El verano es para la igualdad


Cuando las personas homosexuales conseguimos en España, en 2005, el derecho a acceder al matrimonio en igualdad éramos muchos los que pensábamos que lo ocurrido en España iba a suponer un importante revulsivo para esta reivindicación en el resto del mundo. El caso de España era muy especial en esa lucha porque se trata de un país del sur (de Europa), católico y con un pasado de represión debido a la dictadura. Sí  España daba ese paso, otros países de historias y tradiciones parecidas podían darlo, especialmente en Latinoamérica y así ha sido. Después, algunos activistas españoles hemos estado viajando allí tratando de trabajar en conjunto con el activismo latinoamericano. Estoy especialmente orgullosa de ese trabajo en el que hemos demostrado que ese famoso lobby gay que es la pesadilla de los conservadores no sólo funciona, sino que es eficacísimo. Como formo parte del mismo, estoy muy contenta. Hemos conseguido que un lobby de dos o tres personas llenas de razón, de coraje y de ilusión que hemos estado yendo y viniendo y trabajando, y enseñando y aprendiendo, junto al lobby gay y lésbico de Latinoamérica,  formado por varias decenas de activistas, hombres y mujeres visibles y valientes, sin otra arma que la razón, este lobby digo, el mío, haya resultado más efectivo que el lobby multimillonario de las iglesias católica y evangélicas, que el lobby de los reaccionarios familistas con sede en los EE.UU, que el lobby de los medios de comunicación conservadores…Este mío si que es un lobby y del bueno.

En Argentina se aprobó en julio el matrimonio entre personas del mismo sexo. Matrimonio sin distinción, con todos los derechos, el único aceptable para nosotros. Después de que la iglesia argentina anunciase el Apocalipsis y que algunos congresistas denunciaran presiones terribles por parte de la iglesia a diversos congresistas, la laicidad y la justicia se impusieron. En California un juez decretó ilegal la prohibición de los matrimonios homosexuales impuesta después de un referéndum. El juez reflexionaba en la sentencia y manifestaba que el matrimonio civil por su propia naturaleza no es más que una institución que será en cada momento lo que la sociedad quiera que sea pero que tendrá que estar en todo caso sujeto a los principios de igualdad y no discriminación que informan todas las leyes. El matrimonio civil no puede prohibirse a nadie debido a su orientación sexual. Ahora los reaccionarios aun darán la batalla, pero la tienen perdida. La CNN ha publicado la primera encuesta a nivel nacional sobre este tema y ésta refleja que el 52% de los estadounidenses apoya ya que los homosexuales puedan casarse frente a un 46% que lo rechaza. Esta mayoría seguirá creciendo en los próximos años.

Casi al mismo tiempo, en Costa Rica, el movimiento homotransexual obtenía una importante victoria cuando la Corte Suprema de aquel país dictaminaba que el referéndum que pretendían llevar a cabo las iglesias en contra de la posibilidad del matrimonio, el conocido como referéndum del odio, no puede realizarse porque los derechos fundamentales y los derechos de las minorías no pueden ser sometidos a votación. Es una importante victoria no sólo para nosotros/as sino para todas las minorías. En la sentencia queda claro que la democracia no es sin más el gobierno de la mayoría, sino que éste es indisociable del respeto a los derechos de las minorías, algo que suele olvidarse con facilidad. Ahora, la lucha por la igualdad seguirá en ese país hasta ganar.

Por si fuera poco, en México en este mismo verano, el Tribunal Supremo ha emitido dos sentencias fundamentales. Una es que los matrimonios entre personas del mismo sexo celebrados en el DF (único lugar en el que eran legales) extienden sus efectos al resto del país, aunque por ahora se tengan que seguir celebrando en la capital y dos, que es legal la adopción de menores por parte de estas parejas. Esta última decisión se ha tomado por nueve votos a favor y dos en contra lo que da idea de lo claro que lo tienen los jueces. Antes de todas estas decisiones las iglesias católicas y evangélicas desplegaron enormes campañas de presión en los medios de comunicación, en las iglesias y con presiones a jueces y congresistas. Finalmente y utilizando la finura y sutiliza que caracteriza al lobby católico el cardenal Sandoval Iñiguez trató de influir en el tribunal con la siguiente pregunta dirigida a los jueces: “¿A ustedes les gustaría que les adoptara una pareja de maricones o lesbianas?”. El tribunal le ha respondido con la sentencia.

Ahora que en todo el mundo la igualdad avanza con el aval de los tribunales, de los parlamentos, de las diversas sociedades ¿Sigue pensando el PP que los derechos fundamentales de las minorías pueden recurrirse? ¿Sigue diciendo que cuando gobierne va a derogar esa ley? ¿No es hora de que el Tribunal Constitucional se pronuncie de una vez?

Publicado en: www.elciudadano.cl

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: