Poemas de La luz que más me llama

Tarde negra la que estoy viviendo
Llueve.
El tiempo se sume despacio en la tormenta.
Deseo insatisfecho de una mujer que no me pertenece.
Certeza del desastre.
No hay silencio ni calma en esta tarde
ni paz que permita que me duerma.
El viento golpea con furia los cristales.
En el borde mismo del abismo me revuelvo
y comprendo que todo está perdido, terminado,
mi tiempo con ella está acabado.

Es ahora, cuando atisbo el final,
el desastre que yo misma he provocado,
cuando por fin me calmo satisfecha.
Nada me pertenece,
no hay nada por hacer ni por vivir.
puedo dejarme arrastrar por la corriente,

Y descanso, al fin descanso.

Seguir leyendo: http://antoncastro.blogia.com/2009/050503-beatriz-gimeno-de-la-luz-que-mas-me-llama-.php