Yo también estoy en contra del AVE


Cuando antes de la crisis trataba de explicar este país a los amigos de fuera, les decía que era un país “alicatado hasta el techo”, vamos, un país de nuevos ricos. Eso es lo que éramos y, aunque lo estamos pagando caro, me parece que en esas seguimos. Mis amigos extranjeros no podían entender cómo era posible que sólo con cruzar la frontera el paisaje se llenara de coches último modelo y de marcas carísimas, cuando lo cierto es que viajas por Francia o  cualquier otro país europeo y  abundan  los coches de  hace diez años que la gente cuida y usa sin mayores problemas.  También me cuesta entender la razón de tanto cambio de los pavimentos urbanos que aquí renovamos permanentemente, poniendo cada poco un suelo más caro que el anterior, mientras que en las ciudades europeas ves como las baldosas de las calles llevan colocadas y sin removerse cientos de años, dando además a las ciudades una pátina de belleza allí donde nosotros lo llenamos todo de un granito carísimo y hortera. Aquí todo es nuevo y brillante.

Ahora nos llega el AVE de los récords. “Record” es la palabra más utilizada en las noticias para definir esta inauguración,  pero he de decir que soy de las personas que están claramente en contra del AVE.  La alta velocidad puede ser útil para un par de líneas que cubran grandes distancias y grandes ciudades. Pero el AVE es absurdo y supone un derroche en distancias medias. Las tres horas que antes se tardaba en llegar a Valencia eran un tiempo razonable: si tienes más prisa, se puede coger el avión. El AVE es ecológicamente insostenible, innecesario y carísimo: un tren para ejecutivos y turistas adinerados. No se entiende por qué el país que bate récords en paro, en pensiones bajas, en salario mínimo más bajo, en carencias sociales etc., tiene que tener un record en alta velocidad. Posiblemente por la misma razón que por la que construimos más casas que nadie, compramos más coches que nadie, cambiamos las aceras de las ciudades más que nadie…porque la política que se hace es de nuevos ricos…que acabarán siendo pobres de nuevo.

A cambio, los trenes de toda la vida languidecen y se dejan morir, en lugar de gastar dinero en renovarlos; coger un tren que no sea un AVE es subirse a una cosa viejísima, sucia, sin cafetería ni comodidad alguna.  Se suprimen, además cada vez más líneas regionales, de manera que lo que se está haciendo es que en lugar de fomentar el tren, cuidarlo, hacer que llegue a más sitios,  se le está convirtiendo en un transporte sólo para ricos… los demás al autocar. Muchos de los que antes cogíamos los trenes de media velocidad, ideales para las distancias de un país como España, ahora tendremos que coger el autobús o el coche. Dice el rey que el AVE fomenta la cohesión social, es falso. El AVE deja de lado a los pueblos,  las ciudades pequeñas o medias (excepto las que queden en su ruta que ahora nos venden como ciudades dormitorio de Madrid); el AVE acaba con los trenes regionales que pasaban por los pueblos y que sí fomentan la cohesión social; cohesión social  que se fomenta con un transporte público accesible, barato, de calidad y no con este tren elitista.

Se asegura que el AVE creará miles de puestos de trabajo, riqueza por doquier etc. Yo no tengo estadísticas ni he hecho cálculos, pero no los necesito. El discurso político único y oficial que escuchamos el día de la inauguración fue el mismo que se escucha cada vez que se construye uno de esos aeropuertos absurdos con que se ha llenado la geografía española y que ahora languidecen; el mismo con el que se nos regalan los oídos cuando se inaugura una autopista infrautilizadas que resultará un fracaso que no pagarán los constructores sino todos nosotros; el mismo discurso que escuchamos cuando se construían cientos de miles de casas que no eran necesarias….Todo lo que se publicitó como riqueza y bienestar y que sólo ha servido para traer riqueza a los que lo construyen y, al final, fiascos que pagamos entre todos.

No aprenderemos la lección ni podremos salir de esta crisis mientras no cambiemos nuestras pautas de consumo y la manera en que entendemos la vida; mientras no abordemos de verdad un cambio de modelo productivo y de consumo. Con más AVE, más casas, más carreteras, más coches, más de todo…lo único que hacemos es alargar la agonía.

Publicado en http://www.confluencias.es/blog/2010/12/21/yo-tambien-estoy-en-contra-del-ave/

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: