Categorías
Posts

Un homenaje necesario


Recuerdo hace años que una amiga feminista vino a visitarme desde Perú y al llegar al aeropuerto se encontró con una campaña contra la violencia en la que aparecían los rostros de mujeres golpeadas. Después, durante los días que pasó en España, vio anuncios en televisión y, sobre todo, información acerca de la violencia contra las mujeres. Los telediarios y los medios escritos sacaban en portada cada caso de asesinato y lo calificaban como violencia machista. Hemos criticado mucho la información que a veces se da y sabemos que es muy mejorable pero hay medios que informan adecuadamente y, precisamente, nos llaman la atención aquellos que lo hacen mal.

Esta amiga volvió a Perú y poco después, cuando yo fui a visitarla y tuvimos una reunión de trabajo con otras feministas, mi amiga dijo que en España se asesinaba muchísimo a las mujeres, que había una epidemia. Me quedé pasmada. La violencia machista es, desde luego una epidemia terrible pero no es que en España se asesine más, es que se informa, se combate y se ha hecho partícipe a la sociedad de este combate. Se visibiliza y se cuenta. Muchas jóvenes (y no tan jóvenes) ignoran que hay países, incluso europeos,  que no cuentan con leyes que castiguen específicamente esta violencia, que la información es nula o penosa o que, incluso, estos asesinatos no se cuentan como tales y aparecen sin clasificar, como asesinatos o, aun, crímenes pasionales.

En España lo hemos hecho bien; en realidad, muy bien. Visto en perspectiva creo que la lucha del movimiento feminista, partidos e instituciones en este país en todo lo que hace referencia a la violencia machista sigue siendo un modelo para el resto del mundo. Es cierto que las cifras de la violencia siguen siendo escandalosas y que seguirán siéndolo hasta que la violencia cese, pero en este país se han puesto unos cimientos firmes para la comprensión de esa violencia y para su repudio social. De hecho, no creo que exista un país en el mundo con una mayor sensibilidad respecto a esta tragedia. Y no ha sido por casualidad, es fruto de un trabajo conjunto del feminismo que fue capaz de llegar a la sociedad de una manera muy clara. Y los partidos, sindicatos, instituciones, ayudaron a que esto fuera así, a que un sentido común muy potente se instalara. El negacionismo de esta violencia existe en todas partes pero en España es muy inferior a su reconocimiento social y político, y eso ha sido así hasta la aparición de Vox y los guiños que el PP y Cs les han hecho en este y otros temas.

Vox había presentado en sede parlamentaria, y se ha visto el día 23, una propuesta que pretendía, entre otras cosas, derogar la ley contra la violencia de género, negar su misma existencia, así como confundir y mezclar, como hacen siempre, todas las violencias, además de amplificar y dar consistencia al mito de las denuncias falsas.  Por eso la respuesta de todos los partidos ha sido importantísima. Que se leyeran desde la tribuna los nombres de las 1081 mujeres asesinadas desde 2003 (desde que los datos se comenzaron a recopilar oficialmente) ha sido un acto de una carga simbólica impresionante. Son las asesinadas por el machismo, son sus víctimas. Y es la mejor manera de responder a los intentos del partido fascista por negar esa realidad, por ocultarla, por jugar con algo tan sumamente grave, por tratar de atraer a su campo ignominioso a PP y Cs que no siempre han estado en el lado correcto.

Estos dos partidos no quisieron participar en la lectura de los nombres, en el necesario homenaje a las asesinadas, pero al menos se sumaron a los aplausos y dejaron solo al partido fascista. Así se combate el fascismo, así se sostiene esta lucha. Fue una sesión muy emocionante, con los nombres de las víctimas resonando en el hemiciclo. Tenemos debates profundos, desacuerdos, el feminismo es una teoría crítica de una enorme profundidad y amplitud, pero el 8M es también el momento para enorgullecernos de lo que en este país hemos hecho bien, y también todo aquello en lo que estamos de acuerdo. También es el momento para seguir preguntándonos, debatiendo y estudiando por qué no avanzamos lo rápido que sería necesario. Pero desde luego, es el momento del homenaje y la memoria. Porque son nuestras muertas (son las víctimas del machismo, del sistema patriarcal) y sobre su memoria tenemos que seguir avanzando hasta que no haya ni una asesinada más.

Por Beatriz Gimeno

Nací en Madrid y dedico lo más importante de mi tiempo al activismo feminista y social. Hoy, sin embargo, soy un cargo público. Estoy en Podemos desde el principio y he ocupado diversos cargos en el partido. He sido Consejera Ciudadana Autonómica y Estatal. Del 2015 al 2020 fui diputada en la Asamblea de Madrid y ahora soy Directora del Instituto de la Mujer. Sigo prefiriendo Facebook a cualquier otra red. Será la edad.
Tuve la inmensa suerte de ser la presidenta de la FELGTB en el periodo en que se aprobó el matrimonio igualitario y la ley de identidad de género. He dado lo mejor de mí al activismo, pero el activismo me lo ha devuelto con creces.
Estudié algo muy práctico, filología bíblica, así que me mido bien con la Iglesia Católica en su propio terreno, cosa que me ocurre muy a menudo porque soy atea y milito en la causa del laicismo.
El tiempo que no milito en nada lo dedico a escribir. He publicado libros de relatos, novelas, ensayos y poemarios. Colaboro habitualmente con diarios como www.eldiario.es o www.publico.es entre otros. Además colaboro en la revista feminista www.pikaramagazine.com, así como en otros medios. Doy algunas clases de género, conferencias por aquí y por allá, cursos…El útimo que he publicado ha resultado polémico pero, sin embargo es el que más satisfacciones me ha dado. Este es “Lactancia materna: Política e Identidad” en la editorial Cátedra.

Una respuesta a “Un homenaje necesario”

Muy bien Beatríz!
Hay que reconocer las cosas y hemos avanzado muchísimo.
Yo he estado viviendo en el norte de Europa estos dos años y no he visto ni un cartel de campaña contra esto y me consta que tienen una tasa bastante alta.
En general me da la sensación de que tratan de guardar las vergüenzas en el cajón y no hablarlas. Hay poquísimo debate e institucionalmente están muy preocupados por la apariencia, por mostrar buenas estadísticas y mostrar una buena imagen al mundo.
Institucionalmente son más ricos y tienen más medios para apoyar por ejemplo a los/as p/madres para el cuidado de sus hijos/as. Pero en cuanto a debate, a discusión, a movimiento y conciencia en la calle, ahí veo mucho más esfervescencia en España. Socializanos mucho y hablamos de todo y sobretodo hasta sin tener ni idea, y eso hace que unos a otros vayamos cogiendo distintas ideas. Tenemos en general muy pocos tabús para sacar a flote nuestras “vergüenzas”.
Eso me parece muy positivo de nuestra cultura y creo que influye en lo que comentas aquí.
Saludos y gracias!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .