No nos engañemos, nos gobierna Nicolás

Debo ser de las pocas personas que cree a Nicolás. Su historia es delirante sí, pero es que así de delirante es la política que hace el partido Popular. Nicolás exagera, claro; o quizá se le ha ido la cabeza: demasiado joven para tanta influencia. Por supuesto que se da a sí mismo mucho más importancia de la que realmente tiene o tenía pero lo cierto es que las reuniones, los conocidos, los contactos, la posibilidad de hacer negocio, todo eso es verdad.

Seguir leyendo: eldiario.es

Ante las críticas al feminismo de Podemos

Yo nunca he dicho que las feministas del PSOE no fueran feministas. Es más, he defendido que el PSOE estaba lleno de importantes feministas y jamás he dejado de reconocer la importancia o los avances de alguna de sus políticas en lo que respecta al feminismo. Es de justicia. Leer más →

Lo que no mata engorda

Hay corrupciones grandes, tramas de miles de millones; hay corrupciones famosas, hay corrupciones medianas y corrupciones pequeñas. Hay corrupciones llamativas y corruptelas que pasan sin pena ni gloria por los medios de comunicación porque ese día ha aparecido una corrupción grande que implica a un miembro de la familia real o a un ministro. Hay corrupciones que además de por dinero, que siempre es un elemento imprescindible, se dan también por clasismo. Porque la corrupción española se sustenta sobre esos dos pilares: afán de lucro personal y profundo desprecio por lo público, que aquí se identifica como cosa de pobres. Y ya sabemos lo que la derecha piensa de los pobres, que se jodan.
Seguir leyendo: eldiario.es

Pederastia y poder

Menos mal que ha llegado la corrupción para descansar un poco del pederasta de Ciudad Lineal. Por lo menos, hemos descansado de la obsesión mediática por el pederasta, convertido durante algunas semanas en el enemigo público nº 1. Tanto era así que la Delegada del Gobierno de Madrid afirmó que nunca se habían utilizado tantos medios humanos y materiales para detener a un delincuente común. Cuando por fin le detuvieron, las televisiones continuaron dando detalles de su vida pasada y presente, los diarios seguían informando de sus pasos en la prisión y juristas y psicólogos de todo tipo opinaron sobre sus posibilidades de reinserción o de no reinserción. Ya digo, menos mal que llegó la corrupción

No nos cuenten cuentos. Váyanse

Ahora salen Esperanza Aguirre y Mariano Rajoy pidiendo excusas y diciéndose muy avergonzados. Ahora los partidos entran en pánico y se disputan las declaraciones públicas más taxativas y la manera más rápida de dar de baja a sus militantes sospechosos. Todas esas cautelas que guardaban hace dos días, que si la imputación es una garantía para el imputado, que si tiene que haber comenzado el juicio oral, que si tiene que haber condena, que si ésta tiene que ser firme… Todo eso ha desaparecido tragado por el miedo a que la marea suba tanto que termine por ahogarles a ellos. Leer más →

Entre risas y aplausos

Al PP le hace falta un director de escena. Si yo fuera Soraya, que es la que lo hace todo, contrataba a un director que pusiera firmes a los diputados/as y que les enseñara a mantener un rictus de grave preocupación por la situación de tanta gente que sufre. Ahora mismo están asilvestrados y en cuanto se relajan un poco se les escapa un “que se jodan los parados” o una carcajada ante un niño hambriento. No queda bien, hasta ellos deben saberlo. Lo que pasa es que no tienen disciplina ni saben nada del método Stanislavski. Leer más →

Ganar es fundamental: Sumando Podemos

Este pasado fin de semana he asistido a la Asamblea de Podemos como militante que soy desde el principio de esta formación. En su momento, además, decidí apoyar con mi firma el documento organizativo que presentaba Pablo Echenique. De entre los dos documentos con posibilidades de salir elegidos, el de Echenique, Sumando Podemos, y el de Iglesias, Claro que Podemos aposté por Sumando Podemos, porque coincido con él en los aspectos clave, pero eso no quiere decir que el de Iglesias no contenga, en mi opinión, algunos aspectos importantes con los que estoy de acuerdo. Digamos que en las cuestiones que considero más importantes coincido más con Sumando Podemos que con el documento de Iglesias, aunque hay cosas que también me gustan de este último. Leer más →

Tarjetas opacas: pago por los servicios prestados

“En aquellos años parecía que el dinero era infinito”,  explica un analista de El País sobre cómo se pudo producir el caso de las tarjetas opacas. Al principio parece una frase ajustada a lo que pasó. Tal y como dice Íñigo de Barrón podríamos tener la sensación de que, efectivamente, hubo unos años en los que parecía que el dinero era infinito. Pero esa es una imagen trampa de la realidad. Es una idea que se repite para que esa repetición termine construyendo una realidad que no ha existido nunca. Al leer esa frase yo me detuve a pensar: ¿Ha existido algún momento en el que yo pensara que el dinero era infinito? ¿Tengo algún conocido o amigo que pensara que el dinero era infinito? ¿Hemos hecho nosotros uso del dinero como si fuera infinito? Esa idea del dinero infinito que ahora muchos utilizan como explicación de tantas cosas es el equivalente del “hemos vivido por encima de nuestras posibilidades”. Leer más →

El ébola como metáfora

Para defenderse de las acusaciones de ineficacia y las peticiones de dimisión realizadas a Ana Mato, Rajoy exclamó: “¡Dejen trabajar a los expertos!”, como si esta crisis hubiera dependido en algún momento de los expertos. Como no ha sido así, como nunca ha dependido de los expertos, sino sólo de los malos políticos, esta crisis es claramente política. Y es, además, una metáfora perfecta de lo que ocurre.

Leer más →

El derecho al aborto a la Constitución

La semana pasada fue la de la alegría. Las mujeres celebramos la victoria sobre la infame “ley Gallardón” el mismo día que se celebraba en todo el mundo el Día Internacional por el Derecho al aborto. Aquí hemos conseguido por el momento parar la ley. En muchos países las mujeres pobres –jamás las ricas- pagan con sus vidas cualquier intento de hacerse dueñas de sus propios cuerpos, de su sexualidad, de su dignidad y libertad. Sabemos, no obstante, que el peligro no ha pasado porque la ley sigue en un Tribunal Constitucional nada objetivo y en manos del PP. También sabemos que la derecha moral ha convertido el derecho al aborto, en todo el mundo, en el enemigo a batir. Esto es así porque en el derecho al aborto se dirime la (des)igual ciudadanía de las mujeres. El empeño mundial contra este derecho no tiene que ver con ningún asesinato, sino con el control del cuerpo y la sexualidad de las mujeres, con el poder de los hombres, con los roles de género dentro y fuera de la familia, asuntos estos que generan una enorme tensión política, no hay más que ver lo que ocurre con la violencia de género o con la desconfianza hacia el feminismo. Leer más →

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 12.255 seguidores