Archivos de etiquetas: PP

El final del personaje

Aunque el PP ha perdido cientos de miles de votos en Madrid por sus políticas, por el hartazgo de la gente y por la emergencia de otras opciones que han sabido ganarse a pulso la confianza de los votantes, la diferencia de votos, inesperada, entre Aguirre y Cifuentes y que han dejado a la primera fuera de la alcaldía, esa se la ha ganado a pulso Esperanza Aguirre en las dos semanas que ha durado la campaña electoral. Poca gente podía predecir cuando la campaña estaba empezando la manera en que ésta iba a terminar para Aguirre. Al fin y al cabo, cuando se presentó, y no siendo precisamente la preferida de Rajoy, lo hizo porque ella misma y su partido la veían como imbatible, como la única que podía conservar el Ayuntamiento para el PP. No sólo no lo ha , sino que ha perdido humillantemente su particular batalla contra Cristina Cifuentes. El caso de Aguirre, o como puede una persona pasar de ser una triunfadora a una caricatura de sí misma en quince días, puede que se convierta en un caso de estudio para el futuro.

Seguir leyendo: eldiario.es

Malas ideas

Esperanza Aguirre es una de las figuras políticas del Partido Popular más netamente ideologizada. Ella es como su admirada Margaret Thatcher, alguien convencida de la superioridad de las ideas neoliberales. Por eso habla siempre de dar la batalla ideológica que muchos de sus compañeros de partido no se atreven a dar y esconden en falsos programas electorales, sabedores quizá de que la mayoría de la gente no acepta, todavía no, esas ideas en bruto. La mayoría de la gente cree que es mejor más igualdad que menos, más servicios públicos que menos. El partido Popular gana las elecciones cuando engaña. Pero Esperanza Aguirre es más partidaria de ir con la verdad por delante. Quizá porque es una mujer profundamente clasista, tan clasista que no entiende por qué la gente no ve el mundo como ella. Ella se relaciona con la gente como debe relacionarse con el servicio, llamando de tú a todo el mundo, incluso a gente mayor que la llama de usted, y lo hace desde la convicción de su superioridad moral y la absoluta falta de empatía, o siquiera comprensión, de que hay vidas que no se parecen a la suya. Ella no está ahí por dinero, como la mayoría de sus compañeros de partido, eso es cierto. Ella está en política para defender los privilegios de clase de los suyos y de esa defensa no se avergüenza, como hacen muchos de sus correligionarios. Ella lleva eso a gala.

Seguir leyendo: EconoNuestra

La piel y las entrañas

“Quizá nos ha faltado piel”, decía Floriano en un vídeo en el que él mismo hacía de José Mota y que, aunque nos parezca mentira, iba en serio. Se supone que esa falta de piel les exigía poner más énfasis en lo social, en lo que preocupa a la gente, en lo que le duele a la gente. Como las elecciones andaluzas han sido un desastre para el PP, ahora vienen las prisas y como las inauguraciones ya no convencen -al fin y al cabo, se trata de cemento- algún asesor les ha debido explicar que la piel hay que ponerla en las cosas que determinan la vida y en las que se demuestra empatía y humanidad; como además Ciudadanos es, al igual que ellos, defensor de que las personas que estén en situación irregular no tengan derecho a atención sanitaria y como, por si fuera poco, los inmigrantes sí pueden votar en las municipales… pues han decidido reformar (un poco) el maldito decreto de abril de 2012 que dejó a miles de personas sin derecho a recibir dicha atención médica. Leer más →

Urgente: Limpiar las cloacas

En la última semana, al tiempo que conocíamos el informe de la Consejería de Sanidad madrileña en la que no les ha quedado más remedio que reconocer la magnitud de los recortes que han llevado a cabo (miles de camas menos), nos enterábamos de la existencia de una trama que tenía como centro el Hospital Gregorio Marañón y que implicaba a médicos que utilizaban los recursos públicos para pruebas privadas. Hemos sabido también que el consejero de Sanidad lo sabía y que había sido informado de esto hace tiempo; no hizo nada. No ha habido un solo consejero de Sanidad en la Comunidad de Madrid desde que gobierna el Partido Popular que esté limpio de la sospecha (o de la certeza) de utilizar  la sanidad pública para sus propios negocios y los de sus amigos. Y el enésimo escándalo de la sanidad madrileña ocurría al tiempo que nos enterábamos de los negocios que se montó Granados en este caso  a cuenta de la educación pública. Leer más →

Ya basta

Ya basta. No podemos llegar a convivir con normalidad con los desahucios ni con la pobreza extrema; no podemos llegar a considerar que son algo inevitable, una desgracia que les cae encima a esas personas como si les cayera un rayo. Pero, además de eso, a lo que tampoco podemos acostumbrarnos, lo que tenemos que combatir como si a todos nos fuera la vida en ello,  es a convivir sin rebelarnos con las humillaciones a las que el Partido Popular pretende someter a las víctimas de esas situaciones terribles. Ya basta de las políticas despiadadas del PP, ya basta de su crueldad, ya basta de sus intentos por criminalizar a quienes más sufren sus políticas injustas, sus rapiñas, sus negocietes. Ya basta de buscar humillar a estas personas.
Leer más →

Pacto entre estadistas

Ya puede ahora Pedro Sánchez pedir el fin de la troika (llega tarde) o la toma de la Bastilla porque es inútil. El pacto antiterrorista que ha firmado con el PP sólo sirve para situar ideológicamente al PSOE. Sirve para delimitar su espacio. Voy a salirme de las consideraciones que se están haciendo en estos días sobre si el PSOE apoya o no la cadena perpetua porque creo que ya está todo dicho sobre el asunto. Resumiendo: si no la apoya, desde luego no la combate. Y aunque la cadena perpetua “revisable” es anticonstitucional e inhumana, recordemos que nuestras penas máximas se parecen mucho a una cadena perpetua. Me temo que esa línea roja la traspasamos hace tiempo gracias a la utilización que en este país se viene haciendo del terrorismo como arma electoral.

Leer más →

¿Quién teme a estos nazis?

Basta que 20 personas pretendan concentrarse para pedir una medicina para la hepatitis C, por ejemplo, o que 250 ancianos se manifiesten para pedir que les devuelvan sus ahorros para que la calle sea tomada por cientos de policías. Basta con que cuatro personas convoquen por las redes una manifestación o concentración pacífica para que toda la calle aparezca llena de “lecheras” intimidantes. Cada vez que yo acudo, ejerciendo un derecho fundamental, a una concentración o manifestación pacífica, me siento intimidada por la policía, que nos acosa, no nos deja movernos y nos rodea. Desde hace años, cada vez que voy a una manifestación siento miedo de la policía. Leer más →

No nos engañemos, nos gobierna Nicolás

Debo ser de las pocas personas que cree a Nicolás. Su historia es delirante sí, pero es que así de delirante es la política que hace el partido Popular. Nicolás exagera, claro; o quizá se le ha ido la cabeza: demasiado joven para tanta influencia. Por supuesto que se da a sí mismo mucho más importancia de la que realmente tiene o tenía pero lo cierto es que las reuniones, los conocidos, los contactos, la posibilidad de hacer negocio, todo eso es verdad. Leer más →

Lo que no mata engorda

Hay corrupciones grandes, tramas de miles de millones; hay corrupciones famosas, hay corrupciones medianas y corrupciones pequeñas. Hay corrupciones llamativas y corruptelas que pasan sin pena ni gloria por los medios de comunicación porque ese día ha aparecido una corrupción grande que implica a un miembro de la familia real o a un ministro. Hay corrupciones que además de por dinero, que siempre es un elemento imprescindible, se dan también por clasismo. Porque la corrupción española se sustenta sobre esos dos pilares: afán de lucro personal y profundo desprecio por lo público, que aquí se identifica como cosa de pobres. Y ya sabemos lo que la derecha piensa de los pobres, que se jodan. Leer más →

No nos cuenten cuentos. Váyanse

Ahora salen Esperanza Aguirre y Mariano Rajoy pidiendo excusas y diciéndose muy avergonzados. Ahora los partidos entran en pánico y se disputan las declaraciones públicas más taxativas y la manera más rápida de dar de baja a sus militantes sospechosos. Todas esas cautelas que guardaban hace dos días, que si la imputación es una garantía para el imputado, que si tiene que haber comenzado el juicio oral, que si tiene que haber condena, que si ésta tiene que ser firme… Todo eso ha desaparecido tragado por el miedo a que la marea suba tanto que termine por ahogarles a ellos. Leer más →

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 14.502 seguidores