Violencia que no es de género


¿Tenemos que ser las activistas lesbianas las que visibilicemos la violencia que se pueda dar –esporádicamente- en las parejas formadas por mujeres? Yo creo que no y, por eso, que no cuenten conmigo para dar pábulo a estas cuestiones.

Cada cierto tiempo el asunto de la violencia en las parejas de lesbianas se discute o bien en los medios generalistas o bien también –y especialmente- en el ámbito del propio activismo lesbiano. Tengo que reconocer que a veces ese tipo de estudios o de discusiones me sacan de quicio hasta el punto de que yo misma tengo que preguntarme por qué me gusta tan poco que se discuta de eso o se dé visibilidad a la violencia que existe en algunas parejas de lesbianas. Creo que hay dos razones de que el tema me guste tan poco. La primera y más importante tiene que ver con el uso que el neomachismo pretende hacer de cualquier tipo de violencia intrafamiliar para deslegitimar y desdibujar la lucha contra la violencia de género como un tipo de violencia sistémica particular y anclada en el patriarcado. Si todo es violencia y, sobre todo, si todo es el mismo tipo de violencia, entonces no hay razones para establecer medidas concretas de lucha contra la violencia machista. Naturalmente que esa es la manera tradicional de negar e invisibilizar que la violencia machista es diferente a cualquier otra porque se produce en un contexto de desigualdad de poder estructural (desigualdad real y simbólica) en el que los hombres creen tener derechos de propiedad sobre “sus” mujeres.

Entrada completa: Píkara Magazine

6 comentarios

  1. Es logico que se discuta: LAS RELACIONES LESBICAS SON MUCHO MAS AGRESIVAS QUE LAS HETEROSEXUALES En un metaestudio de 75 investigaciones científicas se ha llegado a la conclusión de que existen hasta 8 veces mas probabilidades de sufrir agresiones en una pareja lesbica que en una heterosexual http://www.absurdistan.eu/rayas2011_08_por_el_hecho_de_serlo.htm

  2. Un estudio del INCAS analiza las causas profundas de la violencia machista y concluye que “pueden señalarse tres componentes estructurales del feminicidio”: la “debilidad del vínculo” en la pareja, las “patologías personales” que afectan a alguno de sus miembros, y el “sistema de creencias” propio de ese núcleo familiar.

    http://ww2.forumlibertas.com/frontend/forumlibertas/noticia.php?id_noticia=21619&id_seccion=23

  3. Los grupos que ejercen la “autocrítica”, propios de las sociedades más abiertas y democráticas, sufren el inconveniente de tener que mostrar en público su autoaceptada “imperfección” y eso trae el inconveniente, como ya sabemos, de tener que soportar los ataques malintencionados de sus “adversarios no democráticos” (por abreviar, aquellas personas que se se aprovechan de las reglas democráticas para usarlas en detrimento del espíritu de respeto democrático). Soportar ese inconveniente es muy molesto, te doy la razón. Por eso me gusta pensar en términos muy elementales: somos homínidos complejos que formamos sociedades complejas. Bien, pues se trata de desenmascarar qué sociedades y relaciones desiguales son las causantes de esos diferentes tipos de violencia. Y la violencia patriarcal o machista (me gusta más que “de género”) resulta ser el resultado de una desigualdad transversal a lo ancho de este mundo y a lo largo de la Historia. Las mujeres que ejercen violencia contra otras otras mujeres no están fuera de ese panorama (tampoco el fenómeno es comparable en cifras con las agresiones de hombres hacia mujeres). Y eso, ni deslegitima el lesbianismo ni legitima la violencia. Es lo que tenemos. Analizar y saber cómo se generan esas violencias, son las armas con las que contamos para combatirlas.

  4. ¡Qué te voy a contar a ti!

  5. Una de las debilidades de la Ley Integral contra la violencia de género, en mi opinión, es precisamente esto. Queda restringido a parejas o exparejas heterosexuales. También es, sin embargo, violencia de género una violación y aunque tenga su cauce legal creo que debería formar parte de la especifidad que requiere e incluirse en la Ley integral. En el caso de las violencia de género ejercida dentro de las mujeres lesbianas o de los hombres homosexuales parece que su aplicación depende del juez o jueza y de si considera que uno/una ha adquirido el rol de hombre y otr@ de mujer. Sin embargo, ¿esto no vuelve a llevarnos a una mentalidad heteronormativa y a dos únicos sexos (masculino y femenino) aunque sea de forma simbólica?

  6. pido perdón de antemano por mi desconocimiento, pero…
    ¿qué define la violencia de género sino la direccionalidad ‘hombre-mujer’?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: