Categorías
Artículos

Una fiera en su interior


Este fin de año estuvo ennegrecido por la noticia de otro hombre que mata a su hija, en este caso de tres años. Convierte a su propia hija, a una niña de tres años, en un instrumento, en una cosa La mata por hacer sufrir a la madre, la mata en venganza.

Una venganza que siente tan necesaria que ni siquiera espera poder ver el resultado de la misma, le basta al asesino con imaginarla. Algunos medios publican artículos que más parecen hagiografías o asépticas biografías. Era un hombre que hacía esto y lo otro, que trabajaba aquí, que vivía allí… y los vecinos nos hablan de que parecía buena persona, normal, quizá era un poco antipático. En todas partes falta la palabra «asesino» que parece que cuesta pronunciar.  Asesino despiadado de una niña. En este caso concreto, además, el asesino se movía en ámbitos cercanos al feminismo. A estos no se les ve venir, dice alguien… o quizá sí.

A raíz de este suceso horrible les conté a unas amigas, en esa misma noche, algo que me ocurrió a mi misma hace años, cuando dejé a un novio. Era un hombre normal, se dedicaba al trabajo intelectual, parecía buena persona, un hombre que cumplía con sus deberes de igualdad en la convivencia, jamás hubo entre nosotros ni sombra de nada parecido al maltrato (yo me digo a mi misma que eso no me podría pasar a mí). Pero yo me enamoré de otra persona y él no quería separarse. Cuando finalmente lo hice, la persona que yo creía conocer desapareció tragado por otro que jamás había visto; ni imaginado siquiera. No hubo, ni siquiera entonces, una mala palabra, ni un grito. No hubiera sabido explicar por qué comenzó a darme miedo, no sé si sabría explicarlo ahora. Según pasaba el tiempo, me llegó a dar terror. Y por supuesto no podía denunciarlo y ni siquiera contarlo porque no había nada que contar excepto que yo, que le conocía perfectamente, sabía que algo se había roto dentro de él y que los muros que le construían y le tenían en pie, eran más frágiles de lo que pensaba y, al derruirse, estaban dejando salir algo amenazante, algo que da miedo, que nos da miedo a las mujeres.

Escuché cómo aquellos muros caían, vi su mirada diferente, el timbre de su voz falsamente tranquila, el enorme rencor, la humillación convertida en odio. Ya no estaba el hombre que yo conocí, pero no podría decir que ahora era un impostor. Quizá el impostor era aquel del que me enamoré tiempo atrás. Recuerdo que aquellos días en más de una ocasión cerré la puerta de mi casa temblando y pensando: «Me va a matar». Lo conté un par de veces y mis amigas se rieron y me dijeron que me había vuelto loca, que me sentía culpable por dejarle. Pero subía a mi piso siempre acompañada y miraba a mi espalda cuando salía de casa. Durante varios meses me sentí verdaderamente en peligro y estoy segura de que él lo sabía y que obtenía cierto placer -o al menos cierta reparación personal- en producirme miedo. Los hombres, a veces, tienen el poder de producirnos miedo, incluso sin hacernos nada. Nos basta con la experiencia de la memoria colectiva. Y ese es un poder que algunos conocen y que usan. Como cuando un hombre nos sigue por la calle de noche, sin que nos haya hecho nada, sin que haya hecho siquiera un gesto, y aun así nos aterroriza.

Cuando lo contaba la noche pasada, una amiga me habló del tigre. Del tigre que duerme dentro de algunos hombres, incluso de aquellos que parecen haberse acomodado a estos tiempos de nuevas masculinidades; hombres a los que nadie llamaría maltratadores o machistas porque han conseguido disfrazarse pero que guardan, como muchos, un tigre en su interior. Uno que sale cuando se sienten amenazados, un tigre que no siempre quiere matar pero que siempre quiere atemorizar porque, como dijo esta amiga: «Producir miedo es un acto voluntario, un acto de poder». Un tigre capaz de matar a una niña de tres años para hacer daño a su madre.

Violencia de género en 2021: Disminuyen los feminicidios y se duplican los asesinatos de menores

Hay algo terrible en la manera en que algunos hombres habitan sus masculinidades y que, aunque no se trate de hombres maltratadores, está ahí agazapado como una fiera con hambre.  Una forma de habitar la masculinidad que les atraviesa como una armadura interna, férrea, que creen controlar pero que a veces les controla a ellos; una personalidad granítica que consiguen ocultar la mayor parte del tiempo pero que dejan salir cuando se sienten humillados, cuando quieren vengarse de alguna afrenta imaginaria, porque las afrentas a la masculinidad no pueden ser más que imaginarias. Esa es la masculinidad que les susurra al oído que no se olviden de lo que significa ser un hombre, que ser un hombre incluye la posibilidad de infundir miedo, que ser un hombre es ser importante. Algunos hombres viven con el terror de parecer débiles, de que una mujer no les respete lo bastante, no les tema lo bastante; el terror de no ser bastante hombre. Algunos hombres guardan una fiera asesina en su interior que tenemos, como sea, que expulsar de ahí.

Publicado en: Público

Por Beatriz Gimeno

Nací en Madrid y dedico lo más importante de mi tiempo al activismo feminista y social. Hoy, sin embargo, soy un cargo público. Estoy en Podemos desde el principio y he ocupado diversos cargos en el partido. He sido Consejera Ciudadana Autonómica y Estatal. Del 2015 al 2020 fui diputada en la Asamblea de Madrid y ahora soy Directora del Instituto de la Mujer. Sigo prefiriendo Facebook a cualquier otra red. Será la edad.
Tuve la inmensa suerte de ser la presidenta de la FELGTB en el periodo en que se aprobó el matrimonio igualitario y la ley de identidad de género. He dado lo mejor de mí al activismo, pero el activismo me lo ha devuelto con creces.
Estudié algo muy práctico, filología bíblica, así que me mido bien con la Iglesia Católica en su propio terreno, cosa que me ocurre muy a menudo porque soy atea y milito en la causa del laicismo.
El tiempo que no milito en nada lo dedico a escribir. He publicado libros de relatos, novelas, ensayos y poemarios. Colaboro habitualmente con diarios como www.eldiario.es o www.publico.es entre otros. Además colaboro en la revista feminista www.pikaramagazine.com, así como en otros medios. Doy algunas clases de género, conferencias por aquí y por allá, cursos…El útimo que he publicado ha resultado polémico pero, sin embargo es el que más satisfacciones me ha dado. Este es “Lactancia materna: Política e Identidad” en la editorial Cátedra.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.