El castigo de los sádicos


Ha tenido mucho éxito el artículo de Ignacio Ramonet en el que define a nuestros dirigentes políticos y económicos como sádicos. Él se ha atrevido a decir lo que muchos llevamos mucho tiempo pensando: que nos gobiernan unos sádicos que tienen una particular complacencia en causar dolor humano. En el mejor de los casos serían unos psicópatas, personas a las que el sufrimiento ajeno les es indiferente. Y no porque asuman determinadas políticas macroeconómicas únicamente. Es por su imposibilidad para emitir una sola muestra de empatía humana por las consecuencias que sus políticas están causando en las vidas de las personas; es por no hacer un solo gesto hacia ese sufrimiento, sino al contrario, regodearse en él; ignorarlo, no verlo, desconocerlo e incluso despreciarlo.

Entrada completa: El Plural

2 comentarios

  1. Totalmente de acuerdo. Lo único que esos inhumanos o sádicos o simplemente personas que nos estigmatizan en su desprecio de clase, lo que posibilita tratarnos como no-humanos, son exactamente iguales a nosotr*s. ¿O acaso no nos está sucediendo algo parecido a lo que llevamos toda la vida oyendo que desde el norte le hacíamos al sur? ¿Y la buena gente no lo interpretábamos, aceptábamos y comentábamos con su misma compasión ligera y sin compromisos “desde luego, pobre gente, qué triste, pero…ojala en un futuro les vaya mejor”?

    Y l*s jodidos capitalistas no lo interpretaban con la falacia e injusticia capitalista “si se mueren (metafóricamente o literalmente) de hambre es porque ellos se lo han buscado. ¿No pretenderán que ahora seamos nosotros quienes les saquems de sus problemas???? Que se esfuercen por hacerlo bien, como hacemos nosotros, y entonces les irá bien!”

    Y no había muchísima gente normal con la misma indiferencia “bastante tengo yo con mi vida, que los demás se ocupen de la suya”

    Y hoy esas opiniones sobre el sur y los inmigrantes no han cambiado si no que se están radicalizando. Que esto no le resta ni una tilde a lo que dices sobre los que edtan manejando el mundo. Simplemente, por no convertirlos en la encarnacion inhumana del mal idealizando al mismo tiempo a l*s putead*s…

    O por no olvidar que no se trata, como quisieran algun*s, de situarse también una entre los que obtienen beneficios a costa de otra gente sino de un cambio radical de sistema, de instituciones, de relaciones que de algún modo obligue a otro mundo incluso a l*s much*s que, más o menos privilegiad*s, más o menos putead*s, no es eso lo que les interesa.

    1. Podría estar de acuerdo con lo que dices excepto que yo nunca idealizo a los puteados. Es que además, siempre lo tengo presente. “Hay que estar con los pobres no por pensar que son mejores, sino porque son pobres”, que decia el obispo Casaldáliga o, como decía Adrianne Rich “ser oprimido no te hace mejor”, pues no.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: