Gays de derechas


Cuando Israel bombardeaba la franja de Gaza sin piedad y algunos nos manifestábamos con impotencia protestando por esa masacre, hubo algunos que se manifestaron a favor de la misma ante la embajada de Israel. Entre ellos había algunas banderas del arcoiris que portaban dos o tres miembros de un grupo gay de derechas llamado COLEGAS; este grupo no se pierde una para demostrar que se puede ser gay y de derechas. Días después los mismos aparecieron junto a Esperanza Aguirre en otro acto, convocado por la derecha, sobre Cuba.

La FELGTB, la asociación mayoritaria de lesbianas, gays, transexuales y bisexuales, la que ha luchado y conseguido los derechos de los que ahora disfrutamos las personas homosexuales y transexuales, se ha manifestado y ha participado en contra de la agresión injustificable de Israel, y su presidente ha hecho declaraciones en ese sentido. A propósito de esto, algunos periodistas de derechas han escrito -e incluso me han llamado- preguntándose cómo es posible que homosexuales y transexuales apoyemos la causa palestina cuando, según nos dicen, en Palestina se nos lapidaría mientras que en Israel podríamos vivir libremente, ya que es la única democracia de la zona, etc.

A todos los que en estos días me han llamado les quiero decir que Israel es una democracia que cada día se parece más a la democracia del apartheid sudafricano que también era una “democracia”. En Israel se ponen todo tipo de problemas a los votantes palestinos, se les expulsa de sus casas para que no voten y lo último ha sido prohibir los partidos árabes. Es una democracia en la que pueden votar sólo “los suyos”; una gran parte de la población no puede votar. Por otra parte, apoyar a la población palestina y su causa, no quiere decir apoyar a Hamas. Es cierto que Hamás reprime la libre expresión de la orientación sexual, pero quiero recordar que la marcha del orgullo en Jerusalén no se pudo celebrar, e incluso hubo un asesinato, por la presión de los judíos fundamentalistas. Fundamentalismo por fundamentalismo, intolerancia por intolerancia: es la misma.

También quiero recordar que los palestinos eran un pueblo culto y laico, quizá el más laico de la zona pero la terrible opresión que sufre le ha llevado al fundamentalismo, como suele suceder. Los pueblos desesperados buscan soluciones desesperadas que no suelen ser buenas, pero que parecen inevitables. Para combatir a Hamás no hay más arma que proporcionar a los palestinos un estado seguro y viable en el que puedan desarrollar los niveles de desarrollo y bienestar a los que cualquier pueblo tiene derecho.

El grupo ese, COLEGAS, ha emitido un comunicado en el que aduce que, como españoles, tenemos que apoyar a Israel en su lucha contra el terrorismo, ya que padecemos el terrorismo de ETA. Es cierto que padecemos, condenamos y luchamos contra el terrorismo de ETA, pero no por eso estamos a favor de que se bombardee Bilbao. En fin, esta columna es para contestar a las preguntas que se me han hecho estos días y para volver a decir que sí, que por supuesto se puede ser gay y de derechas; se puede ser gay, de derechas e incluso tonto.

Publicado en El Plural

Una respuesta

  1. Rafa Varón García |Responder

    Me gustaría comentar que yo pertenezco a Colegas desde hace 3 años. Y no conozco a ningún miembro que sea de “derechas” como se afirma aquí. No defendemos ningún ideal politico. Luchamos contra la Homofóbia, Bifóbia, Transfóbia e Interfóbia sin tintes políticos y de una forma apartidista.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: