Con toda sinceridad…


(Por una vez y sin que sirva de precedente comparto por aquí lo que he escrito en mi página de Diputada para darle toda la visibilidad posible):

 

Estoy pensando…Estoy pensando en cosas que cuesta escribir, que no sé si escribir pero que escribo finalmente porque hay demasiado en juego. Cosas muy queridas para mí, que tienen que ver con mi historia, mi bagaje personal, nuestra historia de lucha y resistencia a las políticas destructoras de vidas. Estoy pensando en los compas de IU, algunas personas muy queridas y muy cercanas. Y estoy pensando en la propia IU como mi casa que fue durante muchos años. Veo como algunas de las cosas que le (nos) hemos reprochado desde siempre están ahí todavía, para desgracia suya, que es también desgracia nuestra y de toda la gente que lucha.

Lo que es diferente en esta ocasión es que podemos ganar. Que por primera vez en todo este ciclo político iniciado tras la muerte de Franco podemos ganar. Que podemos encontrarnos con capacidad real para transformar las vidas, nuestras vidas, el presente y el futuro de la gente de este país. No debería ahora importar cómo nos llamemos, ni los errores o las imperfecciones, y mucho menos importan unas supuestas esencias que hemos defendido en demasiadas ocasiones incluso poniendo en juego la posibilidad real de la victoria.

Lo que importa es que ahora hemos sido capaces de hacerlo. Hemos sido capaces de dar el salto que siempre quisimos dar, desde el afuera hasta el poder, aunque sabemos que ni siquiera ahí está lo principal del poder. Y lo importante ahora es que somos la misma gente. Lo importante es que somos la gente que venimos de la lucha y de las plazas, de la calle, de las mareas, de las marchas de la dignidad, de las manifestaciones, de la lucha contra los desahucios. La gente que venimos también de la lucha diaria por una vida que esos que ahora hay que derrotar nos hacen cada vez más imposible. Pero venimos también de los sindicatos y de otros partidos, de las AMPAS, de la lucha LGTBI, de muchas asociaciones diferentes, del ecologismo, del feminismo. Lo importante es que, con nuestros errores, con muchas deficiencias, con muchísimos problemas, hemos sido capaces de construir un proyecto que piensa en salir a ganar y no piensa en salir para mantenerse, para reproducirse a sí mismo, para darnos cobijo, nada más que cobijo, en los tiempos más difíciles.

Hemos podido construir un edificio que es mucho más que ese cobijo bajo el que guarecernos. Podemos nació para dejar el cobijo y ocupar los grandes edificios en los que se decide la política que se nos aplica a la gente corriente. No entiendo que haya compañeras que teniendo ante sí esta posibilidad, sigan empecinados en la lucha por sacar un diputado, o dos. Yo he estado en esa lucha también, pero siempre tuve claro que era un voto de resistencia, no un voto que tuviera ninguna posibilidad real de transformar, tan sólo de resistir. Y en su momento fue mucho, fue nuestra casa. Y eso mismo les diría a muchos compañeros/as del PSOE que han votado siempre  sabiendo también que no era eso lo que querían.

Se acabaron los votos de resistencia, somos el pueblo que puede ganar a quienes han ganado siempre. Tenemos ante nosotras y nosotros una oportunidad única. ¡Claro que Podemos!.

Una respuesta

  1. Claro que sí, Bea. Compartido con mis compañer@s de campaña de mi Círculo de Leganés. Seguro que les da ánimos. ¡Gracias!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: