La dictadura del lobby gay


César Vidal ha dicho en su programa de radio que “la peor dictadura que tenemos es la del lobby gay”. Para los gays es una suerte contar con ese poderoso lobby, ahora sólo nos queda encontrar su dirección. Porque de haber tenido su dirección un poco antes quizá le hubiéramos pedido que con sus fabulosos poderes nos librase de toda la discriminación que hemos padecido y que aún padecemos; que impidiese los miles de muertos por homofobia en Sudamérica o los condenados a muerte por homosexualidad en tantos países del mundo. Como lobby parece no ser muy efectivo.

La denuncia de esta insidiosa dictadura viene a cuenta de que Pedro Zerolo, se supone que parte de ese lobby gay, ha criticado el convenio firmado entre Esperanza Aguirre y Rouco Varela para ponernos a los curas hasta en el lecho de muerte y aunque seamos musulmanes, ateos o testigos de Jehová, lo que no me parece, a mí tampoco, ni liberal, cosa que ella dice que es, ni conforme a ningún principio básico de igualdad, no digamos ya de aconfesionalidad. En su artículo, publicado en El Plural, Zerolo no decía nada de los gays; pero para Vidal cada vez que un gay abre la boca es la expresión del lobby gay. Para que este lobby no funcione y no ejerza su temible dictadura, todos los gays tienen que estar callados, siempre. Como yo soy lesbiana no sé si pertenezco o no a ese lobby y, por ahora, voy hablando.

Este César Vidal es el mismo que afirmó que “el objetivo de los colectivos homosexuales es cazar niños”. Pero eso fue un error. Teniendo en cuenta que jamás se ha procesado a ningún miembro de un colectivo homosexual por ningún delito relacionado con los niños, quizá se equivocó de colectivo. Hay otro que tiene miles de condenas por pederastia; ustedes se lo imaginan, ¿no? Yo no lo nombro porque es un lobby poderoso y lo mismo me pone una demanda; que dinero les sobra.

Esto del lobby gay es como lo del lobby judío. Mucho lobby, mucho lobby… y los gasearon a todos.

Publicado en: El Plural

Autor: Beatriz Gimeno

Nací en Madrid y dedico lo más importante de mi tiempo al activismo feminista y social. Hoy, sin embargo, soy un cargo público. Estoy en Podemos desde el principio y he ocupado diversos cargos en el partido. He sido Consejera Ciudadana Autonómica y Estatal. Del 2015 al 2020 fui diputada en la Asamblea de Madrid y ahora soy Directora del Instituto de la Mujer. Sigo prefiriendo Facebook a cualquier otra red. Será la edad. Tuve la inmensa suerte de ser la presidenta de la FELGTB en el periodo en que se aprobó el matrimonio igualitario y la ley de identidad de género. He dado lo mejor de mí al activismo, pero el activismo me lo ha devuelto con creces. Estudié algo muy práctico, filología bíblica, así que me mido bien con la Iglesia Católica en su propio terreno, cosa que me ocurre muy a menudo porque soy atea y milito en la causa del laicismo. El tiempo que no milito en nada lo dedico a escribir. He publicado libros de relatos, novelas, ensayos y poemarios. Colaboro habitualmente con diarios como www.eldiario.es o www.publico.es entre otros. Además colaboro en la revista feminista www.pikaramagazine.com, así como en otros medios. Doy algunas clases de género, conferencias por aquí y por allá, cursos…El útimo que he publicado ha resultado polémico pero, sin embargo es el que más satisfacciones me ha dado. Este es “Lactancia materna: Política e Identidad” en la editorial Cátedra.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .