Crear un monstruo para que nos devore


Con motivo de lo que ha sucedido con las feministas y el movimiento 15 de mayo han surgido muchas cuestiones que habrá que ir analizando poco a poco. Una de las cuestiones más preocupantes es la irrupción del neomachismo que se hace pasar por feminismo, que usurpa nuestro lugar. A cambio, ese neomachismo que se hace llamar “nuevo feminismo” nos empuja a las feministas hacia algo llamado “hembrismo”. Así que finalmente ellas y ellos se apropian del término feminismo y pretenden echarnos fuera. Lo paradógico es que  eso del hembrismo es un término inventado por el propio feminismo o por algunas feministas y parece hacer referencia a una categoría de mujeres que odian a los hombres.

Al parecer este término se inventó para distinguir a estas mujeres de las verdaderas feministas, las que no buscamos la supremacía de las mujeres sino la igualdad. Muchas feministas dicen ahora con orgullo: “somos feministas, no hembristas”. Belén Gopegui hacía referencia a esto mismo en un artículo que escribió en el periódico Diagonal acerca de lo sucedido en la Puerta del Sol y la agresión de que fueron objeto las feministas. Ella explicaba en su artículo que en respuesta a esta agresión, las feministas habían decidido hacer un taller de “Feminismo para principiantes” en el que se explicaba que lo contrario del machismo es el “hembrismo”. Así el término se usa de manera defensiva y explicativa: no somos malas, las malas son las hembristas.  La misma Gopegui decía en su artículo que esta categoría no existe pero que así se explica fácilmente la diferencia entre una ideología igualitaria, el feminismo, y otra que sería su contrario  (aunque no exista), el “hembrismo”.

Porque ¿quién es “hembrista”? ¿Alguien conoce a alguna “hembrista”? ¿Hay un movimiento, una ideología, un pensamiento, una teoría, unos textos…que defienda que los hombres deben ser sometidos a la desigualdad en la que nos hayamos las mujeres? ¿Que deben ser despojados de sus derechos económicos o políticos, que deben cobrar menos, que se merecen ser objeto de violencia por parte de las mujeres; que deben ser recluidos en sus casas, salir del mundo laboral, del espacio público…?  En realidad, una de las grandes cuestiones teóricas en lo que se refiere al feminismo no es definir, ni señalar, ni combatir a las mujeres que odian a los hombres, porque dichas mujeres como categoría no existen. Para mí una de las cuestiones teóricas que más me han intrigado, aunque no venga al caso ahora es la contraria: ¿Por qué las mujeres, a pesar de todo, nunca odiamos a los hombres? ¿Por qué no los odian las mujeres afganas o saudíes, las maltradas, por qué las mujeres son capaces de tomar las armas para defender cualquier causa, excepto la causa de ellas mismas?  Esa es la pregunta que tenemos que contestar y que aclararía mucho de la situación en la que estamos porque diría mucho de la capacidad del patriarcado para inscribirse en nuestros propios cuerpos y mentes. (Ni que decir tiene, espero, que no estoy abogando porque odiemos a los hombres ni porque nos pasemos a la lucha armada,  sino que afirmo que poder contestar a esa pregunta nos permitiría saber mucho de  cómo nos construimos cómo hombres y mujeres, y desde qué lugar nos relacionamos).

El presunto carácter explicativo de “hembrista” vendría  porque al parecer necesitamos un opuesto a “machismo” que no sea “feminismo”. Siempre negamos que feminismo sea lo opuesto a machismo en el sentido de que parece que si el machismo defiende la supremacía de los hombres, su opuesto debería defender la supremacía de las mujeres. No hace falta inventarse un nuevo binario, sobre todo si para ello tenemos que inventarnos una nueva categoría. Creo que no pasa nada por defender que el antifeminismo (en realidad, el machismo) es lo contrario del feminismo si remitimos ambos términos a otro binario: igualdad/desigualdad. Es aquí a donde hay que remitir el par feminismo/antifeminismo (machismo). Tiene la ventaja de que tiene un contenido moral más acusado, en el que la parte buena cae del lado del feminismo. Feminismo/antifeminismo remite siempre y de manera inexorable a Igualdad/desigualdad. Nosotras somos feministas, del lado de la igualdad y los demás antifeministas, del lado de la desigualdad.

Creo que  al inventar,  mantener y defender la categoría inexistente de “hembristas” hemos tratado de crear nosotras mismas una categoría de mujeres malas con el objetivo de poder salir/escapar de otra (hetero)designación creada contra las feministas. Así, cuando el antifeminismo comienza a expandir la especie de que las feministas odian a los hombres (por otra parte muy antigua, nada nuevo) nosotras, en lugar de defender y explicar lo que es el feminismo, miramos detrás nuestro, donde no hay nadie, señalamos y decimos: “no somos nosotras, son ellas, las hembristas”.

Puede que esté equivocada pero  creo que deberíamos repudiar y no dejar que crezca el monstruo del hembrismo. Creo que deberíamos seguir defendiendo el par feminismo/antifeminismo que hace referencia a Igualdad/desigualdad. Sólo este binomio nos permite colocarnos del lado de la igualdad como el lugar en el que queremos estar.  Al crear esta categoría inexistente como defensa ante los ataques de los antifeministas, de los neomachistas,  hemos creado un monstruo y el monstruo, en esta situación de desigualdad en la que estamos, se volverá contra nosotras. Hemos creado una categoría en la que seremos metidas nosotras mismas, feministas. De hecho, ya ha ocurrido. Ahora los neomachistas dicen que los verdaderos feministas son ellos/ellas y que nosotras, feministas, somos hembristas. Ya el otro día un grupo pro SAP nos acusaba a las feministas que estábamos en las plazas con el 15M de ser hembristas, de odiar a los hombres. Y mucha gente estaba de acuerdo.

En realidad era esperable porque si para defender la categoría de feministas nos inventamos a unas mujeres malas para echarlas a ellas la culpa ¿quién sino nosotras, feministas, vamos a ser al final las malas, las peores?

77 comentarios

  1. Estoy muy de acuerdo
    Incluso hablando con hombres muy de derechas, tradicionales dicen que ellos son feministas, deben haberse inventado ellos “mujeres malas”. Me parece fenomenal que haya hombres que no se quieran ir de putas, apoyen a sus mujeres, etc pero otras cosas no les gustan, rascando se averiguan muchas cosas. Y desde luego no les gusta que se ocupe espacio propio para las mujeres o se les empieza a acusar de cosas oscuras.

  2. Por cierto creo que lo que molesta es la mera independencia, el no necesitarles, como si eso fuera odiarles. Pues no veo masacres de hombres (por mujeres),ni violaciones de hombres en masa, ni nada de eso, en cambio no es raro encontrar zonas en el mundo donde las masacres de mujeres son habituales, por ejemplo.

    1. Teresa ha escrito: “Pues no veo masacres de hombres (por mujeres),ni violaciones de hombres en masa, ni nada de eso”

      ¿Te refieres a las masacres de Afganistán y Libia capitaneadas por feministas confesas como Hillary Clinton o Carmen Chacón?

      1. continuando leyendo, me doy cuenta que incluso me cuesta aceptar la realidad, y la acepto, de las relaciones de género existentes hoy día entre hombres y mujeres, y las palabras de las mujeres que escribís, las comparto, y me parecen más meditadas porque reflejan vida en muchos casos,experiencia vivida, pero por momentos, como cuesta aceptarlas y no sentirse parte de ellas siendo hombre, como si en mis espaldas cargara parte del dolor infligido a las mujeres durante siglos por el hecho de ser hombre. cuesta escucharlas, y me gustaría ver parte de culpa en las mujeres, o que también hicieran dolor hoy día, aunque sé que no es así, aunque se que en las relaciones de género todavía existe el patriarcado, machismo o relaciones de poder diferentes (como se tenga que expresar que no lo se muy bien), y siento incluso por momentos rabia de que esto sea así y escuchar palabras (ciertas y con verdad) que acusan (o mas bien reflejan realidad). Creo que necesitamos terapia social los hombres para asumir nuestra propia historia. Me faltan palabras para poder expresarme sobretodo lo que siento al leer. aun así, contento de lo leido

  3. Respetadísima Beatriz,

    lo que planteas, creo, da para un congreso. Yo no soy un teórico del asunto, me he limitado a ser feminista y de izquierdas los últimos 54 años de mi vida, convivir deliciosamente con una mujer excepcional (ya fallecida) durante 48 de ellos, viviendo lo que, mucho después, supe que se llamaba feminismo de la diferencia.

    Sigo escritos y he leído bastantes revistas y libros sobre feminismo, y algo que siempre he observado -con sorpresa- es que se plantee la cuestión como una “lucha” (que me parece perfecto si se considera como herramienta para alcanzar un fin: la igualdad, pero que es muy desagradable cuando se plantea como pelea con los hombres, de modo que espanta hasta a mujeres concienzadas).

    Una teórica muy conocida del feminismo nos echaba la culpa a los hombres de hoy de los desmanes del patriarcado, en una charla a la que asistí hace unos 35 años: ¿no se comprende que de ese modo no se puede conseguir la complicidad de muchos hombres de buena fe? Que hay barbaridades como las que menciona Teresa, por supuesto, pero esos casos, en el mundo “civilizado” no son la “norma”, de modo que en cada contexto, creo, deben usarse las armas apropiadas para la necesaria y legítima lucha por la igualdad.

    El término “hembrismo” lo he conocido a través de páginas feministas. No sé con que fin ni porqué se ha acuñado, pero lo encuentro muy expresivo como espejo del machismo: esas mujeres que consideran -conozco a bastantes- haberse “liberado” porque hacen cosas hasta ahora sólo visibles en el macho: agresividad, competitividad, lenguaje de burdel, borracheras, vomitonas, promiscuidad, etc … Y ese modo de manifestarse hace daño al feminismo. Y existe, claro que sí: lo veo en muchos ámbitos, desde el laboral al vecinal. ¿Son conscientes de ello, o simplemente son mujeres que antes reperimían su tendencia violenta y ahora no? No lo sé. Repito, no soy experto, pero es algo que se ve a diario, en las políticas, las empresarias, las compañeras de trabajo, etc … pero hay algo que la mayoría de ellas mantienen de la “femineidad”: la esclavitud a la estética (según el feminismo islamista, peor que lo del velo).

    En fin … ya digo, no soy un experto, pero el hembrismo lo veo y me revienta, porque sale dañado el feminismo.

    Salud.

  4. Ciertamente, el “Hembrismo” como doctrina política o filosófia no existe. En determinados circulos, feministas y no feministas el hembrismo es tomado como una “actitud”. Una actitud que se basa creo en dos principales caracteres
    1. Nuestras ideas feministas no están en duda, no se pueden cuestionar, no hay debate qeu valga. La prostitución voluntaria no existe, la custodia compartida es que los hombres no quieren pagar la pensión, las cuotas son imrescindibles etc. Una vez oí a Angeles Álvarez decir que ellas tenían “la verdad” así, como os lo cuento. Yo personalmente desconfiaré siempre de alguien que se atribuya “la verdad”
    2. Una desvalorizacíon contínua de los hombres, en general y en particular (dependiendo del contexto). Una cosa es odiar y otra es “desvalorizar” y el hembrismo cae muy a menudo en ello. No voy a negar que hay cosas de los hombres que no merecen valoraciòn alguna, pero el hembrismo asocia sistemáticamente valores masculinos a aquello que hay que evitar y valores femeninos a lo que hay que potenciar. Grave error, por cierto, ya que valores tradicionalmente asociados a lo masculino, como puede ser la competitividad, es un valor positivo siempre que sea en su justa medida. Resumiendo, el hembrismo hace que lo masculino sea sospechoso (siempre y en toda circunstancia) y lo femenino positivo y beneficioso. Una dicotomía absurda, carente de toda lógica y que se puede explicar, por, si, un “recelo” (voy a utilizar mejor esa palabra) hacia los hombres.

    Y hablando de igualdad/desigualdad, creo sinceramente que el feminismo institucional actual (hay otros feminismos de los que me siento más cercano, y no me refiero a las corrientes de las que hablas, Beatriz, sino por ejemplo a “Otras voces feministas”) no sabe ni el mismo a que se refiere con el termino “igualdad”. Es tan amplio semánticamente el vocablo que creo que debería determinarse un poco más a que se refiere con todo ello. Y si hablamos de desigualdad, la LIVG contempla penas distintas para hombres y mujeres por el mismo delito (rodeamelo y justifícalmelo como quieras).

    Un fuerte abrazo.

  5. […] Crear un monstruo para que nos devore beatrizgimeno.es/2011/06/01/crear-un-monstruo-para-que-no…  por drog hace 2 segundos […]

  6. Mi modesta opinión.

    La persona machista es aquella cuyo pensamiento, y cuyos actos, van orientados hacia la consideración de que una mujer es un ciudadano inferior, y debe ser por ello, despreciada, relegada a su papel de ama de casa incapaz de hacer nada mas, o tratada como una niña pequeña que necesita ser cuidada y guiada como un niño pequeño.

    El hombre que no es machista, cree en lo que nuestra constitución pone, y es que todos somos iguales, y además de pensarlo, lo practica en su vida. Sería simplemente, un hombre no-machista, o neutro. No existe un calificativo para esto. En el caso de la mujer, esto no le convierte en una mujer “neutra”, como en el caso del hombre. Ella podría decir que se considera feminista,en mayor o menor grado.

    Una mujer puede ser machista o feminista, pero por lo visto, un hombre con la misma actitud que una mujer feminista, rara vez es considerado como tal. Y así mucha gente concluye que los españoles en su mayoría son machistas.

    Después, hay una actitud igual de despreciable que el machismo, a lo que se ha calificado de hembrismo. No es lo contrario del machismo, sino lo mismo. Una persona sexista e ignorante, que cree que puede generalizar y cosificar a todo un género, cayendo en lo mismo que un xenófobo o un homófobo.

    Me parece justo que se use la palabra hembrismo correctamente, y que cada palo aguante su vela. El hembrismo, al igual que el machismo, debería ser combatido desde todo aquel que crea en la lucha por la igualdad de las personas en sociedad. También, y casi especialmente, desde el feminismo, ya que si no se diferencia lo uno de lo otro, corre el riesgo de que se confundan las dos cosas, lo cual es un peligro.

    Pero no creo que sea una cuestión de luchar contra un adjetivo calificativo, sino con una actitud perniciosa para la sociedad, igual de destructiva que el machismo.

  7. Antes de nada, hay que reconocer que hay una situación de conflicto con las posturas feministas. Segundo, hay que ser cuidadoso con el término ‘machista’: cualquier crítica al feminismo actual se contra-argumenta calificandolo de machista.

    Desde mi punto de vista, hay dos problemas que el feminismo actual no ha enfrentado en su búsqueda de igualdad, y que están provocando desconfianza en muchos hombres:

    (1) Los privilegios sociales de la mujer. Tradicionalmente el hombre ha disfrutado de mejores privilegios sociales que la mujer. En la búsqueda de la igualdad se trata de equiparar esos privilegios en ambos sexos. Pero entonces, ¿que ocurre con los privilegios tradicionales del rol femenino?. No parece que el feminismo actual tenga demasiada prisa en prescindir de ellos.

    (2) La definición de las nuevas reglas que definan el rol común hombre/mujer. Dicho de otro modo: si se tiende hacia un rol en la sociedad común tanto a hombres como a mujeres, ¿qué características debe tener ese rol?. Lo lógico sería pensar que se debe llegar a un punto de acuerdo entre ambos sexos. La sensación entre muchos hombres que el feminismo actual está buscando definir ese rol, para ambos sexos, sin que la parte masculina tenga voz o voto en el asunto.

    Yo, personalmente, como hombre, me siento bastante estafado por la distancia entre la retórica feminista y su desarrollo real. Y creo que no soy el único.

  8. Sin considerarme machista, aunque esta claro que desde la perspectiva de uno mismo nunca se es algo que se considera negativo. Creo que el problema viene mas bien al tener que clasificar a todas esas mujeres dentro del movimiento feminista que apoya y alenta esas medidas de “Discriminacion positiva” que se han puesto ahora tan de moda, porque no puedo creerme que una feminista que de verdad apoya la igualdad se crea o simplemente admita que algo que se ve que en muchos casos se usa para discriminar al hombre sea bueno, porque eso es contrario a la igualdad, se convierte en extrmismo con lo cual surge la necesidad de clasificar y enmarcar ese movimiento dentro o apartado del propio, puede ser que me equivoque pero y aclarando mi comentario se esta manifestando un movimiento mas radical dentro del feminismo y se trata de clasificarlo y enmarcarlo, en este caso diferenciandose del mismo

  9. Me gustan todas las aportaciones masculinas! Las palabras de los hombres de aqui me interesan mucho. De hecho siempre he querido tener hermanos mayores (tal vez alguien ahora me analice con el bisturí de un Freud). Creo que muchas chicas tienen esos deseos sinceros de colaborar con el sexo masculino Y que muchos chicos no saben hacerlo, sea por este lio de roles del que alguno aludia.
    Pero las palabras se las lleva el viento, veo continuamente chicas con la misma cantinela: “ve el futbol, pasa de mi, y encima debo fregar y limpiar”, no hay ni una parte pequeña de jefas en el mundo (a mi no me gustan las cuotas.. pero no se como empezar a que las chicas manden un POQUITO mas que ahora en el mundo por no decir ya en las casas… ), la comopetitividad pues puede ser buena o mala, ganar por ganar pues las chicas te lo decimos.. pues ya ves tu pa qué! yo hago deporte y no soy nada competiva, es decir, me doy con tal canto en los dientes de poder encontrar tiempo y dinero para ir al gym o hacer deporte que ya con eso me da un subidón.
    Y mil de otras anécdotas que me hacen darme cuenta cada minuto de lo fácil que lo teneis los tios en otras cosas, y no todas somos las esclavas del espejo, gracias a Dios o aquien sea, ni todos los tios son un saco de hormonas sin sentimientos ni otras mil generalizaciones injustas.
    Me gustaría preguntarle al chico que clase de cosas ve como “privilegios masculinos” porque yo a veces en plan risa, si o a veces dramáticamente veo que los chicos no se tienen que depilar, mi maquillar, ni tacones, ni paren ni ahora ni haceis la mili y enicma quereis que tengamos sexo gratis con vosotros… Porno habalr de que diablos, nadie nace chico o chica pro elección, y afinando mucho hasta al más complicado y obtuso machista o feminista ppr decirlo de alguan manera se le debe decir,joer que “el otro no tiene la culpa de haber nacido asi… vamos… como si ser mujer o hombre fuera algo malo.
    A veces hay cosas que parecen chorradas pero claro, uno no las vive al dia a dia.
    Y no hablo de Afganistán. Hace falta mucho diálogo?? Por supuesto, yo croe que es lo principal, igual que se sigue obiviando o sin tener en cuenta el punto de vista de LGTB tampoco se ha tenido simplemente en cuneta muchas veces la opinión de las chicas. Que ahora se tiende a ciertas exageraciones.. bueno.. no las justifico para nada, pero muchas años de injusticias con jmillohes de mujeres en el mundo callditas para ser finas y educadas, querer a sus chicos ysoportar sin cuento mil perrerias creo que s algo innegable. Por no hablar d ela mternidad forzoso que para muchas no nos supone un trauma porque nos gusta pero incluso hay chica sin mayor “instinto maternal”
    Por supuesto el pasar de ser esclavas de la moda o tontas domadas a metese en drogas, malhablar, fumar, o hacer el “ceporro” que digo yo pues naturalmetneno NO me parece un avance ni una mayor igualdad “de oportunidades”, ni nada de nada…vamos… per bueno mayor libertad en hacer el tonto como han hecho los chicos pues buenol. tampoco es para rasgarse las vestiduras.. no se…. por cierto.
    Igualdad.. no pdoemos ser iguales porque somos distintos… otro dia a ver Beatriz igual comenta la teoria de que nuestros cerebros también son distintos además de nuestra anatomía o nuestro mundo emocional, cosas que no acaban de estar nada claras.
    Yo si aprecio las obras masculinas.. vamos.. para empezar a mi padre al que adoro, directamente. Si puede haber un rechazo al macho a veces, como decia uno, pues está eso encima de las chicas lesbianas de no necesitarles “absolutamente para nada” que parece molestar mucho cuando la verdad, por mi parte ni me molestan las lesbianas ni los gays ni nadie, otra cosa es si n me aprecian como persona pues bueno eseo ya no suele depender de mi sexo, no sé.. Está bien reploantearse seriamente las cosas para lo cual si ha servido mucho moviento feminsta y tb está bien las contra respuestas del hombre busando ser tb respetuoso y apreciando a las mujeres como todos merecemos.. o no?

  10. Ay.. la pesada que soy y enicma he olvidado algo
    Queria decir que a que se refierne con “privielgios femeninos”, pq lo de dar a luz y tenr que ir arreglada y coquetear no se si son privilegios, de hecho a no pocas chicas les puede parecere una pesadez.
    Me gusta pensar en abrir opciones a todos, hombres y mujeres a nuevas formas de colaboración y comprensión mutua a todos los niveles, pero supongo que esto es mucho pedir.. pero es intentarlo o tirarnos los trastos…digo yo que hay que intentarlo
    Me gustaría también que los gobiernos pongan leyes que nos ayuden a todos y todas que dirian a mejorar en todo esto pero no sé.. las leyes antiguas muchas veces son nada ágiles y las nuevas a presión a mi tampoco me hacen a veces del todo gracia pero es como lo del tabaco… o dejas fumar y todo es jauja o te pones serio porque ya está bien de cachondeo y de trar todo el rato el mismo que ni ha comprado tabaco en su vida… igual es España.. que no sabe encontrar un punto medio, con recomendaciones no funcionamos,. ha de ser con el palo, la sanción y la norma.

  11. Hola Teresa!
    Te contestaré a un par de cuestiones que comentas. Y te cito:

    “ve el futbol, pasa de mi, y encima debo fregar y limpiar”, no hay ni una parte pequeña de jefas en el mundo (a mi no me gustan las cuotas.. pero no se como empezar a que las chicas manden un POQUITO mas que ahora en el mundo por no decir ya en las casas… ), la comopetitividad pues puede ser buena o mala, ganar por ganar pues las chicas te lo decimos.. pues ya ves tu pa qué! yo hago deporte y no soy nada competiva”

    Sobre lo primero que mencionas, yo, por ejemplo, aborrezco el fútbol, no soy el único, y se que no soy mayoría por esto, pero ¿Qué piensas de una chica que diga esto? Lo primero que pienso es que una mujer, para ser libre e independiente, lo primero es directamente, serlo. Me refiero al “pasa de mi”. Si tu quieres ser independiente, debes aprender a que tu pareja haga cosas, porque tiene vida privada, aunque tenga pareja, y que a uno no le debe importar. Y sobre “DEBO fregar y limpiar” Cómo????? ¿Que DEBE hacer qué? Cada uno tiene los roles que asume, y si mi pareja en casa, me obligase a hacer cosas mientras ella se dedica a ver el fútbol, desde luego que no lo haría.

    Y cito también cuando dices:
    “Los chicos no se tienen que depilar, mi maquillar, ni tacones, ni paren ni ahora ni haceis la mili y enicma quereis que tengamos sexo gratis con vosotros”

    De lo de “quereis que hagamos sexo gratis con vosotros” no se por dónde empezar… Si por lo de hacerlo gratis o lo de hacerlo… Desde luego si mi pareja me pone en esa tesitura, le diré que ni gratis, ni no gratis. El sexo es algo que dos parejas voluntariamente hacen para su disfrute. Y cuando es por dinero, para su desgracia.
    Y sobre todo lo demás, mira… Como hombre, te digo que las mujeres no tienen ni que depilarse, ni que maquillarse, ni que ponerse tacones, ni que tener hijos. Todo esto son elecciones, de ellas. La mujer que haga alguna de estas cosas por contentar a terceros, que lo haga bajo su responsabilidad. Y ya que mencionas la competencia, instinto del que carezco completamente (al igual que la necesidad de que las mujeres os hagais estas torturas que mencionas) es precisamente esa competencia entre vosotras la que muchas veces os hace (o les hace a quien lo haga) maquillaros, gastaros una pasta en ropa, peluquería, y demás elementos puramente estéticos. O la competencia, o la dependencia de los hombres. Y no digo una dependencia destructiva ni sumisa, simplemente la competencia que nos hace tener parejas, amigos, y relaciones sexuales entre los humanos, también los de distinto sexo.

    Sobre el asunto empresarial, me parece que será natural, que la mujer tenga igual (o más) presencia en la empresa, en función de lo emprendedora que sea cada una de ellas. A mi me parece una forma de machismo obligar por ley a una paridad en las empresas, obligando a meter a cierta cantidad de mujeres con calzador, no por su cualificación para el puesto, sino porque la ley lo manda, como se hace a veces con gente con discapacidad. Por supuesto que hay mujeres hipercualificadas que darían mil vueltas a muchos hombres que tienen puestos que no los merecen, pero esa mentalidad de “los empresarios son machistas y no nos cogen”, aunque a veces sea así, no es la adecuada, bajo mi punto de vista. Creo que la mentalidad es “como mujer, estoy capacitada para crear mi propia empresa, y coger al personal más cualificado”. No se si me explico. A mi me gustaría un sistema en el que los mas cualificados (y estoy seguro de que las mujeres están más cualificadas, viendo los resultados en las Universidades) fueran los mas empleados. Pero no creo que el Estados debiera dedicarse a prohibir y legislar tan chorramente como suele hacerlo, para conseguir siempre el efecto contrario. Les falta prohibir el cáncer, o el paro.

    Un saludo! 🙂

    1. Una cosita: ¿Cómo que las mujeres nos depilamos solamente si nos da la gana? Directamente eso es IMPOSIBLE, una chica sin depilar, por guapísima que sea provoca el rechazo social inmediato, es un apestado social tanto entre los hombres como entre el resto de las mujeres (en este caso y a poquito que te descuides eres peor que un paria en la India). La belleza y el cuidado ha sido siempre una esclavitud pero totalmente imprescindible en una sociedad, y no digamos ya en la actual, y desde luego entre las propias mujeres.
      El machismo es mucho más que eso, encima, es como ha dicho Beatriz Gimeno, un conjunto de ideas estudiadas metódicamente, no un par de capricho de unas iluminadas. Que puede y debe haber matices, comprensión mutua, diálogo, etc, como yo decía es vital absolutamente pero los privilegios masculinos están ahí.
      Te reto a que un dia trates de convertirte en chica y lo recomiendo a todo el mundo, quiero decir, un simple disfraz y trata de llevar tu “misma vida”, hay cientos de películas al respecto, por ejemplo. Pues ¿tu sabes lo que experimenta un chico con cambio de sexo a chica o simplemente una mujer que pasa a ser lesbiana? Hay tales rechazos a esas cosas, tal nivel de incomprensión y odio, que la persona que sufre tales “puestas en escena” en su vida diaria raro es que no entren en depresión, de los malos tratos, el desprecio y el rechazo pueden incluso caer en el suicidio. Todas estas cosas no son baladíes. Las mujeres del mundo lo vemos a diario en miles, millones de detalles, es permanente, y no ya el lenguaje, con gente ordinaria digamos, o con brutos egoistas o malvados, no, sino lo que es peor, con la gente que queremos, los hombres con los que nos relacionamos, incluso nuestra familia más allegada. Y eso duele, no es por victimizarse sino por conocerlo y ponerse en el lugar del otro. Aprender, y aprender feminismo no es como decía nuestra anfitriona un mero capricho ni una especie de malentendido odio al macho, es otra cosa. La “neutralidad” no existe porque nadie nace con género “neutro”, es mera intención de desterrar actitudes de dominio conscientes o inconscientes. Para las mujeres no es cuestión de cumplimiento de la constitución, eso es previo y además, como ciudadanos, pero esto es como personas. Y es diario, constante.
      El otro día salí a mi terraza y un vecino tiraba tiros a los pájaros con una escopeta de perdigones, me acerqué a mi baranda y le obsevaba,como pareció molestarse me dijo que me quitara (de mi propia terraza), le dije que él no mandaba d emi y de que porqué debía hacerlo. El señor, un hombre que asusta de su fuerza, musculatura, mala leche habitual y armado, me dijo: si subo.. y yo .. qué? y entonces estaba su mujer allí y se puso a decirme: fea, fea, fea.. y yo que no soy la Venus de Milo pero que no estoy mal, que puñetas, lo comprendí: esta en sus genes, en su “Mapa del Mundo” mostrar su perioridad ante las mujeres y el modo es sencillo: 1º Amedranta (Apariencia, fuerza física, actitud..), 2º Dar órdenes inmediatas, claras y con el amedrantamiento, exigiendo la mayor obediencia absoluta, 3º Humillar, decir que eres fea, puta, de otra tendencia sexual o de alguna manera despreciable. Al más puro estilo matón.
      ¿Tu has visto por ejemplo alguna vez una chica minusválida psíquica a la que sus padres o parientes no ayudan a arreglarse o depilarse y vaya “salvaje” com decia una conocida humorista? Como la chavala no se depile encima de que el resto de seres humanos la tratarán de otra manera ya por su minusvalía, encima sus mismos amigos, amigas tanto o más minusválidos psíquicos la van a despreciar.
      No es optativo.
      Por cierto prohibir el cáncer o el paro a mi me parecería de maravilla. vamos..estaría encantanda. Están y son derechos. Está dicho en la Constitución que todo el mundo tendrá una vivienda digna, a un trabajo digno, y desde luego a la salud, lo que pasa es que está en el tercero grupo de derechos, que se refieren a que “informarán las leyes”,no son como los derechos de máxima protección como la vida, la libertad.. que son directamente demandables ante los tribunales. Es mera técnica jurídica y todo tiene su sitio perfectamente, te recomiendo que te la leas, es muy instructiva.
      Las cuotas son una técnica más, y desde luego está muy bien para los minusválidos y llevan haciéndose cosas así en otros países con yo diría algo de éxito. Para cambiar las sociedades es muy positivo el hacer medidas así al menos durante un tiempo hasta que las mentalidad cambian porque por ejemplo si no has visto en tu vida una mujer jugando al fútbol, o un minusválido en un puesto, o o una mujer de jefa nisiquiera tu cerebro puede asimilarlo, ni el mismo de las mujeres, es cuestión de práctica como todo, de ponerse. Y si.. todo funciona pero desde luego MUY POCO A POCO, perpetuando las injusticias sociales, incluso yendo para atrás sino se toman medidas a veces algo drástica y de apoyo al que está en peores condiciones,igual que se dan becas o se apoya a un sector desfarecido de la economía como la minería, la pesca o la agricultura, o se apoya un sector como la agricultura orgánica o el turismo rural.. Porque se consdieran que aporta valores, que la sociedad, de la que somos la MITAD no podemos estar al margen de las decisiones que se toman en el mundo porque es a poco que lo mires INJUSTO e incómodo tanto para las chicas como para las chicas. Es una manera de cambiar las sociedades y entrar a la participación las mujeres, darles mayores oportunidades en vista del ENORME retraso en número de mujeres.
      Otra cosa, que suben de posición mujeres inocmpetentes, muy bien.. pero ¿y la cantidad de TIOS INCOMPETENTES que han copado la historia del poder en todo tipo de organizaciones sociales desde las religiosas, las sociales la política, las familias, y todo tipo de agrupaciones humanas desde TODA LA HISTORIA DE LA HUMANIDAD?? Pues digo una cosa, tal vez no esté bien fumar, drogarse y hacer el ceporro, ser un imcompetente enuna organización.. pero tanto derecho tenemos las mujeres como han tenido los hombres a ser incompetentes y equivocarnos. Yo no lo defiendo digamos como la locura completa de que nos gobiernen incompetentes sino como tal derecho, igual que ahora hay chicos arriba de por cierto mas que dudosa valía en todas partes.
      Desde luego también culpo a las mujeres, por ejemplo de dedicarse mas a maquillarse que a estudiar, por ejemplo, pero eso es otro error consciente o inconsciente del que también trata de concienciar el feminismo, que es un estudio serio y completo de todos los ámbitos de la vida, las primeras que deben conocerlo son las chicas.

      1. Desde luego, quien crea que el motivo por el que los puestos directivos de las empresas están copados por hombres es el mérito, y no el compadreo, las relaciones sociales, las tradiciones familiares y ese tan resbaladizo concepto de “dar el perfil” (que requiere, para empezar, ser hombre), es que está cerrando los ojos con mucha fuerza. Cuántos negocios empiezan en una mesa atiborrada de manjares y acaban, en el mejor de los casos, en un partido de pádel, y en el otro, en una barra americana. Cuántos hombres alargan el momento de irse a casa, dando la imagen de grandes trabajadores, cuando en realidad se están tocando los mismísimos mientras evitan tener que bañar, ayudar a hacer los deberes o acostar a los niños…
        El principio del mérito: qué engañifa. Cuando dicen que consiga el puesto quien se lo merezca, es cuando digo yo: para que eso ocurra hacen falta cuotas. De momento no hay otra.

      2. Pues Teresa, yo sigo diciendo que depilarse y similares son opciones. Imposible es levitar, y evitar una fusión del núcleo echando agua con las manos. Es una opción, porque la gente que por algún motivo no lo haga, no implosiona y muere al instante.
        Del mismo modo, no es una obligación que los hombres nos depilemos las cejas, la espalda y el pecho, vayamos al gimnasio, seamos padres, queramos tener pareja, o nos guste Coldplay.
        Me parece increíble que gente que siente que hace algo por obligación, gente además que se dice luchadora en contra de una situación injusta, no tenga la más mínima rebledía de decir “no lo hago, porque NO ME DA LA GANA.” Yo desde luego, me niego a vivir como no quiero hacerlo, y no lo hago. La pregunta es, ¿qué piensas tú cuando ves a una mujer sin depilar? Yo nada, primero porque no me fijo, y segundo porque no me importa.

      3. Por otro lado, no, no voy a disfrazarme de mujer para experimentar nada, cuando tengo amigas de sobra con las que hablar y convivir para ver las cosas. Y si, esas películas seguro que son super entretenidas, lo cual no hace que todo lo que pase en ellas me lo tenga que tomar al pie de la letra. Es como si te digo que a la Sra. Doubtfire nadie la trata mal, con lo que científicamente queda demostrado que eso no pasa. Además de que una mujer malvada le roba a los hijos y no se los deja ver….
        Lo que pasa con tu vecino, es que es un macarra y un matón. De esos me han venido a mi también, he tenido los mismo problemas con ese tipo de gente, por lo que no se porque habría que extrapolarlo a un problema de género. ¿Te crees que con los hombres que tienen problemas con él se comporta distinto? ¿Crees que un tipo de esa clase nunca le ha pegado a un hombre? ¿Entiendo que es la mujer quien te llama fea? ¿Cuál es su papel en esto?
        Si estás a favor de las cuotas me parece muy bien, es una opinión respetable. Pero yo te digo una cosa. Si yo tuviera una empresaa (consa poco probable, por otro lado) Yo contrataría a quien me diera la gana, y eso es lo que consideraría justo. Buscaría lo mas competente, lo mas profesional, y a la gente mejor capacitada para convivir conmigo y sus compañeros en el día a día. Partiendo de esto, me da igual que sean mujeres, hombres, inmigrantes o expolicías. Es que me da igual. Si esto supone un 100% de mujeres, pues me parece mejor todavía. Pero no estoy de acuerdo en que me obliguen a tratar a las personas como ganado, o convertirme en sexador de pollos. Yo quiero curriculums. Punto. Y si la historia de la humanidad ha sido como haya sido, sigue sin ser mi culpa. Tú no has tenido nada que ver en la conquista de América, y no es justo que debas actuar en función de aquello.
        Sobre lo de prohibir el cáncer y el paro, quería decir que yo puedo sacar un decreto prohibiendo si quiero que la gente se deje llevar por la ley de la gravedad, pero que eso no hará que la gravedad se someta a mi apetencia. E igual que tú crees en las cuotas, yo creo que la mente humana no es gobernable a golpe de ley. Por cierto. Estamos en España. Por supuesto que la incompetencia y la corrupción campa a sus anchas. Eso no es una cuestión de género.
        Y solo una cosa mas. No entiendo eso que he leído aquí varias veces, sobre volverse una bruta, fumar, noseque… ¿Cuál es el problema de que cada uno actúe libremente como más le parezca? ¿Por qué hay que meterse en la vida privada de los demás? ¿Por qué la televisión está llena de exitosos hombres con rasgos femeninos, homosexuales con pluma etc., que les va bien y las mujeres no pueden hacer lo que les da la gana? ¿Acaso es que la lucha por la igualdad ha conseguido que los rasgos considerados “masculinos” sean visto mediante la percepción de lo políticamente correcto como algo denostable y lo femenino como algo positivo? E

      4. Paula, las cuotas no hacen que una persona meritoria se lleve un puesto de trabajo. Sólo que quien se lo lleve, sea una mujer.
        Sobre los partidos de Pádel, las barras americanas y el “cariño, tengo que llegar tarde”, con todo el respeto, me parece que has visto muchas películas. Y todas americanas, por cierto.
        ¿Cuántos hombres, cuántas empresas? Pues seguro que algunas. Algunas, la misma palabra para contestarte, cuántas mujeres incompetentes se amparan en estas cosas, para justificar un fracaso profesional, con la esperanza de que una cuota impuesta por el estado, le abra el mercado de trabajo. Algunas, como mujeres déspotas llevan sus grandes empresas o pequeños negocios con mano de hierro, con sus empleados y empleadas. Algunas. Como mujeres que no quieren contratar a chicas mas guapas que ellas, o tener compañeras atractivas que sean buenas trabajadoras y amigas de sus compañeros. Algunas.

  12. Ups, que mal me expliqué….

    “El sexo es algo que dos parejas voluntariamente hacen para su disfrute” <– Quería decir "personas", en lugar de "parejas".

    "simplemente la competencia que nos hace tener parejas, amigos, y relaciones sexuales entre los humanos, también los de distinto sexo" <— Quería decir "dependencia", en lugar de "competencia"

    1. Hola, Ale, he visto muchas películas americanas, efectivamente, pero lo que he narrado lo he visto con estos ojos que se han de comer la tierra, porque trabajo con hombres. De hecho, precisamente ayer mismo por la mañana había estado comentando con otra profesional de mi sector experiencias casi calcadas sobre las horas a las que los hombres de su oficina y los de la mía volvían a casa. Por no hablar de lo de los partiditos donde se hacen negocios y de la barra americana….Que tú no seas sexista no significa que el sexismo no exista. ¿De verdad eres tan ingenuo como para creer que estas cosas no pasan? Bienvenido al mundo real.
      Por otra parte, si es cierto que solo buscas un currículum a la hora de contratar a alguien, teniendo en cuenta que las mujeres estamos igual de capacitadas y que hoy en día tenemos iguales o mejores currícula que los hombres (salvo la experiencia laboral, a veces, y ahora vuelvo sobre esto)…¿no crees que no debería haber diferencias entre los contratos que harías con cuotas y sin cuotas? Y por otra parte, como ya he adelantado, lo de “mirar el currículum” tiene trampa, porque…¿y si las mujeres no pueden tener igual currículum porque como las contratan menos tienen menos experiencia laboral? ¿Y si en aplicación de tu principio de “mirar solo el currículum” acabas contratando solo a hombres porque solo ellos han tenido acceso al puesto que tú quieres cubrir? Como ves, simplificar no sirve de nada, no elimina el problema. Para que se aplique el principio del mérito, hoy por hoy, son necesarias las cuotas.
      ¿Cuántas mujeres incompetentes se amparan en las cuotas? ¿¿¿¿Conoces a alguna??? Te lo pregunto de verdad, y aceptaré tu respuesta sincera. Yo no conozco ni he conocido a ninguna mujer que esté esperando una cuota para suplir su incompetencia. Es que no la conozco. ¿Tú sí? Saludos.

      1. Hola Paula. Te JURO que si, he conocido casos así. Por otro lado acepto tb eso, que tú conoces esos casos de cerca y retiro lo de las películas.

  13. Muchas gracias por tu blog….un abrazo enorme desde paris 😉

  14. A ver, Teresa, más respuesta, aunque sólo sea porque no tuviste hermanos mayores.

    >> “porque yo a veces en plan risa, si o a veces dramáticamente veo que los chicos no se tienen que depilar, mi maquillar, ni tacones, ni paren ni ahora ni haceis la mili y enicma quereis que tengamos sexo gratis con vosotros…”
    “Queria decir que a que se refierne con “privielgios femeninos”, pq lo de dar a luz y tenr que ir arreglada y coquetear no se si son privilegios, de hecho a no pocas chicas les puede parecere una pesadez.”

    Aunque no te lo parezca, en ese tema teneis un auténtico chollo. La situación masculina es mucho peor. Me explico: el atractivo masculino puede depender de muchas variables, pero hay dos que priman sobre las demás: (1) un cierto grado de éxito profesional y social, y (2) manejar las situaciones con seguridad. Ambas variables son relativamente complicadas de cambiar. El éxito no llega de la noche a la mañana. En cuanto a la otra, no depende solamente de la seguridad en uno mismo: hay épocas donde el ánimo está bajo y aunque uno lo haga lo mejor posible, simplemente no funciona.

    De hecho, la espiral ‘ánimo por los suelos > falta de éxito > ánimo por los suelos > falta de éxito > vuelta a empezar’ puede llegar a ser un auténtico problema si eres hombre.

    Para la mujer, sin embargo, es mucho más sencillo. Depilación, maquillaje, un vestido que siente bien y un mínimo de conversación, y eso es todo. Para una mujer, resultar atractiva es cuestión de horas. Para un hombre, como andes en una mala racha, puede llegar a ser cuestión de meses. Incluso, de años. Yo, como hombre, firmaba ahora mismo que todo fuese cuestión de tirar de cera y depilación.

    >> “Igualdad.. no pdoemos ser iguales porque somos distintos… otro dia a ver Beatriz igual comenta la teoria de que nuestros cerebros también son distintos además de nuestra anatomía o nuestro mundo emocional, cosas que no acaban de estar nada claras.
    Yo si aprecio las obras masculinas.. vamos.. para empezar a mi padre al que adoro, directamente. ”

    Es que ahí está la cuestión: hombres y mujeres somos distintos. Y si buscamos un rol común, ¿cual es ese rol común? ¿como funciona, que normas tiene?.

    Lo veo por ejemplo en el tema de las relaciones. Hombres y mujeres tenemos necesidades distintas. Lo lógico en esos casos es plantearnos que necesitamos, y buscar un balance en donde ambos den de forma equilibrada. Y dar significa dar lo que el otro necesita, no lo que tu quieres.

    Yo, por ejemplo, estoy cansado de esa afirmación de ‘una relación consiste en dos personas independientes que comparten cosas’. Pues mira, no, a mí compartir no me aporta nada. Y probablemente tu te lleves las manos a la cabeza y pienses ‘joder, ¡entonces no es una relación!’. ¿Y porque no?. Para mí, por ejemplo, una relación puede implicar aceptar una cierta dependencia mutua. No porque sea una persona emocionalmente dependiente, sino porque eso es una señal de confianza: ponerse en una situación de vulnerabilidad respecto a otra persona es un símbolo de que confias en esa persona, de que es alguien importante para ti. Y a ti es posible que esto te suene extraño. Tan extraño como me puede sonar a mi esa insistencia en ‘compartir’.

    Ahora bien, si hombres y mujeres compartimos el mismo rol, es probable que tu tiendas a definirlo de acuerdo a tu manera de pensar. Y pienses ‘estoy compartiendo con él, luego ya le estoy aportando’. Cuando el hombre no está recibiendo nada, e incluso puede estar pensando ‘joder, el partido de futbol ya empezó y ella sigue contandome sus historias. Lo que uno hace por mantener una pareja’.

    >> “ve el futbol, pasa de mi, y encima debo fregar y limpiar”

    Esto no tiene nada que ver con ser hombre. Esto tiene que ver con ser vago y estar consentido. Yo he tenido compañeros de piso a los que había que perseguir para que cogieran una escoba y otros que limpiaban sin ningún problema. En el caso de las mujeres era menos frecuente que no limpiasen, pero también he visto algún caso que otro. Ya allá cada uno con sus elecciones.

    1. Juan, te propongo una reflexión: ¿se te ha ocurrido pensar que si las mujeres valoran un cierto grado de éxito profesional y social en el hombre (y convengo que es una pesada carga esa expectativa a la que hay que llegar), es porque ellas tienen cerrado (poco a poco menos, pero no nos engañemos…) ese acceso de forma directa? Cuando a una mujer se la educaba (quiero creer que ya no es así, ¿?) para estar en casa y ser económicamente dependiente, tanto más atractivo resultaría el hombre con quien tuviera que compartir su vida si podía proporcionarle una seguridad económica. Pero si todos trabajamos para conseguir que esta distribución de poder cambie, y el género no defina tu destino, las mujeres dejarán, está dejando, de buscar esa seguridad en el hombre (hablamos de relaciones de pareja, claro está). ¿Qué opinas tú? Saludos.

      1. Si fuera como dices, aquellas mujeres con éxito profesional le darían menor importancia al éxito de su pareja, cosa que no ocurre.

        Ojo, que no digo que valorar esto sea negativo. Es más, mayor mérito tiene tener éxito que estar bueno.

        Pero lo que no tiene sentido es decir que nuestra situación es privilegiada. Para una mujer resultar atractiva es cuestión de arreglarse. Para un hombre, si estás en una buena época, resultar atractivo es sencillo. Si estás en una época regular o mala (que es además cuando te vendría bien algo de apoyo) puedes llegar a sentirte como Sisifo subiendo la roca a la montaña.

        Por esto, una de las putadas de ser hombre es que suele resultar muy fácil conseguir pareja… justo cuando ya no la necesitas. De hecho, esa es la razón por la que muchos hombres funcionan de la manera que funcionan y que tanto les cuesta entender a las mujeres. Es como aquellas personas que después de pasar hambre llegan a una mesa llena de comida y se empachan, aunque solo sea porque vete a saber que traerá el día siguiente. Si eres hombre y enganchas una buena racha, aprovechas mientras dure.

    2. Juan, las encuestas del tiempo demuestran que las mujeres dedican más del doble de horas que los hombres a las tareas domésticas y de cuidados, incluso en aquellos casos donde ambos miembros de la pareja están parados. Ese rol común del que hablas no tiene que tener las normas de las mujeres, tiene que basasarse en un equilibrio en las responsabilidades.
      Es decir, que las mujeres tengan la posibilidad y la obligación de contar con un empleo remunerado y a la vez el derecho y deber de encargarse de las tareas de cuidados en el hogar. Para los hombres exactamente lo mismo, el feminismo defiende la igualdad en tanto que ambos géneros salen perjudicados de este sistema patriarcal que depende de codiciones estructurales que ni tú ni yo hemos construído, pero que sí ayudamos a mantener (por ejemplo, regalando muñecas a las niñas y coches a los niños).
      Pues bien, ellos también tienen derecho a disfrutar de la crianza de sus hijos e hijas en la misma medida que las madres, en este sentido no es justo que su permiso de paternidad dure a penas 4 semanas,
      Pero es importante que los varones empezeis en general a correponsabilizaros, ya que el hecho de que a la mujer se la socialice para el ámbito privado-doméstico, y de forma secundaria para el trabajo remunerado, hace que sean candidatas perfectas para aquellos trabajos que le permitan compatibilizar, es decir, los eventuales y los de jornadas parciales (con los consiguientes subsidios y pensiones no contributivas). Lo cual explica que la tasa de pobreza femenina sea mucho mayor.

  15. A groso modo lo que hay que pedir es igualdad directa, el feminismo se retuerce solo cuanto mas se justifica con el machismo, se iguala a él intentando acaparar derechos sobreproteccionistas que acaban volviéndose supremacía femenina.
    Por favor si se pide igualdad que no se acabe con el yo más, que entonces se igualan las cosas por el lado egoísta.

  16. He seguido recibiendo comentarios a este artículo. Todos de hombres y todos en contra. Publiqué los primeros porque son respetuosos, algunos muestran cierta disposición al debate, y porque muestran también en qué punto nos encontramos: lo poco que el feminismo ha hecho mella en hombres que, en principio, podían parecer igualitarios. Estos hombres sólo estaban esperando que vinieran las “otras voces feministas” o el neomachismo para decirles que, tranquilos, que se puede ser moderno (pseudofeminista) y no parecer un neardental sin perder privilegios y sin combatir la desigualdad real, dejando las cosas como están. Vamos, que ellas ganen un sueldo (que hace falta) pero que ni sueñen con ser iguales. Sin embargo, he dejado de publicar muchos comentarios que me han estado llegando que ya son directamente neomachistas, es decir: la ley de violencia de género es discriminatoria, el pobre hombre maltratado…Esos ya no los publico.

    1. Bueno, nunca había comentado aquí a pesar de pasarme cada cierto tiempo. Después de años (y con lo joven que soy 12 años son muchos años) considerándome feminista (diciéndolo a los cuatro vientos) y participando dentro del movimiento feminista (allá donde me encuentre) estos días me sentí desanimada al comprobar que las feministas apoyamos a y participamos en los movimientos que persiguen una sociedad más justa e igualitaria (así lo hemos hecho a lo largo de ya muchas décadas) para luego ver que, a pesar de los esfuerzos, falta muchísimo por hacer, falta mucha información, sobra mucha manipulación y mucho dogmatismo. El 15M me entusiasmó, luego me desanimé, luego leí sobre las feministas que en muchas asambleas alzaron la voz e intentaron alzar una pancarta. Y ayer mismo me acordaba de muchas feministas que fueron y estuvieron, feministas que hablaron de amnesia histórica, otras que nos instaron a no perder la relación con las que ya estuvieron no fuese que tuviésemos que inventar la rueda en cada nueva generación. En fin, que me ha gustado mucho leer este artículo. Me ha reconfortado. Esto es algo que tengo que agradecerle a muchas de mis compañeras feministas en la actualidad y ahora a ti. Gracias por no callarte.

    2. Perdón, Beatriz. no sé si has leído mi comentario, o si lo has leído muy deprisa. Yo soy feminista y he vivido y vivo como feminista desde hace 54 años, como te decía en él. Y llegué al feminismo por pura lógica y sentido común, lo que lleva a la justicia, creo, por definición.

      Y por observación de las cualidades de las mujeres de mi entorno (he sido y soy afortunadísimo en ello).

      Y añado: como dice Nuria en su comentario, hago “proselitismo” feminista, incluso con mujeres que no lo son y ven normal estar sometidas. De modo que no acepto que digas que todos los comentarios recibidos son “en contra”, sin especificar “en contra de qué”.

      Si tú no ves el hembrismo no quiere decir que seas infalible y no exista. Otras personas, mujeres y hombres, lo vemos. Y hace que haya mujeres que no se identifiquen con el feminismo, por desgracia, y da pie a que el machismo ibérico clásico se reafirme en sus posturas.

      Hay muchas versiones de feminismo (asistentes al macrocongreso de Granada de hace un par de años me contaban incluso que hubo sus más y sus menos entre feministas veteranas y jóvenes por cosas, incluso bobas, como dejar que hubiese hombres presentes en los debates); ¿descalificarías o tacharías de neomachista a las feministas que no se adhieran incondicionalmente a tu visión del asunto?

      Contaba arriba que hace 35 años una líder feminista nos culpabilizaba a los hombres de hoy de los desmanes del patriarcado de siglos. Para que te hagas una idea de los prejuicios que dicha compañera debía de llevar en su mente, te cuento que, encima, le sentó mal que yo fuese el primero en levantar la mano cuando se abrió el tiempo del coloquio.

      Quizá hablando en persona y no por escrito sería más fácil que no hubiese malentendidos. ¡Qué le vamos a hacer!

      ¡Ah! Un matiz que se me ocurre ahora: a mí me parece que un gran avance hacia una sociedad igualitaria sería que todas las personas asumiéramos que las relaciones de pareja las haga cada pareja con toda la buena fe del mundo -se supone que se quieren- y que si uno de sus miembros no entra en ello, lo mejor es no formar esa pareja.

      Salud, igualdad y solidaridad.

  17. Hola Beatriz
    Precisamente por no estar en contra de la ley de la violencia de género, me parece muy fuerte que digas que hablar de los hombres que sufren maltrato es una forma de “neomachismo”.
    Por otro lado, mi opinión no es contraria a la tuya, si acaso pretendía aportar algo, ser complementaria, no contraria. Si piensas que está provocada por el miedo que le tenga al feminismo provocada por el hembrismo, no te digo ni lo que pienso… Pero si te digo sobre el hembrismo, que si, me molesta y mucho, pero que no me perjudica en absoluto en ese sentido de que me sienta amenazado por el feminismo. Para nada. Me molesta en el sentido de lo que me molesta toda la gente retrógrada e ignorante. En el sentido en que me molesta el racismo, la homofobia o el machismo, o el clasismo, o incluso la superficialidad. Me da asco. Pero amenazado nunca me sentiré, porque creo que la gente que habla desde la ignorancia y la radicalidad, no puede nunca convencer ni ganar ninguna lucha, y por eso son inofensivos.
    Una opinión mas, aunque lo considero discutible. ¿No crees que es mejor dejar que se vean los comentarios de la gente, y que cada uno se retrate como es, para bien o para mal?

    1. No, esto no es un foro público, sino mi blog. No tiene vocación de informar o entretener, sino que pretende, porque lo pretendo yo que soy la autora, contribuir a difundir una determinada ideología, feminista, anticapitalista etc. No es un servicio público y por tanto publico aquello que quiero publicar.

      Y muy brevemente te diré que en cuanto a la violencia de género, una cosa son los casos individuales de violencia en el sentido que sean y otra cosa es la violencia estructural. Si una mujer agrede a un hombre (cosa que pasa obviamente) eso es un caso de violencia concreto y particular (que no quiere decir menos grave) que ya está ya penalizado en el código penal. La violencia de los hombres a las mujeres es estructural, está amparada por el sistema, len realidad es una creación del mismo sistema para mantener a las mujeres en su lugar etc. y por tanto requiere soluciones diferentes. Si ves la diferencia entre particular/estructural en otras cuestiones, aquí también podrás verlo.

      En lo de la pancarta de Sol tampoco tienes razón. El problema es el pensamiento androcéntrico que hace que sigais viendo que los hombres son lo general (la humanidad) y nosotras algo particular( una parte de ella, al parecer menos importante, más pequela). El comunismo o la república son cuestiones concretas con las que puedo estar de acuerdo pero son debatibles. Lo de las mujeres no, porque nosotras somos la humanidad, dale la vuelta al argumento. Somos más de la mitad de la humanidad, convertidas en minoría sociológica por el androcentrismo, así que si la revolución no es feminista será incompleta, dejará al margen a la mayor parte del género humano. A nosotras aun nos queda que conquistar la humanidad, que se nos identifiue con ella.

      Y por lo demás, en cuento a lo del neomachismo, te diré que, como todos los demás comentarios de aquí más que neomachistas son (con respeto) ignorantes de lo que es el feminismo, de lo que pretende o a lo que aspira. Lo que es normal porque por alguna razón la gente cree que sabe qué es el feminismo sin leer un sólo libro al respecto, sin molestarse en entender que, además de que se puede tener, por supuesto, una sensibilidad feminista y un conocimiento del mismo “por la piel”, también es una ideología, una ciencia, una política. Pero esa es otra, los hombres siempre opinan de todo pero especialmente, si son cosas de mujeres… entonces para qué leer nada; yo opino.
      Y se acabó. No más comentarios sobre este tema. Caso cerrado.

  18. Solo una cosa mas, ya que lo mencionas. Sobre lo que ocurrió en la acampada de Sol. Yo estoy de acuerdo con lo que ponía en esa pancarta. Pero también entieno qhe la revolución será republicana o no será. Y de izquierdas o no será. Y anticapitalista o no será. Y para muchos comunista o no será. Pero desde el principio se habló de ocultar estos símbolos para lograr aglutinar a gente, y así se hizo. Te crees que es una acampada monárquica? O de derechas? O capitalista? Estoy de acuerdo en que el feminismo debería ser un valor tan obvio que no hubiera que discutirlo en la acampada. Pero es que para mi república también, y no digo que sea una agresión que no me dejen llevar una bandera. Me uno a una iniciativa, y me adapto a sus peticiones, o me voy. Y así hice.

  19. Beatriz, si tantos hombres desconfían del feminismo actualmente, y no creo que todos y cada uno de ellos sean ‘malas personas’, ¿no puedes aceptar que tal vez haya un problema con el feminismo y no con los hombres?

    Por poner un ejemplo concreto: el tema de las relaciones que antes sacaba Teresa.

    En la sociedad tradicional los roles hombre-mujer en la pareja estaban perfectamente definidos, tanto a nivel de obligaciones como de derechos. El balance era claramente favorable al hombre, a partir de los cual el feminismo pide mayor igualdad. Lógico.

    Situación actual: los escritos feministas se basan en denunciar desigualdades y reclamar. Pregunta que yo me hago como hombre: está bien, pero, ¿cual es la hoja de ruta?, ¿a donde se quiere llegar?. Y cuando hablo de punto de llegada hablo de elementos concretos, no de una igualdad genérica. No he visto, hasta ahora, que el feminismo defina claramente cuales deben ser, desde su punto de vista, los roles hombres-mujer en una relación. Si las obligaciones y derechos serán diferentes, pero balanceadas, o si serán iguales y habrá un rol común para ambos.

    Si no hay un proyecto claramente definido, no se pueden negociar los roles sociales hombre-mujer. Y si no podemos negociar, los hombres tenemos la sensación de ser convidados de piedra en las reclamaciones feministas.

    Pongamos un caso concreto: hoy en día está socialmente bien visto que un hombre mantenga a una mujer, pero mucho que sea a la inversa. ¿Es esta situación la correcta y debe continuar igual?, si es así, ¿cual es la contrapartida masculina para que haya un balance?. Si no es correcta, ¿cual debe ser la situación final?, ¿porqué el feminismo no se define a este respecto?.

    El problema es que el feminismo no pone un proyecto concreto (y esa es la palabra: concreto) sobre la mesa sino denuncias genéricas sobre la desigualdad y reclamaciones aisladas. Creo que los hombres nos sentimos como personas negociando un contrato del que solo pueden ver un par de clausulas, sin saber que contiene el resto del contrato. Lo siento, pero no es justo.

    1. Si quieres descubrir las cláusalas del contrato debes leer textos de autoras feministas o formarte en teoría de género, lo que pasa que las mujeres feministas no podemos ir explicando que nuestra demanda de igualdad se sustenta en realidades, en datos, y decir esos datos como si fuéramos profesoras… pero decir que el problema es del feminismo me parece muy grave, y la verdad veo que te tomas muchas molestias por opinar en este blog, al igual que Ale, y creo que es porque necesitas saber más. Te aconsejo que busques información y te formes porque seguramente tomarás conciencia de muchas cosas y te gustará hacerlo.

      Beatriz, volviendo a este post, me ha gustado mucho, me lo ha pasado Marea Violeta ya que yo estaba moviendo la petición que había en change para la inclusión de la palabra hembrismo en el diccionario, y lo que expones me ha hecho reflexionar y darme cuenta de que no iba en la dirección correcta. Que echar la culpa “a otras” no es la solución y mucho menos si como tal no existen… Si tienes algún artículo sobre el asunto me gustaría que nos lo pasaras y si no, te animaría a que lo hicieras ya que es necesario que este punto de vista llegue a más gente.

  20. Errata: en vez de:

    ‘hoy en día está socialmente bien visto que un hombre mantenga a una mujer, pero mucho que sea a la inversa’

    debe poner:

    ‘hoy en día está socialmente bien visto que un hombre mantenga a una mujer, pero no tanto que sea a la inversa’

  21. Buenos días:

    No se por dónde empezar. Tenía las ideas claras, pero después de leer los posts, pues me veo en la tentación de enfadarme y defender a “las mujeres del mundo”, de como alguien dice por ahí sacar mi “agresividad reprimida” -nada femenina- y liarme a atacar. Pero mejor doy tu respuesta por buena y paso a hablar de lo que me interesaba.

    Afortunadamente he podido hablar mucho de feminismo en mi corta experiencia… y he de decir que siempre he integrado el término “hembrismo”, creo que siempre he procurado explicar que es algo realmente inexistente, pero lo usaba para que se identificase el concepto de igualdad/desigualdad, que se viese que feminismo no ha de ser una palabra maldita y que si en algún momento o lugar surge un odio insdiscriminado a los hombres en el que se desee que sufran lo que las mujeres hemos sufrido largamente, eso sería el hembrismo.

    Tal vez nunca me haya parado a pensar que yo interioricé el término hembrismo cuando empecé a leer y a pensar sobre el feminismo y que, tal vez, se coló en mi -en palabras de Mafalda- “una basurita en mi ánimo”, una basurita heteropatriarcal que me hizo crear esa imagen de mujeres malas que me servía para escudarme y defenderme de ser feminista, con el discurso de “yo no soy mala, otras lo son”.

    No voy a decir con esto que vaya a dejar de usar el término hembrismo, lo tengo tan integrado en mi discurso que no será fácil y, además, creo que en ciertos círculos facilita mucho la tarea y permite que algunos colectivos dejen a un lado una parte de prejuicios y, por lo menos, te escuchen. Y si te escuchan, puede que algo -aunque sea mínimo- del discurso feminista cale en ellos.

    Lo que sí puedo asegurarte, es que después de mi refelexión de hoy, me pensaré mucho las contadas veces en las que utilice el término, y puede que inetegre parte de este discurso como otro ejemplo más de como el pensamiento patriarcal está presente en todas nostras.

    No te había leído nunca, pero aquí tienes una incondicional a partir de ahora 🙂

  22. Teresa, un saludo. Por tu segundo comentario, sobre lo de no necesitarnos, es otra cosa que no estoy de acuerdo. Cuanto menos nos necesiteis, mejor para todos. Ojalá todas las mujeres actuaran como tú, que debes ser muy independiente, y supieran mantener su independencia, incluso dentro de una pareja.
    Otro apunte, como grandes masacres de hombres, menciono la Segunda Guerra Mundial. Estoy cansado de oir el argumento de que fué algo hecho por hombres. Ayer mismo veía sobre ese tema un documental, y veía a las tropas francesas y británicas marchando a luchar, y pensaba las putas ganas que tendría yo de ser obligado por mi Estado a morir o matar por las pajas mentales de otros. Y siempre que ha habido un conflicto de esta clase, mayoritariamente se nos ha movilizado a los hombres. Y puta gracia que me hace saber que si las cosas se ponen feas, es lo que me toca.

    A Beatriz, ahora que me he definido un poco en mi forma de pensar, ¿crees que soy un “Neomachista”?

  23. Me parece tremendo leer que hay un cierto rechazo al macho, por ejemplo en colectivos de lesbianas. Yo tengo amigas lesbianas (no colectivo de, sino mujeres) y nunca ninguna me ha dicho que rechace al macho, y no lo necesite para nada. Todos somos personas, padres y hermanos, y nos necesitamos constantemente. Es lo mismo que un hombre que pueda decir “yo no necesito a las hembras para nada. Tengo rechazo a las hembras. Si acaso quiero follar, pago y listo” y creerse que vivimos en los mundos de Yupi.
    ¿Grandes sacrificios de hombres? Por ejemplo la Segunda Guerra Mundial, o cualquier otra, en la que millones de hombres, lo quieran o no (y te aseguro que no lo quieren) son movilizados y obligados a morir o matar por los intereses mezquinos del capital y las identidades nacionales.

  24. Argh perdón… He repetido el ejemplo de la guerra, creía que no lo había puesto :S

  25. Sea pues caso cerrado. Como de costumbre no hay un debate, todo se resume en que aquello que no sea adhesión incondicional y acrítica es neomachismo.

    Enfín…

  26. Me alegro de haber leído tu blog, a partir de ahora te seguiré.
    Que bien les ha venido el término “hembrismo” a los machistas.
    Ahora todas las mujeres a sus ojos somos hembristas.
    Que no nos callen, sigamos pidiendo la igualdad de derechos en todo el mundo para las mujeres.
    Los machistas nunca van a querer perder sus privilegios sin dar guerra y atacar y ahora que las mujeres queremos estar en el lugar en que nos corresponde ,que es en un lugar de igualdad de derechos, se agitan y emprenden una nueva lucha agresiva y fatal.
    Pero… Que no nos callen. Pese a quie les pese Somos y Estamos.

  27. Desde luego, la relación de machista/feminista para mí siempre ha sido equiparable a la de racista/antirracista. Pero la gente, creedme, no lo entiende. Habría que preguntarse qué se puede hacer para explicar mejor algo que debería ser tan sencillo de entender…

  28. “El Feminismo es una ideología y un conjunto de movimientos políticos, culturales y económicos que tienen como objetivo la igualdad de derechos entre hombres y mujeres.”

    Repito. Soy feminista. Y actúo como tal. Y estoy en contra del hembrismo. Que querais o no, existe.

    Ahora llamarme neofeminista, y todo lo que querais.

    Como no me gusta el pensamiento único, no volveré a escribir en este blog, ya que como dice Beatriz, no es para eso. Pero igual que no hay revolución sin feminismo, no hay revolución sin el diálogo.

    Chao.

  29. Entiendo el recelo que las “Otras voces feministas” puedan crear en las digamos “feministas igualitarias de género institucionales” puesto que dan un paradigma mucho más comprensivo de la realidad entre hombres y mujeres (en mi parecer) y porque, simplemente actúan con muchisima menos soberbia ideológica.

    No se si estás comparando ese moviemiento (al que no pertenezco, pero si que simpatizo mucho con él) con el neomachismo (o eso que llamais neomachismo, una forma de desprestigiar posiciones contrarias) pero sinceramente creo que no tienen nada que ver. PAloma Uria (con un libro interesantisimo llamado “Las feministas que no llegaron al poder” que si, que he leido) o Empar Pineda (miembros de dicha corriente) son históricas feministas de este pais.

    Estaria bien que asumierais que feminismo no hay uno solo, sino muchos (se que eres conocedora de ello, por tu experiencia estoy seguro que sabes de esas dsitintas corrientes, tanto las históricas como las actuales) . Y no creas, entiendo que muchas veces esteis a la defensiva, aún hay mucho troglodita, mucho ignorante y mucho cretino desautorizando a mujeres y al feminismo. Pero no creo que con la creación de dogmas infranqueables e indudables se esté avanzando al ritmo deseable. Maria sanahuja, magistrada y miembro de “otras voces feministas” está en contra de la LIVG por el precepto de desigualdad del que parte. Podrá tener más o menos razón, más o menos argumentos. Pero despacharla con un “neomachista” me parece simplemente un error, y una falta de respeto.

    1. Hola, yeah. Me interesa una afirmación que has hecho y que me gustaría explicaras un poco más: ¿dices que la LIVG parte de un precepto de desigualdad? ¿A qué te refieres? Que yo sepa, y salvo argumentos más convincentes para mí, la desigualdad de partida es la de la mujer con respecto a una estructura que ha venido legitimando la violencia intrafamiliar ejercida contra ella, como parte subordinada y dependiente de la relación (ya sabes, el famoso “a dónde vas a ir tú…”), y sobre la concepción de que la mujer “pertenece” al hombre, que puede hacer lo que quiera con/tra ella. Es decir, que yo creía que la desigualdad ya estaba ahí, que no la pone la norma. ¿No es así? Gracias y saludos.

  30. Con el feminismo pasa como con la izquierda en este país, que no estamos unidas.
    Es verdad que hay muchas corrientes y diferencias dentro del feminismo, pero al final es más lo que nos une que lo que nos separa que es la igualdad de derechos para la mujer, luego dependiendo de cada país con su cultura , su religión, sus circunstancias… habrá muchos enfoques para abordarlo ,pero el objetivo debiera ser alcanzar la igualdad de derechos para todas las mujeres en todo el mundo.
    Y si somos pocas lo que nos faltaba es no entendernos. Hagamos un esfuerzo.
    Muchas mujeres son motores para el feminismo, pero muchas mujeres, mujeres normales tienen que ir despertando porque las necesitamos a todas , cambiando roles, moviendo la sociedad, cambiando el mundo y hay que empezar con nuestra familia, nuestras vecinas, nuestras compañeras de trabajo, nuestras vecinas, abrir juntas los ojos y empezar a caminar o seguir el camino de las que ya han andado.
    Transmitir el feminismo puede ser más fácil de lo que parece con personas que no se han planteado nunca el tema o no hablan de ello,yo de manera muy sencilla cuando sale este tema de manera natural digo que yo soy feminista y explico muy básicamente que es el feminismo y les hago ver la diferencia de machismo y feminismo, si que aunque parezca mentira todavía hay que explicarlo,y les resumo la situación de la mujer en todo el mundo en unos países más terribles que en otros, pero en todos desigual en sus derechos respecto al hombre.Luego hago una pregunta ¿ Que persona justa y honesta no querría que la mujer tenga derechos , los mismos derechos que el hombre?

  31. Estoy completamente de acuerdo en que el hembrismo no existe, aunque también estoy seguro de que si las circunstancias le diesen la vuelta a la tortilla (poniendo al hombre en la posición de la mujer y a ésta en la del hombre), éste surgiría de forma natural.

    No querer ver que la discriminación positiva propicia la igualdad no es sino mostrar la propia debilidad que se trata de tapar.

    Entrar en disputas por supuestos privilegios femeninos, a estas alturas, es del todo descorazonador.

    Si entre todos no hacemos el esfuerzo por que el feminismo no sea necesario no habrá lucha que valga la pena. Pero para nuestra desgracia, no sólo está vigente el feminismo, sino que, probablemente, sea más necesario que nunca, a pesar de los grandes logros conseguidos, pues, por lo que parece, estamos en un tiempo de incertidumbre y mucha confusión, de no saber dónde está nuestro sitio, de no saber qué esperar de los otros y qué podemos ofrecer. Mucho camino que recorrer aún… así que calma y resistencia.

    1. Lo siento, pero lo realmente descorazonador es que a estas alturas cualquier cosa que uno lea sobre el feminismo no pase de ser una declaración de buenas intenciones y una protesta sobre los roles tradicionales.

      Me recuerda a una discusión sobre creacionismo donde no se salía de criticar a Darwin. Y cuando planteaba: OK, aceptemos el creacionismo como teoría, desarróllala: ¿cómo explicas la metalogénesis en una tierra de pocos miles de años? ¿como explicas la génesis del petróleo? ¿cómo explicas los restos genéticos que ya no son usados en las especies más evolucionadas? y suma y sigue. Por supuesto, preguntas sin respuesta.

      Con el feminismo tengo la misma sensación: declaración de intenciones y denuncia de la desigualdad. OK, está bien, desarrollalo, ¿a donde quieres llegar? concreta, especifica. No way. No hay manera.

      1. ¿A dónde quieres llegar? A la eliminación de la subordinación de la mujer.

      2. ¿Y eso en que se traduce?

        A ver, si alguien me pasa el bosquejo de un tubo con alas, me dice que ‘vuela’ y me dice que eso es el proyecto de un avión. Pues no, va a ser que no. Eliminar la subordinación de la mujer es una declaración de intenciones, una ‘mission statement’ o como se quiera llamar. Y punto. Si toda la profundidad de un debate se reduce a eso, apaga y vámonos.

        Por poner un ejemplo. Una simple pregunta: en el proyecto feminista, ¿hombres y mujeres deben tener el mismo rol social (lease: exactamente el mismo)? ¿o por el contrario deben tener roles sociales diferentes, pero balanceados de tal manera que no haya una parte con ventajas claras sobre la otra?. Es una pregunta simple, casi básica, y ni siquiera es respondida en los artículos feministas…

      3. Beatriz Gimeno

        A Juan y muy brevemente le diría lo que ya he dicho. Hay cientos de miles de artículos, de libros sobre feminismo. El feminismo está en las mejores universidades del mundo, hay carreras, cursos de posgrado, de grado, hay masters, tesis doctorales, hay partidos, movimientos sociales, sindicatos…feministas. El feminismo es una ideología, es una ética, está en la filosofía, en el derecho, en las ciencias sociales, en la política, en la economía, en las instituciones internacionales, en la ONU, la OIT, en la EU, con grupos, comisiones de trabajo, lobbys…pero él dice que nadie le responde a lo que pregunta. Hay que leer un poco, e inluso puede que estudiar.

      4. Es que ‘mi pregunta’ consiste básicamente en ‘vale, pero aparte de la declaración de intenciones, en que consiste concretamente el postulado feminista’. Y la respuesta viene a ser ‘pues léete libros o vete a la universidad a estudiarla’.

        Pues no. Si las mujeres quereis que los hombres apoyemos los planteamientos feministas, os corresponde a vosotras defenderlos. Sólo falta que además de querer que os apoyemos en esto, encima nos digais que es cosa nuestra buscar los datos si queremos saber que es lo que estamos apoyando.

        Y no es que se pida gran cosa. Este artículo, más posts, lleva casi doce mil palabras. Hay libros que no llegan a las cien mil. Y lo más concreto que se ha dicho se puede resumir en ‘el feminismo exige igualdad de derechos y las mujeres estamos subordinadas en mucho ámbitos’. Y hasta ahí puedo leer. Doce mil palabras para transmitir una frase que cabe en catorce.

        Y esto se aplica a la mayor parte de los artículos sobre feminismo.

        Perdona, pero esto es lo que en mi tierra se llama marear la perdiz. No da la sensación de que detrás de esa declaración de intenciones haya una teoría concreta y pensada. Y si la ahí, desde luego la teneis muy bien escondida.

      5. ¿Cómo en que eso en qué se traduce? Se traduce en igual dignidad, en no asignar destinos en función del género, y en una igualdad real de poder. Cuando una palabra es clara, como “subordinación”, y alguien finge no entenderla, se está haciendo el loco. Ni el mismo rol ni diferente: se trata de que no haya roles asignados por el hecho de ser mujer o de ser hombre. Saludos.

      6. Es decir: la misma frase repetida una y otra vez: ‘la mujer está discriminada’. Bien, y a partir de ahí, ¿qué?. ¿Es que toda la teoría feminista consiste en una frase? ¿o en esos ‘libros’ y ‘estudios’ que vete tu a saber donde están?, libros y estudios que no han debido dejar excesivo poso ya que toda la discusión consiste en repetir la misma frase. Una y otra vez. Hasta la saciedad. Y punto. Eso es todo.

        Cada vez tengo más la sensación de que el feminismo es como un rinoceronte sin cabeza. Va al galope, funciona como movimiento, embiste todo lo que tiene delante, pero ni tiene una teoría desarrollada en condiciones ni tiene claro a donde quiere llegar.

    2. ‘hay’, no ‘ahí’

      1. Si no podemos disculpar una errata mal vamos, ja ja. De la misma manera que yo he sobreentendido sin más explicaciones que el dedo se te había ido sobre el teclado, hay muchas afirmaciones que tú finges no entender, cuando sospecho que en el fondo lo que ocurre es que no quieres “mojarte” al respecto. Por ejemplo, cuando afirmas que “acabar con la subordinación de las mujeres” es “solo” una declaración de intenciones, echo en falta que me digas si estás de acuerdo o no con que hay una subordinación, que esta es injusta y con que estás de acuerdo en actuar para acabar con ella. Con que respondieras a estas preguntas, ya estaríamos en condiciones de saber si coincides con los valores que el feminismo propugna. Eso es lo que hay en común; a partir de ahí, las acciones concretas pueden ser objeto de múltiples puntos de vista, que dan lugar a la existencia de muchos feminismos. Pero hay un núcleo básico con el que identificarse (o no). Otro ejemplo: un antirracista considera que las razas no existen o no son relevantes y que no deben definir el destino de un ser humano. ¿Es eso demasiado vago para ti como para aceptarlo?
        ¿De verdad? ¿Es necesario precisar más para saber si uno es racista o antirracista? Permíteme una pregunta un poco retórica: ¿No serás tú el que está mareando la perdiz? Saludos.

      2. ¿Que tengo problema en mojarme?. Ninguno. Respuesta: sí, creo que existe discriminación por ser mujer (y para mojarme más: también creo a día de hoy en día ya es menor que la discriminación por clase social, raza u orientación sexual. Pero existir, existe). Y sí, creo que se debe actuar (lease: de forma activa) para acabar con cualquier tipo de subordinación, y esto incluye la sexual.

        Pero también creo que las cosas han de hacerse sabiendo que se hace, cual es la estrategia y adonde se quiere llegar. De forma clarita y definida, no en términos genéricos. Como dicen en mi pueblo: las cosas claras, y el chocolate oscuro.

      3. Hola, Juan, siento darte una ¿mala? noticia: eres feminista. Asumes que la discriminación de la mujer con respecto al hombre existe; que es injusta y que hay que actuar para acabar con ella. No hace falta más para poder afirmar, SIN VERGÜENZA, que uno comparte los valores y objetivos (acabar con la subordinación, te parezca vago o no) del feminismo. ¿Que si la teoría feminista se resume en eso? No, Juan, por supuesto que no, eres tú el que está exigiendo, y no entiendo muy bien por qué (¿pereza?) que se te resuman todas las teorías que rondan dentro, alrededor y sobre los feminismos en una simple frase. El feminismo es transversal, es un punto de vista con el que observar muchas realidades con otros focos de atención que habían estado ninguneados. Hay muchas teorías, debates, propuestas. Pero hay un núcleo que es ese mismo al que tú te adscribes. Que asignar roles, o fijar el destino de una persona, basándose en un criterio tan arbitrario como el sexo, es irracional e injusto.
        Así que bienvenido. Saludos.

      4. Paula, en ningún momento he pedido que se resuma el feminismo en una simple frase. Y me parece estupendo que un sector de la población (sean mujeres, gays, o lo que sea) quieran jugar en condiciones de igualdad y de respeto.

        Ese es el ‘QUE’. La cuestión que planteo es el ‘COMO’. Los roles sociales van a existir siempre, porque como personas dentro de una comunidad tenemos unos derechos, obligaciones y responsabilidades. La discusión está en cuales han de ser y en si son diferentes para ambos sexos.

        Es decir: se trata de dejarse de generalidades y entrar en detalles. Tu imagínate que alguien te propone un viaje y te lo describe como ‘vamos para el norte’. Probablemente le preguntes a donde exactamente, en que fechas, si te hospedas en casa de algún amigo o en un hostal, si vas de turismo o a ver un concierto. Este tipo de cosas. Si todo lo que logras averiguar sobre el viaje es que ‘vamos para el norte’ probablemente respondas, ‘pues como que vas a ir solo’.

        Pilla unos cuantos blogs sobre feminismo, échales un vistazo y trata de hacer un mapa de adonde se quiere llegar. Con elementos concretos. Te apuesto lo que quieras a que no lograrás escribir más de dos o tres líneas. Y cualquier blog sobre feminismo, entre artículos y posts, podría llenar uno e incluso varios libros.

  32. Lo diré de otra manera: O somos capaces de acabar con las desigualdades entre hombres y mujeres o ningún logro alcanzado, ni pendiente por lograr, serán suficientes para compensar tanta estupidez y absurdo. Y en la medida que esto va siendo una realidad, con más claridad comprenderemos que es así

  33. Aclaro que la compañera se molestó por mi alzada de mano, no porque la tuviese sucia ni nada de eso, sino porque yo … ¡era un hombre!, cuando “debía de haber sido alguna de las chicas presentes quien iniciase el coloquio”.

  34. Como ya dije sobre las cuotas, no es que lo vea el sistema mejor ni definitivo, sino un paso tal vez necesario para que lo que termine cambiando sea el sistema entero, y me temo que sin ese paso no sea posible conseguir que se vayan cambiando las mentalidades que es el verdadero problema. Los hombres han tenido el poder durante milenios, es así.
    Resultado: mandan ellos sean incompetentes o no, las mujeres sean competentes o no no pintan nada, y sobre todo en muchos sectores.
    Pues las cuotas pueden ser un experimento social maniquero e injusto que pareciera revanchismo pero no lo es, es mera aceptación de la realidad: la mitad de la población es mujer, la mitad de la población tiene dercho a las cosas buenas que posee el 80 % de la población restante sea esto acceso a la universidad, puestos directivos en las empresas, derecho al voto o reparto de gastos e impuestos. Es meras matemáticas lógicas y tal vez asépticas, si esto causa malestar o injusticias resulta que son las que nosotras hemos pasado y todas nuestras antepasadas durante MILENIOS.
    No cabe duda que yo también quiero contratar chicos con buen expediente pero la realidad te la voy a contar yo:
    Ante un mismo puesto, con igual o mejor curriculum de una chica se prefiere a la chica, ya sabes porqué; primero es chica, quien sabe, igual tiene la regla o le da por tener hijos, hijas o perritos, no sabems como es, en cambio yo el empresario, que somos casi todos chicos y sobre todo en puestos directivos elegimos otros tios, ¿por qué? A mi nome lo preguntes, es una cadena perversa que no tiene principio concreto ni fin pero que se perpetua como una enfermedad o como una bendición para el chico mas o menos tonto o listo o igual de listo o tonto queuna chica.
    Se dice: cuotas no, ya llegaremos arriba las chicas “por nuestros propios medios” o que nos elijan los chicos que están arriba por nuestro curriculum”. Pues bien me prugunto cuando será eso porque la falta de poder efectivo es real, los puestos donde se eligen chicos por ser chicos son reales y ya puede decir la Constitución misa

  35. Perdón quise poner que se elige a un chico muchas veces, creo que escribí chica

    Respecto a las cuotas sigo insistiendo que no es que me gusten sino que no veo otras soluciones salvo a larguísimos plazos y estando siempre esperando a ver si a los machos les da por ceder parte de sus poderes, y met emqo eu eso solamente pase cuando contratan a sus secretarias buenorras y complacientes, no son mitos urbanos, es lo que sucede muchas veces y lo he visto yo, y también lo de encontrar alguien y no contrartarla porque pueda quedarse embarazada.
    Es muy poco gracioso, para eso muchas pensaríamos que los hombres deberían quedarse embarazados ellos también pero desde luego por muy justo que así fuera eso no puede ponerse por ley y hay que buscar otras opciones tampoco perfectas
    Si se os ocurren otras alternativas más eficientes exponerlas, a mi me gusta comentar posibilidades y situaciones posibles y al menos pensarlas
    Ah y yo tb croe que tal vez no es mala idea dejar que cada uno exprese su opinión sin tal vez borrar pero un blog personal es eso, ue para eso la anfitriona quiere exponer sus ideas y es su derecho. Si hay otrso sitios de debate podrñia verlos también, a mi si me gusta la mayro parte de las propuestas feministas aunque puedan dar lugar a polémicas y quejas, como digo se parte de injusticias de base que no son fáciles de abordar

  36. Hola, Juan. Una vez más insisto: el feminismo es el qué. El cómo son las propuestas y es normal y legítimo que haya diversidad de opiniones. El antirracismo es considerar injusto diferenciar y asignar roles a las personas en función del color de su piel. ¿Te parece también ambiguo? ¿Exiges a los negros que estén de acuerdo en la forma concreta en que se haya de acabar con su subordinación y los prejuicios que les perjudican y les acusas de ambiguos si no todos coinciden en la forma de conseguirlo? ¿Te preguntas si los roles sociales de los negros y los blancos tienen que ser iguales o diferentes?
    Precisamente de lo que se trata es de que el género no defina el rol de una persona en la sociedad. Siempre van a existir roles, dices. Bueno. La cuestión es cuáles vamos a aceptar y cuáles no. Y que el ser hombre o mujer no defina tu destino social y/o económico. No es que los roles “sean iguales”, sino que no haya roles de género. Es bastante diferente, si me lo permites.
    Por supuesto que si “pillas” varios blogs (también te animo a “pillar” varios libros, ya puestos) sobre feminismos te vas a encontrar con propuestas diferentes. Pero hay una idea muy básica y muy simple a la que tú, por no adscribirte, ignoras en todas tus respuestas: que a todos los seres humanos se les deben reconocer iguales dignidad y derechos, y que es injusto que hoy en día el hecho de ser mujer te convierta en alguien desigual a estos efectos. Que las propuestas concretas para lograrlo, o los análisis de las causas, o de situación, o de la forma de enfocar el asunto, sean diversas no convierte a una idea tan simple pero tan fuerte en algo “ambiguo” o “vago”. La idea está ahí y define al movimiento.
    ¿Eres antirracista, Juan?
    Saludos.

    1. Paula, entre el tema de la inmigración y el feminismo hay una gran diferencia: un inmigrante que llega no pide que se redefinan los roles sociales (una comunidad grande puede ser harina de otro costal, pero tampoco es cuestión de ver caso por caso). Eso significa que la ‘hoja de ruta’, por llamarla de alguna manera, es muy simple, ya que corresponde a los roles sociales existentes. Es decir: lo que reclama y a donde quiere llegar está bastante definido.

      El feminismo es otra cuestión: reclama roles sociales nuevos, pero no los define con claridad.

      Y no es que haya propuestas diferentes en el feminismo o en los blogs sobre feminismo sobre las que no hay acuerdo. Es que no hay propuestas.

      Por poner un ejemplo: el tema de la igualdad laboral. Hay una reclamación sobre la igualdad de salarios y cuotas de poder.

      En la mayor parte de parejas que conozco el hombre suele priorizar el ámbito laboral y la mujer suele dedicar más esfuerzo a la casa y a la familia. La cuestión es, ¿cómo llegamos a la igualdad?

      ¿Se trata de que el hombre preste más atención a la familia (por ejemplo, tomando permisos por paternidad como algo común) y la mujer más atención al trabajo?. Todas las personas tenemos una cierta capacidad de esfuerzo que distribuimos, ¿están las mujeres dispuestas a ‘desatender’ a la familia para ‘atender’ más al trabajo?. Si tomo a las amigas que tengo como modelo, te diría que no aceptarían algo así.

      Entonces, podemos valorar más el esfuerzo de las mujeres en el ámbito laboral porque somos conscientes de que soportan mayores cargas familiares y eso es algo de lo que nos beneficiamos todos. Pero esto abre nuevas preguntas: los mayores beneficiados de esta distribución son aquellos hombres cuya mujer toma una mayor reponsabilidad en la familia?. Si yo soy hombre y estoy soltero, ¿porqué debo yo cargar con una menor valoración de mi esfuerzo para compensar las ventajas ‘familiares’ que mi compañero de trabajo, casado, obtiene?, ¿no es esto injusto?. Y incluso en el caso de personas emparejadas, si la recompensa laboral es igual para hombres y mujeres, pero la recompensa familiar es mayor para las mujeres (si dedicas más esfuerzo a los hijos, obviamente tienes una mejor relación con ellos), al final, a igualdad de esfuerzo, los hombres nos encontraríamos menos recompensados si sumamos el trabajo y la familia, ¿no es esto también injusto?.

      Entonces, ¿cual es el modelo?

      A esto me refiero con entrar en detalles. Reclamar igualdad y decir que el mundo es muy injusto es como quedarse en el primer paso del viaje del diez mil kilometros. Hay que mojarse, y no veo a los blogs feministas planteandose las cuestiones en detalles y proponiendo modelos.

      1. Hola
        No me respondías a mi, perdona, pero a mi si me gusta entrar en todo tipo de detalles, medidas concretas y cosas que deben cambiar de enfoque e ir replanteándose de otra forma.
        Me interesa mucho lo que dices Juan sobre por ejemplo un matrimonio o digamos padre y madre de un niño, niña o de varios niños y niñas, vamos, lo que sería una familia tradicional.
        Tengo un caso cerca y me preocupa mucho, es decir, veamos, el chico ha estado trabajando sin parar durante años o con un seguimiento continuo en su profesión. La chica ha quedado embarazada, dejó de trabajar y han pasado nada menos que 5 años desde que se metió de lleno a “ser mamá”. Él, naturalmente ha visto como ser papá es una actividad más de su vida familiar al margen de trabajo, ella ha visto como su vida laboral ha quedado paralizada de hecho, derecho, de facto y de como lo pongamos. Ël es vigilante nocturno, asi que por el dia duerme, con lo cual ella es mami y todo lo demás bastante tiempo, incluso mas de lo que seria normal en una familia tradicional media. Pero pongamos que fuera igual.
        ¿Por qué ella ha “abandonado” su vida laboral? Yo no comprendo del todo porqué ha hecho “dejación de sus funciones laborales, por no hablar de las personales. Pero si, conociéndola, si, sé que es una chica muy tradicional, que priva sus intereses personales por debajo de la vida familiar y de sus hijos, su prioridad desde que nacieron. Su mundo, su percepción de la realidad, sus inseguridaddes cuando sale de casa o deja a sus hijos con alguien mas, sea incluso su marido, sus padres o familiares, son la base de cualquier tipo de horario que pretenda plantearse para cualquier otra actividad, los horarios de colegios, las comidas, los baños de los niños lo definen todo.
        En cambio para el marido la cuestión es sencilla: sigue con su horario laboral normal, el resto del tiempo libre será padre y esposo. Me pregunto muchas cosas, la más acuciante y sangrante: ¿ha sido “culpa de la chica” tomarse la prioridad maternal por encima de la paternal? Me temo que si, quizá ha ganado esa especial vinculación con sus hijos pero al fin y al cabo ¿quien le mandó seguir siendo “mami por encima de trabajadora o digamos persona a secas”? ¿Ella misma o su rol social? El caso es que lo ha seguido fielmente, sin embardo como digo yo siempre, en cuando el hijo oi hija sale del vientre materno ya es totalemente “de los dos”, vamos que la chica ya puede volver a hacer su “vida normal” cuanto antes, y el padre ya puede quedarse a cuidarle y una seguir con su vida laboral.- ¿Por qué no es así? Supongo que hay chicas que “aprovechan” para estar con sus hijos cuando son pequeños, que es algo que a quien tiene gusto le apetece muchísimo y yo lo entiendo y lo comparto, pero también muchos chicos se “escaquean” amparádnose en su nunca dejado mundo laboral para proseguir en el y ser la “base nutricia”. Es algo difícil de romper, raro y extraño incluso los “permisos de paternidad” (que a mi me parecen sanísimos!), el volver rápido a currar o buscar curros cuando has dado a luz, etc, etc… la inercia, supongo, los “problemas técnicos” sean llevar la panza de embarazada y ser materialmente tu siempre la “reproductora”, luego dar pecho, etc..
        Pero realmente falta más voluntad de parte de los implicados, personal, cada una en su carrera profesional y su vida al margen de ser mami y de ellos en asumir mas parte familiar. Supongo que también va con el carácter de cada persona, su grado de profesionalización, pq ya voy conociendo menos universitarias por ejemplo que se planteen dejar su profesión totalmente para “ser mamis a tiempo completo”, pero sigue sienodo una constante enorme, podria enumerar montones de ejemplos y parientes mios donde se reproduce todo esto.
        Nosigo porque ya está bien de “chupar cámara”, creo que este blog y estos temas son altísimamente interesantes y deben haber espacios donde podamos charlar y verlos en detalle. A mi me gusta la perspectiva feminista porque tiene mucho de buscar equilibrar las balanzas, luego los detalles yo no “me los sé” es decir, no soy una estudiante metódica del feminismo como pueda ser nuestra anfitriona Beatriz o otras, ni siquiera croe que haya una técnica total, absoluta recogiéndolo todo, si hay una serie de grupos de mujeres buscando y aportando ideas, proponiendo ideas políticas y de acciones concretas. Hasta donde llegue eeo en estructuración y sofisticación lo ignoro pero si quiero ser parte del debate y de entrar a concretar. Eso e mi tiempo libre.. yo tb tengo mis propios asuntos y esto mismo de entrar a un debate puede ser “como un pasatiempo”, por eso me guio tambien de personas que se dediquen más en concreto a ello

  37. Me ha gustado mucho tu artículo. me ha hecho estar prevenida con el uso de la palabra hembrista = mujeres malas, que al final sirve para meternos a las feministas en esta categoria y desprestigiarnos. ahora que el feminismo empieza a ser valorado por personas con un nivel cultural alto. En fin supongo que el patriarcado renueva su cara. Me gusta saber que participas en la plataforma real ya, pues me resulta preocupante que estas “otras voces del feminismo” que a veces parecen mas machistas que muchos hombres están buscando su lugar en el movimientop 15 M.

    En concreto me preocupa mucho las que defienden la legalizacion de la prostitucion, que se arrogan a si mismas la representacion de las mujeres prostituidas cuando no han sido elegidas democráticamente por ningún censo electoral de prostitutas. se dedican a defender el privilegio masculino de usar los cuerpos de las mujeres a su capricho ademas de defender los mismos cambios legales que demandan los proxenetas que son los que se lucran con la prostitucion legalizada o no. Personalmente me horroriza la crueldad y violacion de derechos sistematica que supone la prostitucion para las mujeres prostituidas y la gran traicion que supone para las mujeres que haya mujeres defendiendo esta posicion. Que además se llamen a si mismas feministas en un gol en propia puerta que no debemos permitir. Está claro que siempre han habido mujeres machistas y complices del patriarcado, ahí está la seccion femenina del franquismo por poner un ejemplo. cuando estas “feministas” gustan a tantos hombres, sera porque sus propuestas le permites seguir disfrutando de sus privilegios machistas con la conciencia mas tranquila.

    en fin este movimiento ciudadano me resulta esperanzador en todo caso, pero no hemos de permitir que estas neomachistas usurpen el papel de las feministas para quedar traicionadas un vez mas en el apoyo a la revolucion.

  38. No estoy de acuerdo con el articulo. Y el “movimiento SCUM” sí existe. Y como ya te dije, este era solo un ejemplo, otro ejemplo mas peude ser el “Cell 16” autollamadas “feministas separatistas”
    Cell 16
    http://es.wikipedia.org/wiki/Cell_16
    Ideología

    Fundada en 1968 por Roxanne Dunbar, Cell 16 ha sido considerada varias veces como la organización que adelantó el concepto de feminismo separatista.3 Alice Echols, historiadora de la cultura, cita esta organización como un ejemplo de feminismo separatista heterosexual dado que este grupo nunca propuso el lesbianismo como una estrategia política. Echols valora el trabajo de Cell 16 por establecer el fundamento teórico del separatismo lésbico. En su publicación periódica más célebre, No More Fun and Games, Roxanne Dunbar y Lisa Leghorn recomendaban a las mujeres alejarse de todo hombre que no estuviera luchando con plena conciencia por la liberación femenina. También recomendaban periodos de celibato en lugar de relaciones lésbicas que solo constituían “una solución personal.

    Saludos. Y viva la democracia y libertad de expresion 🙂

  39. juan, me divierten muchísimo tus fallidos!!! A veces, las cosas que no decimos, o se nos escapan, nos pintan de cuerpo entero.
    ‘hoy en día está socialmente bien visto que un hombre mantenga a una mujer, pero mucho que sea a la inversa’

    debe poner:
    ‘hoy en día está socialmente bien visto que un hombre mantenga a una mujer, pero no tanto que sea a la inversa’

    No se si aportará demasiado lo q tenga para decir, pero a mi me ayuda a salir de confusiones embrolladas. Mi análisis no pretende ser exhaustivo por supuesto, solo hacer un pequeño aporte, se han hecho tantos que no me da pudor 🙂
    Las distintas expresiones del feminismo apuntan a una búsqueda superadora de toda postura sexista por que propone un nuevo ordenamiento social en el que todxs tengamos los mismos derechos. Eso implica de-construir muchos patrones culturales arraigados desde tiempos muy anteriores incluso al capitalismo.
    La deconstrucción de dichos patrones implica una lucha, que es sobre todo en el plano de lo cultural, pero que necesariamente implica la modificacion de las leyes de una sociedad, puesto que las leyes son complejas y en su multifacética esencia son también, la expresión de una cultura (y no cualquier cultura, sino la de las clases dominantes). Bienvenidas sean, a mi entender, las categorías que nos ayuden a problematizar al patriarcado, y al capitalismo. Hoy me considero feminista y clasista, por que la realidad me bofetea cada vez que salgo a la calle y me encuentro con el mundo capitalista y patriarcal.
    Dentro de la multiplicidad de voces dentro del feminismo, quiero destacar como aporte aquella que exige a la sociedad responsabilizarse por los estereotipos que promueve. Me gustaría una sociedad en la que nadie enseñe a lxs seres diagnosticadxs niñas al nacer por sus genitales que sin novio no son nadie, que ser competitivas es ser “masculinas” y eso es pecado por que es “pretender demasiado de la vida”(escalar en la sociedad, pretender estar arriba, es impropio de lo que se entiende por el ideal femenino, gracil, sensual, atractiva, divertida, de actitud preferentemente pasiva, que busca agradar a todos y todas y cuya unica dignidad reside en la autoinmolación y el sacrificio).
    También (y elijo no poner un “PERO” intencionalmente) me gustaría una educación en la que nadie sea “diagnosticado” como hombre o mujer al nacer según sus genitales, y en la que ningún ser “diagnosticado macho” esté obligado a no demostrar emociones, y a competir todo el tiempo con sus pares, a no soportar ningun tipo de “paridad”, y a considerar que cualquier “cooperación” es signo de debilidad, ergo “feminidad” (motivo por el cual compiten, agreden, y se forman como personas encontrando dignidad solo en el lugar de vencedores: los niñxs diagnosticados niñOs al nacer aprenden pronto que esa O es la diferencia entre estar abajo y estar arriba, y por supuesto, estar arriba es algo irresistible. Si esa O es un designio del destino por un cachito de carne extra que les cuelga entre las piernas, con el que nacieron, y resignar un lugar de poder implica una ecuación simbólica de ser mutilados, se comprende que se comporten con constante agresión). Digo, se comprende, pero es inaceptable. Se comprende por que hay una legión de académicos y académicas que constantemente producen teorías respecto de la sexualidad, el género, y el poder, y reproducen de formas muuuy sutiles la cultura de las clases dominantes.

    Respondo (intento responder, a pesar de mi torpeza teórica) la pregunta que te haces en un principio Beatriz, la de ¿Por que las mujeres son capaces de tomar las armas por la causa de cualquiera menos la de ellas mismas? La única respuesta que le encuentro a esa pregunta es, por la cultura en la cual nos formamos. Cultura que deja espacios (a veces mas difusos, otras veces mas nítidos) espacios de privilegios históricamente asignados a los hombres. Cultura, que en verdad son “culturas” que en todas partes del mundo hoy se entrecruza con la cultura del consumo, del individualismo, debido al sistema capitalista justamente.
    Con mas dudas que certezas, pero la firme convicción de que, sea cual sea nuestra identidad de género, nuestras elecciones sexuales, todxs debemos luchar por una sociedad mas justa. Y ahí no hay pero que valga, se vuelve imperioso dar los debates enriquecedores en todos los espacios posibles. Me encantó leer tu blog, ojalá mas de un/a machista se cruce con él y se reconozca, sino en una postura, al menos en alguna de las reflexiones presentes entre lo publicado, y se abra una grieta para la duda. En esta sociedad donde todo es certeza, certeza q casi se parece a la locura, es bueno permitirse dudar. No de quienes luchan por un mundo mejor, sino del orden social establecido, y de las propias estructuras para poder transformar la realidad, transformandonos.
    Abrazo feminista a todxs!

  40. Hola Beatriz, me parece muy interesante todo lo que has escrito, y me has aportado ideas en las que no había recabado, así que gracias por ello.
    Aún así dudas que me hacen surgir preguntas, a las que espero puedas responder, darme pistas y más ideas.
    Porque crees que surge esta especie de odio hacia ciertos tipos de feminismos (dando por sentado que son variados y diversos) y que provocan tanto rechazo? y por otra parte crees que se debería cambiar de estrategia para hacerlos llegar de otro modo y más entendibles (el discurso, o las expresiones, etc,), y que así nadie se sintiera agredido/a (aunque mayoritariamente serán hombres)? y por último, el hecho que muchos hombres no se sientan identificados con el papel de agresor, machista, patriarcal, … hace sentir de igual modo el discurso extendible a ellos, cuando no lo sienten propio, es decir no se identifican con ese estereotipo, pero sienten que el discurso también va hacia ellos, como crees que esto se debería tratar para ganar adeptos en el discurso feminista, y que se entendiera hacia donde, como y quién va dirigido?

    Espero haberme explicado bien y espero alguna respuesta.

    gracias

  41. Athini Glaucopis |Responder

    ¿No existen mujeres, y mucho menos entre las autodenominadas feministas, que busquen la supremacía femenina? Qué pena que la fundadora del “Partido Feminista Español”, Lidia Falcón, en su “Discurso sobre el poder feminista” (página 41) afirme lo siguiente:

    “Porque si Lenin afirmaba que marxista sólo es el que hace extensivo el reconocimiento de la lucha de clases al reconocimiento de la dictadura del proletariado, debemos decir de una vez por todas que feminista revolucionaria sólo es la que hace extensivo el reconocimiento de la lucha de clases entre el hombre y la mujer al reconocimiento de la dictadura de la mujer, y en esto estriba la diferencia entre una feminista revolucionaria y una feminista reformista”

    Lidia Falcón sigue siendo considerada como una referencia para el feminismo español, y, que yo sepa, jamás ha renunciado al objetivo revolucionario de construir esa “dictadura de la mujer”.

    athini_glaucopis@hotmail.com

  42. Beatriz escribre:

    “A Juan y muy brevemente le diría lo que ya he dicho. Hay cientos de miles de artículos, de libros sobre feminismo. El feminismo está en las mejores universidades del mundo, hay carreras, cursos de posgrado, de grado, hay masters, tesis doctorales, hay partidos, movimientos sociales, sindicatos…feministas. El feminismo es una ideología, es una ética, está en la filosofía, en el derecho, en las ciencias sociales, en la política, en la economía, en las instituciones internacionales, en la ONU, la OIT, en la EU, con grupos, comisiones de trabajo, lobbys…pero él dice que nadie le responde a lo que pregunta. Hay que leer un poco, e inluso puede que estudiar.”

    Sí, bueno esto es cierto Beatriz, pero también deberíamos señalar que el feminismo en sociedades como la española se encuentre ahora (desde hace algunos años, más de una década seguramente) en una crisis de identidad, en una crisis de ideas. El feminismo español está muy roto, muy fragmentado, y ello no creo que se deba precisamente a un sano pluralismo epistemológico ni “político”, ni ético, sino que se debe quizás más a otras razones, que yo aventuro a que tienen que ver con una crisis en sus fundamentos, por mucho que esto último le pueda molestar a las exponentes del llamado feminismo filosófico, mujeres, fundamentalmente, con formación en filosofía (Celia Amorós, Luisa Posada Kubissa, Mª Luisa Femenías, Amelia Valcarcel, Alicia Puleo, Neus Campillo -que si desde hace algún tiempo está intentando virar hacia el ecofeminismo será por algo, etc.) y a las mujeres que siguen los análisis de esta “escuela” fielmente.

    No entiendo además, por qué el feminismo apenas tiene una recepción constatable en la mayoría de las mujeres de una sociedad como la nuestra (y aquí no sé si autonomías como el País Vasco constituye una excepción o no). Tengo la impresión de que la mayoría de las mujeres jóvenes a las que les interesa el feminismo como forma de pensamiento, como teoría, pero también como movimiento de acción política, son mayoritariamente mujeres procedentes de las clases medias (y no mujeres de las clases trabajadoras).
    Y los pocos hombres que se han acercado al feminismo -al menos de una manera explícita- o bien son profesores universitarios o sino también son sujetos procedentes de las clases medias.

    Por mi parte creo que una solución provisional puede estar en volver a algunxs de lxs clásicxs del feminismo (autores como: Mary Wolstonecraft, Stuart Mill, Simone de Beauvoir, Kate Millet, Emma Goldman, Poulain de la Barre, Concepción Arenal…), leer buena ficción feminista (y aquí no sabría citar a ninguna autora), y empezar a tener más en cuenta aproximaciones feministas a diversos problemas que se hacen desde determinadas ciencias sociales, y no tanto desde la filosofía: historia, sociología, y no sé si antropología.

    Un ejemplo de que el actual feminismo que se hace en España (y quizás en toda Europa) tiene importantes carencias desde un punto de vista epistemológico y como teoría ética o política es que con las herramientas que este nos ofrece, llevando más de trece años planteándose y abordando con ideas el asunto de la prostitución, ni desde la academia ni tampoco desde los colectivos de mujeres activistas, se ha conseguido alcanzar verdades relativas a este fenómeno convincentes por su grado de racionalidad y de apoyatura empírica , ni tampoco posibles vías de solución en clave político-social al mismo. Tu libro ha sido un intento reciente, pero a mi juicio, aunque contiene algunos análisis y planteamientos sugerentes, muchas de las cosas que en él se contienen siguen estando insuficientemente claras y poco fundamentadas.
    Creo que lxs feministas necesitan adquirir más conocimientos de materias generales: historia, sociología, pensamiento económico, teoría del conocimiento, filosofía moral, quizás antropología

    Gracias

  43. Pues a mi otras voces feministas si me parece de un neomachismo disimulado, o mas Light, como una forma de parecer feminista sin serlo, y sin tocar temas polémicos. También baraje la posibilidad de que simplemente se trataba de feminismo liberal, pero luego descubrí que entre ellas estaba una amiga del Juez Serrano como Sanahuja y cambie de opinión. Es decir, los neomachistas abiertos siguen a Serrano, y lo que quieren ir de “progres” a Sanahuja y Otras voces feministas.
    Además yo estoy observando otro tema que me ha dejado pensando: desde determinadas corrientes feministas (o lo que sea que son) se esta volviendo a pedir, ¡y desde la libertad!, no ya que las mujeres debemos ser prostitutas..sino también amas de casa y madres….entiéndase, no diciendo que si las amas de casa deben cobran un sueldo o no que es un debate feminista de siempre, sino que las mujeres debemos tener la libertad de ser amas de casa que es bastante diferente. Solo falta pedir que desde la libertad debemos ser monjas para empoderarnos xD.
    Curioso, justo cuando estamos para atrás, el capitalismo en crisis…se estan volviendo a los valores conservadores desde el propio feminismo,yo…no entiendo nada…¿será que soy yo la que no es feminista? todo puede ser.

    1. No. ese es un gran problema del feminismo. Que ahora es “feminismo” lo más antifeminista. El relativismo es lo que tiene, que al final todo es lo mismo. Escribí esto por si te interesa sobre eso mismo: http://www.pikaramagazine.com/2012/01/el-antifeminismo-que-nos-viene-crece-en-la-izquierda-una-corriente-que-llama-a-revalorizar-lo-femenino-sin-criticar-al-patriarcado/

  44. Querida Beatriz, sólo te escribía para darte las gracias por tu libro; la prostitucion, gracias por tu visión del feminismo, porque empiezo a poder dirigir mi camino como feminista, por el camino por el cual me siento más identificada.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: