El sexo del cerebro o el cerebro del sexo


Me encantan los artículos que salen en la prensa, cada vez con más frecuencia, y que explican clarito clarito por qué las mujeres no sabemos aparcar y por qué los hombres son infieles y les gusta tanto el sexo; por qué a las mujeres nos da por la ropa y a los hombres por los coches (y por el sexo), o por qué las mujeres nos derretimos al ver un bebé y los hombres al ver una competición deportiva (y por el sexo).

En fin, que colecciono esos artículos y busco como una hormiguita los estudios en los que dichos artículos dicen basarse y me los leo de pe a pa, lo cual tiene mucho mérito. Aparte de la cantidad de veces que el redactor o redactora, por llamarle de alguna manera, no se ha leído el estudio, o no lo ha entendido, y me encuentro con que dicho estudio no dice lo que el artículo asegura que dice, la verdad es que sí; que hay muchos estudios, que cuestan dinero, destinados a demostrar que las cosas en esto del género son como son porque son así de naturales, ergo inmutables, y además buenas.

He aprendido muchas cosas de estos estudios. Por ejemplo, que es muy fácil colar un artículo a la prensa. Basta decir que un estudio de la Universidad norteamericana de, pongamos, Wisconsin, demuestra que las mujeres prefieren los zapatos de tacón a los zapatos planos porque eso es una ventaja evolutiva; así nos costaba un poco movernos de casa (de la cueva) si es que veíamos pasar a un hombre (heterosexualidad obligatoria, natural, por supuesto) que nos atrajera mucho más que ese con el que convivíamos en una cueva y con el que ya teníamos dos hijos; de esa manera no nos movíamos y no le dejábamos al tipo con los niños que no podría cuidar porque tenía que salir a cazar; y si nosotras hubiéramos ido en pos de nuestro deseo pues los niños se hubieran muerto de hambre porque los hombres además de salir a cazar son unos egoístas y se lo comían todo ellos a no ser que estuviera por allí una madre dispuesta a pelear por la comida de sus vástagos. Pero nada de eso pasó porque las primitivas se ponían unos zapatos incómodos con los que preferían no salir mucho de la cueva. Esa es la ventaja evolutiva, cuya base científica es que los fetos masculinos, a partir de la semana dos de gestación, reciben mucha testosterona en el cerebro gracias a su grandiosos genitales; esa testosterona se pasa después a los circuitos cerebrales, al córtex, al hipotálamos, pasa por las amígdalas y regresa a los genitales que, repito, son grandes. Escribo esto, le pongo un nombre inglés y lo publico.

Un artículo muestra lo fácil que es publicar estos estudios que “demuestran” que el sexismo es natural y lo difícil que es, en cambio, publicar los que aseguran que no hay diferencias cerebrales

Bien, el otro día me encontré dos artículos relacionados con esta mi pequeña afición el mismo día, ¡dos!. Uno, lástima, no me hizo reír, sino que era serio. Aseguraba que todos estos estudios y teorías son una tontería, que todo lo que el “neurosexismo” (buen nombre) se empeña en encontrar no lo ha encontrado porque no existe y que las pequeñas diferencias que pueden encontrarse entre los cerebros masculinos y femeninos se deben a que el cerebro es sumamente plástico y se va adaptando durante toda la vida a las actividades que realizamos. Por ejemplo, los taxistas tienen muy desarrollada cierta zona cerebral relacionada con la capacidad de orientación. El artículo demostraba lo fácil que es publicar estos estudios que “demuestran” que el sexismo es natural y lo difícil que es, en cambio, publicar los que aseguran que no hay diferencias cerebrales de ningún tipo. Y dado que los científicos están muy presionados para publicar cuanto más mejor…pues eso.

El segundo artículo, el mismo día, lo firma y publica en otro diario una “neuropsicóloga, orientadora escolar, maestra y logopeda”, todo eso. Pues esta acaparadora de títulos recoge varios estudios, norteamericanos claro, que demuestran que las necesidades femeninas respecto a la pareja son (por este orden): 1.- Afecto (recepción de cariño, cuidado e interés por sus asuntos) 2.- Diálogo; 3.- Sinceridad (evidencias que le permitan confiar en la pareja) 4.- Estabilidad financiera; 5.- Compromiso familiar activo (es decir, corresponsabilidad del compañero). Así que las mujeres son personas normales y responsables. Las necesidades de los hombres son al parecer: 1.- Satisfacción sexual: 2.- Que la pareja le acompañe a las actividades que a él le interesan; 3.- Mantenimiento del atractivo de la pareja; 4.- Que aporte paz doméstica (vamos, que ella no de la lata con sus cosas) 5.- Que se muestre orgullosa de él. Y, además ellas muestran una tendencia natural a la empatía y la solidaridad y ellos al sexo; que ellos son reactivos a las tentaciones de los sentidos y que sus impulsos (los de ellos) carecen de componente racional. Sigue diciendo que las mujeres no reaccionamos igual a los sentidos y que no, que si nos ponemos a pensar pensamos tanto, que lo del sexo pues que no nos compensa.

Y según estos estudios resumidos por la neuropsicóloga citada estas diferencias que los hacen aparecer a ellos como a un hatajo de imbéciles presuntuosos no se deben a la nefasta educación y socialización que los hombres reciben, no, sino a diferencias cerebrales que pasan (como yo mencioné antes) por la testosterona y los testículos. No es broma, este resumen cita los estudios en cuestión y los autores de los mismos. Visto lo visto no sé, la única conclusión que se puede sacar de todos estos estudios es que hay que acabar con los hombres para que el ser humano salga adelante, con lo que concluyo que Valerie Solanas tenía razón. Es lo que pasa, que te vuelven loca.

– See more at: http://www.pikaramagazine.com/2011/09/el-sexo-del-cerebro-o-el-cerebro-del-sexo/#sthash.Yjt80D5d.dpuf

http://www.pikaramagazine.com/2011/09/el-sexo-del-cerebro-o-el-cerebro-del-sexo/

4 comentarios

  1. que han hecho que nos guste…y como liberarnos…

  2. La discusión si es biologico o cultural ya no tiene ningun sentido, y es totalmente inutil, todo es cultural en el ser humano. La pregunta que tenemos que hacernos es a que valores responden nuestras acciones, qué estamos generando, a esto le llamo conciencia y responsabilidad.

    Pienso que los hombres han impuesto las reglas del juego del sexo, no me refiero tanto a las practicas como a las significaciones, ellos delimitan que es sexo y que no lo es, etc desde valores horrorosos que han hecho que el sexo quede adhrerido a situaciones de poder, violencia , sometimiento y por supuesto como materia de consumo que mueve mucho dinero. Desde mi voz de mujer quiero dar al sexo otras significaciones y sentidos, quiero despegarlo de toda esa basura, pero no es facil. muchas mujeres han adoptado aquellos sentidos para sentir que su sexualidad tambien “pertenece”, tambien es Sexo. Y me pregunto como sacarnos el falo de las cabezas, de una buena vez!
    Sila Ohman

  3. Jejej curiosa entrada.

    Hay por ahí un curioso estudio que habla sobre el por qué las mujeres son tan putas, y la verdad es que lo había dado de lado pero, viendo que aquí si se sigue con esa mentalidad retro de creencias estúpidas, lo voy a leer. Solo por joder, ya sabéis. 🙂

    Por cierto, estaría bien que indicaras dónde salen todos esos estudios que mencionas que explican científicamente el por qué las mujeres no saben aparcar, no vaya a ser que lo hayas leído en elmundotoday y le hayas dado la importancia equivocada.

  4. Yo soy fruto de una cultura en concreto pero las normas del sexo nadie me las ha impuesto a mí. Si bien los principios fueron duros por no haber tenido una educación sexual suficiente ni una autoestima válida actualmente y a mis 23 años de edad vivo mi sexualidad de manera muy óptima y muy feliz, muy placenteramente y con muchas ganas. El sexo es un juego, con o sin falo por enmedio. No estoy muy de acuerdo en algunas cosas, pero léete (Sila) el manifiesto contrasexual de Beatriz Preciado. También las edades de Lulú, de Almudena Grande, recibió críticas por ser la protagonista una mujer que sólo se construye a través de la mirada del hombre, y yo lo leí, y no lo creo. Por ser mujer no debo renunciar a poder jugar mientras follo, a someterme y a someter y a pegar y a que me peguen…como jeugo sexual, nada más. Esto solo se puede hacer bien si en la realidad no sexual ambas personas de la pareja son iguales y se consideran iguales. Sean hombres o mujeres. Lo otro es un juego, y no creo que sea basura ni que como mujer sólo acepte este tipo de juego por sentir que mi sexualidad también es sexo. Perdona, pero lo tengo muy claro.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: