¿Hay alguien ahí?


El otro día Rafael Simancas escribía aquí mismo una columna titulada Van a por la democracia en la que explicaba claramente de qué manera los mercados pretenden hacerse con las instituciones democráticas, convirtiendo a los políticos en meros gestores de un sistema económico neoliberal. Pocos días antes le había leído otra columna en la que denunciaba el ataque que están sufriendo los servicios públicos, como la sanidad y la educación y de qué manera el mercado ha aprovechado la crisis provocada por ellos mismos para hacer lo que siempre quisieron hacer: acabar con los sindicatos, con el sector público, privatizarlo todo, volver al siglo XIX.

El pequeño problema que Simancas no denunciaba es que es su propio partido, y los partidos antaño socialdemócratas europeos, los que se han encargado en toda Europa de poner las primeras piedras en estos procesos con sus políticas económicas,  primero neoliberales y más tarde desesperadas. Tiene toda la razón Simancas, pero que se lo cuente a los suyos, que otros muchos ya nos hemos dados cuenta de lo que está pasando. Si Toni Blair no se hubiese encargado de desmontar ideológicamente a la izquierda, piedrita a piedrita, es posible que no hubiese llegado una derecha envalentonada que ahora pretende privatizar todos los servicios públicos excepto la judicatura y el ejército y que ya no tiene enfrente a nadie más que a unos estudiantes desesperados.

Dice Tony Judt en su último libro que los líderes de la izquierda actual son pigmeos. Ese es parte del problema. Estoy convencida de que dentro del PSOE hay mucha gente de izquierdas, creo que sus votantes lo son.  Pienso que para que la izquierda social vuelva a tener el lugar que le corresponde tienen que recuperarse para la izquierda los grandes partidos socialdemócratas europeos, que estos partidos recuperen los discursos que les hicieron grandes y que contribuyeron a construir la Europa social que ahora están contribuyendo a deshacer ante el desconcierto de todos sus votantes, de sus militantes y, seguramente, de muchos de sus dirigentes. No es posible que no haya nadie dentro del PSOE que levante la voz con claridad para denunciar lo que está pasando, el papel que está haciendo su partido, y que se atreva también a decir algo verdaderamente de izquierdas. Comenzando por los gestos, que siempre tienen importancia.  Más allá de cualquier consideración a cualquier persona con sensibilidad de izquierdas se le tienen que abrir las carnes viendo  que Cameron es mucho más contundente con Gadaffi que Trinidad Jiménez, mientras Bono sonríe a Obiang y se abandona a palestinos y saharauis.

La reacción tiene que venir de la calle, de la izquierda social, pero esta reacción incluye por supuesto a los militantes y votantes del PSOE que  tienen que reaccionar, que tienen que dar la batalla internamente, que tienen que exigir a su partido que vuelva a ser mínimamente de izquierdas. Dentro del PSOE tiene que haber alguien que diga algo de una política cuyo único fin parece el de favorecer el triunfo de la derecha en las siguientes décadas. ¿Hay alguien ahí?

Una respuesta

  1. […] This post was mentioned on Twitter by Krme Freixa i Koska and Mujeres Periodistas, ciudaddemujeres. ciudaddemujeres said: ¿Hay alguien ahí? https://beatrizgimeno.es/2011/02/23/%C2%BFhay-alguien-ahi/ […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: