Fuera caretas


La CEOE presentó el martes no sé muy bien qué, algo así como lo que se necesita para devolvernos a un estadio prepolítico, a la edad media, al feudalismo. En contra de lo que afirman los partidos (¡qué van a decir ellos!) nos encontramos no sólo en medio de una marea neoliberal a la que no sabemos cómo oponernos, sino en medio de una avalancha antidemocrática, como afirman los indignados. No olvidemos que ninguno de los recortes en derechos laborales y sociales que se están haciendo ha sido votado por nadie ya que nada de esto ha ido en ningún programa electoral. No olvidemos tampoco ni por un momento que la ciudadanía no ha elegido ni a estos señores de la Comisión Europea, ni a los del FMI, ni a nadie de los que están al frente de ninguna institución económica. Ninguno de estos organismos ha presentado un programa para que fuera validado o legitimado por la ciudadanía. Así que sí, tenemos y expresamos dudas legítimas acerca de lo democrático de todo este proceso.

Para que esto acabe bien (para ellos) no sólo tienen la necesidad de acabar con cualquier resto del estado del bienestar, sino que esa maniobra tiene que apoyarse en una ideología que legitime y contribuya a mantener la nueva situación. Llevan años en ello, destrozando la cohesión social, convirtiéndonos en consumidores, fomentando el individualismo sobre cualquier valor colectivo… pero ahora hay que ir más allá. En EE.UU el Tea party lo tiene claro: todo lo hace dios, la desigualdad es creación de dios y no hay sino que conformarse, agachar la cabeza y rezar, como en la Edad Media. Aquí la CEOE nos presenta una versión sofisticada del asunto: son los genes. Los pobres son pobres por los genes, que les impiden salir de esa situación. Por eso han presentado un proyecto para una contrarreforma educativa en la que se elimine cualquier rastro de la lucha por la igualdad de oportunidades. Total, no sirve para nada, son los genes. Los ricos tienen buenos genes y por eso estudian más, sacan mejores notas y luego son buenos empresarios. No hay que gastar en los pobres: es dinero tirado. Esta explicación de un clasismo intolerable, es la mayor amenaza a la igualdad que nadie, que no fuera un nazi enloquecido, haya expresado en público.

Las mujeres van aparte, aunque también tenemos lo nuestro, con nuestros genes. Según los empresarios, la mayor presencia femenina entre los docentes “no ha sido bien recibida por todo el mundo” (no sabíamos que nadie hubiera protestado hasta ahora). La razón de que esta mayor presencia femenina no guste es que al asumir las mujeres las labores profesionales y las tareas del hogar, el colectivo de docentes ha primado las reducciones de jornada y la introducción de la jornada continua por encima del salario. Nosotras tenemos la culpa de todo, especialmente de los bajos sueldos de los docentes. ¿Si nos vamos a casa subirán los sueldos masculinos? ¿Es eso lo que están diciendo los empresarios? ¿Están diciendo que no somos iguales, que no tenemos el mismo derecho que los hombres a ser igual de independientes y con los mismos sueldos? Están diciendo exactamente eso, sí.

Y ya puestos, cómo no hablar de la sanidad y de la necesidad empresarial de acabar con su carácter universal y gratuito, cómo iban los empresarios a dejar pasar esa oportunidad. Un tal Ángel de la Fuente, al parecer un experto en estas cuestiones recomendó el copago, subrayo la ineficiencia de esta sanidad (una de las más eficientes del mundo antes de que llegaran ellos) y, por último recitó el mantra económico y empresarial por excelencia y que se ha convertido en el top one de su argumentación (?): “No hay alternativa”. Ante tamaña desvergüenza, amenaza directa a nuestras vidas, estupidez, clasismo y machismo, soy partidaria de responder muy claramente. Claro que hay alternativa: que alguien os haga pagar lo que os corresponde de manera que con altos impuestos y muy progresivos, los que tienen dinero contribuyan a mantener el estado del bienestar que quiere la mayoría. Si los políticos no son capaces de organizarlo la ciudadanía tenemos que salir a la calle, presionar, protestar, rebelarnos, hasta conseguir los cambios necesarios para que la soberanía vuelva a estar en manos de la mayoría. Porque en este proceso de apropiación intolerable se están apropiando incluso de la democracia.

Publicado en El Plural

2 comentarios

  1. Asi es.. es que si nos preguntaran los mandaríamos a…..
    O tal vez no.. no se que pasa pero aguantamos y aguantamos…

  2. Está llegando el momento de ser conscientes que política es todo y sí nos afecta.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: