Amañados


Al presidente del gobierno de España sólo hemos podido escucharle decir algo, respecto a un asunto de corrupción que le afecta a él y a su partido y que es portada en todos los periódicos del mundo, en una rueda de prensa amañada. Es lo menos que podía esperarse de un presidente de gobierno que llegó al poder con un programa totalmente amañado, escrito para engañar. Y después de eso hemos entrado en barrena: un partido que lleva 20 años amañando sus cuentas, amañando las nóminas de sus dirigentes, amañándolo todo y que, cuando es descubierto, se lanza en tromba a negarlo todo y a amañarlo todo también, desde las ruedas de prensa a las declaraciones políticas. Aquí todo ha sido mentira, desde los concursos para obras públicas (claramente amañados), hasta los precios de las casas, amañados también como parte de la monumental estafa de la que hemos sido víctimas por partido doble: la primera vez cuando nos vendieron una casa al triple de su valor y la segunda cuando tuvimos que rescatar de la quiebra a los estafadores.

Tenemos un Presidente del Tribunal Constitucional totalmente amañado y que es un militante sin complejos del Partido Popular. No importa lo que diga o deje de decir la ley a este respecto porque lo cierto es que el Partido Popular es una máquina amañando leyes; todo lo que el PP hace es medio ilegal y ahí está, dirigiendo España hacia el despeñadero. No creo ahora que por una pequeña falta de ética política más nos vayamos a quedar sin el presidente del tribunal que tiene que redactar algunas sentencias amañadas sobre leyes muy importantes. Vivimos en el país de las situaciones amañadas que ni siquiera se intentan que parezcan verdad. La crisis no es más que algo amañado entre los gobiernos y los bancos;  las preferentes son ventas amañadas para quedarse con el dinero de pequeños ahorradores; luego, cuando estos protestan se amañan unos cargos falsos y se les impone unas multas reales para que se callen y dejen de dar la lata. Y todo esto con un único objetivo: sacar dinero, dinero real que no amañado; dinero para el partido y que así fuera más efectivo a la hora de vender su amañado mensaje; dinero para ellos mismos, para sus bolsillos; dinero para los bancos, las financieras, los poderosos. Dinero que sale de nuestro trabajo y que mediante amaños muy bien pensados llega al suyo; pareciera que como por arte de magia pero no es magia, es la política que hace la derecha.

La verdad es que Rajoy no hacía presagiar nada de esto. En eso nos equivocamos todos. De Aznar, en cambio, nos hubiéramos creído cualquier cosa. Aznar es un nuevo rico y los nuevos ricos ya sabemos cómo son, a poco que te descuides se hacen los grifos de oro, como Jaume Matas, y se van a veranear a Mónaco. Rajoy, en cambio, parecía un señor de derechas de toda la vida, de los que veranean en Santander, alguien poco dado a estridencias. Y he aquí que es el máximo encubridor de amaños, alguien que protegido bajo su máscara de persona normal es capaz de amañar cualquier cosa; desde unas elecciones hasta una nómina. Ahora sólo falta que amañen la comparecencia del presidente y que éste se presente aprovechando no sé qué decreto para que así no haga falta presentar una moción de censura que, de todas formas, ya nacía algo amañada, sin candidato y sin programa. Si seguimos así… estamos amañados.

Publicado en: El Plural

2 comentarios

  1. No puedo estar de acuerdo con que Rayoy no hacía presgiar nada de esto, es más, con dos dedos de frente se comprende que estemos donde estamos. Para empezar fue nombrado para el cargo nada menos que por Aznar, cosa que debería de haber hecho desconfiar a cualquiera. Su etapa como líder de la oposición es un ejemplo de juego sucio político y desprecio por la verdad a todos los niveles, mintiendo y manipulando con toda naturalidad a la vez que justificando conductas incalificables de sus propios compañeros e partido, algo que no debe sorprender a nadie teniendo en cuanta que la cúpula de los gobiernos de Aznar estaba presente en la dirección de la FAES en esos años ¿Y de dónde provenía la estrategia política del partido? Si camina como un pato, nada como un pato, canta como un pato,come como un pato y parece un pato no se puede confundir con un ornitorrinco.
    En relación con los parecidos, efectivamente el Sr. Rajoy parecía un señor de derechas de toda la vida y por eso debería de haber hecho presagiar lo que ha pasado ¿O la derecha de toda la vida ha hecho algo por este país que no sea estrujarlo al máximo en beneficio propio? Su falta de estridencias no supone la ausencia de las mismas, sólo indica una grado de soberbia, narcisismo y megalomanía inferiores a los de su padrino político, algo que no supone ningún consuelo al considerarlo en relación con el todo de su conducta.
    Lo que está pasando era previsible, incluso inevitable, cuando se devuelve el poder a un colectivo que ha impuesto sus criterios durante décadas, que sólo persiguen su propio enriquecimiento, que no tienen ninguna empatía con nadie que no sean ellos mismos y que no distinguen lo legal de lo legítimo, sin olvidar el rencor que fueron acumulando durante el tiempo que se vieron privados de ese poder. Sra. Gimeno, lamento no poder estar de acuerdo con Ud. en esta ocasión y lamento más profundamente que Rajoy se las haya amañado para evitar que Ud. lo vea como lo que siempre ha sido: alguien que nunca debió llegar a Presidente de Gobierno.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: