Indignada


Se están recortando derechos laborales y sociales, se está sumiendo a naciones enteras en la pobreza, se están cambiando gobiernos sin elecciones, se está poniendo a banqueros en las presidencias de los países…todo porque viene la prima del riesgo, porque viene el caos y porque todo puede ser peor si no aceptamos que nos roben la democracia y nuestro bienestar a cambio de no se sabe qué males peores. Aquí, Zapatero nos dijo con cara de sufrir mucho que recortar derechos, empoderar a los grandes empresarios frente a los trabajadores/as, reformar la constitución sin referéndum etc. se hacía para disminuir las cifras de paro, pero el paro no deja de subir. En Europa cada día, ¡cada día!, se nos dice que hay que seguir, que hay que hacer más fuertes a los ricos y más pobres a la gente normal,  porque si no todo puede ser peor. Medida tras medida que se toma, todas invariablemente en contra de la gente corriente, se demuestra que, en realidad, no era eso; que no se trata de eso, que nos engañan. A estas alturas… ¿cómo puede quedar alguien que no se haya dado cuenta aun de que todo es mentira?

Pero no, no se inmutan. Los políticos saben que están mintiendo, los banqueros y grandes empresarios saben que mienten, la gente normal sabe que todo esto es una enorme mentira pero ahí seguimos, aterrados. Para mis vísceras indignadas lo peor no es la derecha que está tan satisfecha del éxito que hasta el mismo Rajoy va por ahí dando saltos. No me extraña. Para mí, lo peor son esos políticos que todavía se dicen de izquierdas, los que primero fueron socialdemócratas y dijeron que había que bajar impuestos, después social liberales encantados con las ventajas del mercado, finalmente  traidores y mentirosos; esos que se sientan en los mismos consejos de administración de las mismas grandes empresas que la derecha, pero que lo hacen de manera vergonzante, como si no fuera con ellos.

Como si no hubiésemos visto al gobierno del PSOE recortando derechos, haciendo reformas antidemocráticas y vergonzantes, engañándonos,  y ahora, no se sabe con qué autoridad, los mismos, exactamente los mismos, van por ahí sacando pecho.  Lo que más me indigna es eso, verles ahora de rebeldes y con el discurso de que con la derecha va a ser peor. Como si no les hubiéramos visto ahí al lado,  en Portugal o en Grecia o incluso en Italia donde ya, directamente han hecho un gobierno sin políticos; un gobierno, por cierto, apoyado por la oposición que se dice de izquierdas.

Lo peor es eso: ver que no tienen una sola idea y no estar completamente segura de si son unos completos incompetentes, unos completos canallas, unos completos mentirosos o todo junto, seguramente esto último. Lo peor es ver que lo único que propone la llamada socialdemocracia, ya muerta, son esos pequeños parches que ya no nos llevan a ningún sitio. Como si no hubieran permitido el fraude fiscal masivo, como si no hubieran bajado los impuestos a los ricos de una manera escandalosa, como si no hubieran dado alas a la enseñanza concertada todos estos años, como si no hubieran comenzado ellos la privatización de los hospitales, como si no hubieran mantenido y alentado la burbuja inmobiliaria, como si no hubiesen traicionado sus promesas una tras otra. Y ahora vienen con sus parchecitos y con su “la derecha es peor”. Si, la derecha es peor siempre porque es la derecha pero los parches que propone el PSOE se los meriendan los mercados en medio día. Lo que gritaban los argentinos mientras sus políticos escapaban como podían en helicóptero cobra ahora también aquí todo su sentido: ¡qué se vayan!

Porque todavía no he escuchado a nadie del PSOE plantarse y hablar de regenerar la democracia, de controlar democráticamente a los mercados, de devolver la política al lugar que le corresponde, de trabajar por una democracia más participativa, más representativa. Aquí y ahora, de lo único que nos hablan es de cómo gestionar lo poco que quede después de la rapiña.  Rubalcaba sigue diciendo (cada vez que lo escucho me da la risa)  que como él sea presidente en Europa van a oírle. Sí, ya me lo imagino. Merkel tiembla al pensarlo y los mercados ni te cuento. Ayer mismo, un economista del PSOE, Emilio Ontiveros, en un acto de Rubalcaba dijo que nones, que Rubalcaba no podrá hacer nada. Pero da igual, después él tomó la palabra y a lo suyo: “voy a ir a Europa y les voy a decir…”

La socialdemocracia europea está muerta y enterrada y ha cavado su tumba y la nuestra si seguimos así. La derecha está haciendo lo que siempre quiso hacer. Y, aunque no lo parezca existen solventes economistas de izquierdas que tienen otras ideas y que ofrecen otras soluciones razonables, posibles y de izquierdas, pero no disponen de espacio ni en los medios de comunicación, ni, por supuesto, en los partidos políticos de izquierdas cuyos tecnócratas son los mismos que los que trabajan para los partidos de derechas. ¡Cómo no van a dirigir los países si dirigen los partidos políticos! Esta izquierda está muerta y nos arrastra. Quedesaparezca del todo pronto y muy profundo, y todos ellos: los Almunia, los Solana, los Gonzalez, los Sebastián, los Rubalcaba,…y así, a lo mejor, podremos ver nacer otro tiempo. El verdadero voto útil es el que sirve para algo y, la verdad, estos de ahora no son nuevos.  O ellos o nosotros/as.

About these ads

Una respuesta

  1. En el caso de Italia no se pude ser tan negativo, que se vaya un impresentable outsider del poder (tipo Jesus Gil y demas pantojos y trampantojos) es muy positivo.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 11.961 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: