El festejo de Pedro J.


Ya lo escribió el otro día el director de este diario, Enric Sopena, pero a mí no se me quita de la cabeza el espectáculo del otro día a cuenta del libro en el que Pedro J. pretende contar la Revolución Francesa a su manera (no quiero ni imaginar cómo quedará la historia después de que Pedro J. haya pasado sobre ella) ‘El Mundo’ no es un periódico serio, es un pasquín amarillo que guarda muy poca relación con el periodismo por más que en el mismo trabajen sufridos periodistas de verdad que tienen que aguantar las imposiciones del jefe. No es porque sea de derechas, hay otros periódicos de derechas que son dignos periódicos, y me parece lícito que los medios tengan su propia orientación ideológica. ‘El Mundo’ es otra cosa porque hace lo que un medio de comunicación no puede hacer nunca: inventarse la realidad. Inventar, no informar. ¿O ya se nos ha olvidado?

El Mundo se inventó, tal cual, toda la trama fantasiosa de ETA en relación con el 11-M. Todo ello tenía el muy poco democrático objetivo de deslegitimar la victoria socialista en su primera legislatura. Estuvieron inventándose tramas, indicios, pruebas y aderezándolo todo ello con ácido bórico, durante los primeros cuatro años de Zapatero. No les importó con eso añadir más dolor a las víctimas, confundir a gente vulnerable por culpa de su sufrimiento, confundir en lo posible a la justicia y no digamos ya a la verdad. No es que no sea periodismo, es que eso que hace El Mundo es profundamente inmoral.

Ese tipo de prensa, como la de Murdoch en los países de habla inglesa, que inventan, mienten, manipulan lo que haga falta sin ningún tipo de límite ni escrúpulo (el comportamiento de Murdoch engañando a los padres de una niña inglesa asesinada por un pederasta demuestra qué tipo de moral tienen estos personajes) esta prensa, digo, es una amenaza para la democracia y debería estar sujeta a ciertas reglas. Las mentiras que se intentan hacer pasar por verdades deberían estar más controladas por la justicia al menos si alguien se siente perjudicado. No las opiniones por supuesto, sino el falseamiento de datos o la pura invención que se intenta hacer pasar por hechos ciertos a sabiendas de que todo es mentira. En esto El Mundo es experto.

No hace falta decir que, además, es un periódico sumamente reaccionario que se ha convertido en la casa desde la que personajes de extrema derecha juegan al peligroso juego de decir la bestialidad o la estupidez más gorda: véase Sostres, Sánchez Dragó, Losantos etc. Extrema derecha unida a la completa ausencia de de cualquier límite ético y moral es un cóctel peligroso. Que la derecha entera fuese a la presentación de un libro presuntamente escrito por Pedro J. no es raro. Que fuese gente del Partido Socialista no sólo es más raro, sino que no es bueno para el PSOE.

No es bueno para esa imagen que los políticos deberían combatir, y más los de la izquierda, de que todo da igual; que esto no es una cuestión ideológica, ellos con el poder y el glamour y no importa que ese periódico mienta, manipule o sea de extrema derecha. Que estuviera Bono en el festejo no es de extrañar. El inefable, folclórico y conservador Bono se va pronto a  su casa y dejará de poner de los nervios a los sufridos votantes socialistas. Que el presidente del Gobierno, el mismo cuya legitimidad para ocupar el cargo fue permanentemente cuestionada, el mismo al que El Mundo insultó, calumnió y ridiculizó, estuviese en el sarao (aunque con muy mala cara, todo hay que decirlo) es lo que es inexplicable. Porque si no es inexplicable, entonces es mucho peor, comenzaremos a hacernos preguntas ¿Qué connivencias hay entre el Gobierno y El Mundo, qué le deben, de qué se guardan? ¿Es que nada importa nada? Menos mal que no fue Rubalcaba.

Publicado en El Plural

Autor: Beatriz Gimeno

Nací en Madrid y dedico lo más importante de mi tiempo al activismo feminista y social. Hoy, sin embargo, soy un cargo público. Estoy en Podemos desde el principio y he ocupado diversos cargos en el partido. He sido Consejera Ciudadana Autonómica y Estatal. Del 2015 al 2020 fui diputada en la Asamblea de Madrid y ahora soy Directora del Instituto de la Mujer. Sigo prefiriendo Facebook a cualquier otra red. Será la edad. Tuve la inmensa suerte de ser la presidenta de la FELGTB en el periodo en que se aprobó el matrimonio igualitario y la ley de identidad de género. He dado lo mejor de mí al activismo, pero el activismo me lo ha devuelto con creces. Estudié algo muy práctico, filología bíblica, así que me mido bien con la Iglesia Católica en su propio terreno, cosa que me ocurre muy a menudo porque soy atea y milito en la causa del laicismo. El tiempo que no milito en nada lo dedico a escribir. He publicado libros de relatos, novelas, ensayos y poemarios. Colaboro habitualmente con diarios como www.eldiario.es o www.publico.es entre otros. Además colaboro en la revista feminista www.pikaramagazine.com, así como en otros medios. Doy algunas clases de género, conferencias por aquí y por allá, cursos…El útimo que he publicado ha resultado polémico pero, sin embargo es el que más satisfacciones me ha dado. Este es “Lactancia materna: Política e Identidad” en la editorial Cátedra.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .