Categorías
Posts

Cuba y los presos comunes


Yo es que debo ser rara porque lo que más me ha indignado de las palabras de Willy Toledo asegurando que Orlando Zapata, el preso cubano muerto por huelga de hambre, era un delincuente común y no un disidente político, no es que dichas palabras hagan o no el juego al gobierno cubano, sino que de las mismas parece deducirse que si Zapata fuese un preso común entonces el trato que se le ha dado ya no es tan censurable. En el debate posterior, aquellos que por defender al gobierno cubano sostienen que Zapata era un preso político, parecen decir lo mismo que Toledo, que si era común no es tan grave que se haya muerto en huelga de hambre. Yo quiero apuntar aquí a este aspecto que va más allá de si Cuba viola o no los derechos políticos y humanos de todos sus ciudadanos. Resulta que también se pueden violar los derechos fundamentales de los presos comunes y que hacerlo es muy grave y merece el máximo reproche, lo haga Cuba o EE.UU.

De hecho, creo que un preso común que protesta por las condiciones insoportables de su encarcelamiento se convierte en un preso de conciencia. Digámoslo claramente de una vez porque el debate está también abierto en España: los presos, todos, tienen derechos. Si llegamos a pensar que no -y a veces en algunos debates que se mantienen aquí parece que nos acercamos a esas tesis- estaremos si no en el mismo sitio sí acercándonos peligrosamente al gobierno cubano y a otros muchos gobiernos que violan los derechos humanos, países democráticos entre ellos.

Unas de mis inamovibles convicciones políticas es mi adhesión a la frase de Dostoievski de que el grado de civilización de una sociedad se mide por la manera en que trata a sus presos. Los presos no dejan de ser ciudadanos con derechos, con la libertad y algunos derechos civiles suspendidos obviamente, pero a los que en ningún caso se les puede privar de sus derechos humanos. No se les puede torturar, maltratar de ninguna manera, aplicar penas injustas ni ningún tipo de trato degradante o inhumano. El estado tiene que garantizarles una vida digna y suficiente así como la posibilidad de reinsertarse. Si Zapata consideró que era maltratado o tratado injustamente, como parece que así era, si recibió un trato inhumano en la cárcel e inició una huelga de hambre como protesta por ese trato, esa huelga de hambre es una huelga política y el gobierno cubano se comportó como un torturador al fallar en su obligación de proteger su vida y su salud, además de sus derechos. Cuando Willy Toledo compara a Zapata con Aminatu Haidar y dice que ésta es una mujer que ha sido torturada como luchadora de la causa saharaui mientras que Zapata es un delincuente común ¿está sugiriendo que a un delincuente común se le puede torturar mientras que a un preso político no? De hecho, me temo que podría asegurarse (la experiencia nos lo demuestra) que un país que maltrata a los disidentes políticos hace picadillo a los comunes, aunque la aseveración contraria no siempre funcione: un país sin presos políticos no siempre garantiza un buen trato a los presos comunes.

Los malos tratos, la tortura, los tratos degradantes, la pena de muerte son siempre y sin ninguna diferencia graves violaciones de los derechos humanos, se apliquen a quien se apliquen y no son más permisibles porque los sufra un preso común o uno político. Las vidas de ambos valen lo mismo y su dignidad es idéntica.  Si una persona que se dice de izquierdas llega a hablar con tal desprecio de la vida de un preso, entonces es que su modelo de sociedad se acerca peligrosamente a lo que piden todos esos personajes demagogos y manipuladores que a mí me enferman y que quieren siempre mano dura para los presos, penas más duras  y sin posibilidad de reinserción, cadena perpetua y, finalmente que todo llegará, pena de muerte. Porque eso es lo que le fue aplicado a Orlando Zapata, una pena de muerte lenta y dolorosa. Y me da igual quién fuera o lo que hubiera hecho.

Publicado en El Plural

Por Beatriz Gimeno

Nací en Madrid y dedico lo más importante de mi tiempo al activismo feminista y social. Hoy, sin embargo, soy un cargo público. Estoy en Podemos desde el principio y he ocupado diversos cargos en el partido. He sido Consejera Ciudadana Autonómica y Estatal. Del 2015 al 2020 fui diputada en la Asamblea de Madrid y ahora soy Directora del Instituto de la Mujer. Sigo prefiriendo Facebook a cualquier otra red. Será la edad.
Tuve la inmensa suerte de ser la presidenta de la FELGTB en el periodo en que se aprobó el matrimonio igualitario y la ley de identidad de género. He dado lo mejor de mí al activismo, pero el activismo me lo ha devuelto con creces.
Estudié algo muy práctico, filología bíblica, así que me mido bien con la Iglesia Católica en su propio terreno, cosa que me ocurre muy a menudo porque soy atea y milito en la causa del laicismo.
El tiempo que no milito en nada lo dedico a escribir. He publicado libros de relatos, novelas, ensayos y poemarios. Colaboro habitualmente con diarios como www.eldiario.es o www.publico.es entre otros. Además colaboro en la revista feminista www.pikaramagazine.com, así como en otros medios. Doy algunas clases de género, conferencias por aquí y por allá, cursos…El útimo que he publicado ha resultado polémico pero, sin embargo es el que más satisfacciones me ha dado. Este es “Lactancia materna: Política e Identidad” en la editorial Cátedra.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .