asunto: que el PP no sabe, no contesta, no dice, no explica; que no quiere información sino propaganda y que no está dispuesto a tolerar otra cosa.

Desde hace algún tiempo, por si no fuera evidente que el PP no tiene absolutamente nada que decir de nada, cuando se presentan ante los periodistas, no aceptan preguntas, especialmente Rajoy, que pretende llegar a ser Presidente del Gobierno sin responder a una sola pregunta de los periodistas. ¿En qué momento los medios de comunicación se plegaron a ir a escuchar lo que dice un político que no admite preguntas? Para eso que mande las declaraciones por email y los medios se ahorran el viaje. ¿Cómo es posible que los periodistas no se nieguen a lo que es un remedo de rueda de prensa? Porque que Rajoy o cualquiera se plante ante los periodistas y de su opinión sobre las cosas, incluyendo mentiras, contradicciones y medias verdades, eso no es una rueda de prensa, es un mitin y como tal debería ser tratado. Por eso es tan fácil, día sí y al otro también, hacer declaraciones completamente surrealistas que aparecen en los medios como si fueran información. En el tema de ETA, y es sólo un ejemplo, si Rajoy estuviera en una rueda de prensa real y estuviera diciendo las barbaridades que vienen diciendo estos días a propósito de la excarcelación de Troitiño un periodista le podría preguntar “¿No es verdad que cuando usted fue Ministro del Interior dijo que era ilegal vigilar a un etarra ya excarcelado, lo mismo que ahora dice Rubalcaba?”

Entonces Rajoy hubiera tenido que responder o hacerse el sueco, pero cualquiera de las dos cosas hubiera quedado reflejada en los medios, y como consecuencia de esto, si los medios ejercieran su labor, es posible que el PP (y los demás partidos) fueran un poco más cuidadosos con que sus declaraciones públicas tuvieran alguna relación con la verdad. Pero como se les deja que hablen solos para una audiencia que se limita a tomar nota sin cuestionar, sin preguntar, sin poner un pero… así estamos. En fin, que los medios cumplen, o deberían cumplir, una valiosa labor de control en la democracia y ser garantes de nuestro derecho a recibir una información veraz y objetiva; después quien quiera dedicarse a la propaganda que lo haga, pero que al menos exista información y que se pueda elegir. Si algo ha hecho bien Zapatero es lo que se refiere a la televisión pública que es impecable. Cuando Camps hace unos días quiso denunciar a casi todas las televisiones (excepto a la suya) por informar de la verdad y fue acallado inmediatamente por su propio partido, lo fue sólo porque aun tienen que ganar las elecciones, pero Cospedal nos dejó claro el otro día lo que nos espera si las ganan.

Publicado en El Plural

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: